domingo, 30 de diciembre de 2018

AQUELLA NOCHE DE PAZ




Corría el año de 1816. Aquel del que dicen  fue anuario sin verano por el impenitente frío que asolaba cosechas y propiciaba hambrunas. El viejo continente intentaba recuperarse de las cruentas guerras napoleónicas. Los disturbios políticos, las guerras y las dificultades económicas también  sangraban  y traumatizaban al pueblo austriaco.   En  la sacristía De la Iglesia de San Nicolás situada en Obendorf, a unos 20 kms al norte de Salzburgo, patria de Mozart y Haydn el joven sacerdote de origen muy humilde Joseph Mohr intentaba con su aliento calentar la tinta semicongelada que daría vida a su pluma. Se había empeñado en componer un poema al que alguien pondría música.  Quería crear  una canción de cuna semejante a la que  sonaría en la cueva de Belén de labios de María. Imaginaba a la íntima pareja Sagrada vigilando el sueño del pequeño príncipe de La Paz. Joseph deseaba  al mismo tiempo que su creación infundiera esperanza a todos los que la escucharan en medio de cualquier sufrimiento ensalzando el poder redentor de un Dios hecho hombre y encarnado en la pequeña humanidad de un niño indefenso. Para hacerlo accesible a un mayor número de personas decidió escribirlo en alemán pese a las rivalidades entre ambas naciones.  
Una vez conseguido su propósito  pidió a su amigo Franz Gruber, el maestro y organista de la parroquia, que arropará musicalmente el poema. Fue en la misa de gallo de 1818 cuando los feligreses se vieron sorprendidos por aquella melodía titulada  stillenagt, noche de paz que parecía celestial. 
Enseguida el villancico comenzó a extenderse sobre todo a través de las  familias tirolesas de vendedores ambulantes que lo incorporaron  a su repertorio sonoro dándolo a conocer en ferias y actuaciones por Europa.
A lo largo de toda su historia el villancico fue promotor de paz como aquella Noche buena de 1914 en que los soldados alemanes y británicos decidieron parar la confrontación en plena I Guerra Mundial colocando al frente de sus trincheras pequeños árboles de Navidad en señal de tregua mientras entonaban la célebre canción. La guerra continuaría pero el episodio pasó a la posteridad como milagro de hermandad.
 Hoy, después de 200 años, se ha convertido en Patrimonio Común de la Humanidad e himno universal de La Paz.  Cientos de millones de personas cantan esta canción en más de 300 idiomas y dialectos en todo el mundo. Austria recuerda este aniversario numerosos eventos. Y nosotros seguimos sintiéndonos transportados cada vez que su melodía perfuma nuestros oídos dejándonos sumidos en una paz celestial.



domingo, 23 de diciembre de 2018

NOCHE DE PAZ



Se veía como la imagen de la derrota.
Había querido tener un hogar perfecto pero pensaba que se había equivocado eligiendo. Un ser lúgubre y malhumorado. Ese era su marido.
Quiso tener hijos ejemplares y habían engendrado una pareja de niños egoístas.
Y ahora era tiempo de Navidad. Todos en casa. No podría soportarlo.

En su baúl  proyectos y planos de viejos sueños sin finalizar.
Ahora tan solo era un cero a la izquierda que había comenzado a beber a escondidas...aquel día se le había ido la mano.

Y allí estaba ante el caudaloso río dispuesta a precipitarse al vacío.
Respiró hondo y extendió los brazos para lanzarse desde aquel puente repleto de candados. Miró al cielo y comenzó una oración...esperaba que supieran perdonarla. 
De pronto los destellos de unas luces la deslumbraron. Entornó la vista. Un coche se acercó lentamente hasta llegar a la altura donde ella había aparcado el suyo. En el interior un hombre y una mujer. La mujer era pura sonrisa de increíble dulzura y su rostro irradiaba una serenidad que parecía no ser de este mundo. El hombre que la acompañaba mostraba una expresión serena. Rezumaba bondad.
Fue el hombre el que le preguntó si conocía algún lugar donde pasar la noche. Su mujer estaba embarazada y no encontraban un sitio donde hospedarse. Las navidades son tiempos complicados para encontrar alojamiento sin reserva previa. 
Ángela recordó su piso vacío. Contiguo al suyo. Llevaban años intentando alquilarlo desde que murió su madre. Algo le movió a ofrecérselo a aquella pareja.
Olvidando su propósito les acompañó a la casa.
Les acomodó sacándoles ropa limpia.
Luego regresó a su domicilio. Aún quedaba tiempo para preparar una cena suculenta acorde con la festividad que celebrarán, además hoy tendrían a dos huéspedes en casa. Bueno, casi tres. 
Al entrar en su casa contempló la foto familiar del aparador. Los cuatro sonrientes durante unas vacaciones veraniegas.
Aquel hogar sencillo, sereno, tranquilo, pausado.
Pensó en la placidez de las horas transcurriendo en silencio entre aquellas paredes.
Los desayunos dominicales.
Y ese olor inconfundible que perfumaba de serenidad las estancias de casa.
Se percató de la hora. Ya eran casi las 8. Faltaban 2 horas para la cena de Nochebuena. Pronto llegarían los suyos. Encendió la radio. La cocina se inundó de los ecos celestiales de un villancico navideño que hablaba de una Noche de Paz.

sábado, 22 de diciembre de 2018

CUENTO DE NAVIDAD

Hace muchos, muchos años o  puede que  no tantos.
 Puede que quizá incluso lo que os voy a contar esté aún por suceder. No lo se.
Lo importante es que se celebraba una fiesta.

Bautizaban al pequeño   Salvador.
Amigos y familia festejaban el evento con un convite abundante.
La habitación era un lleno absoluto: repleta de luz, y plena de gente. La mesa rebosaba de platos colmados de comida. Los comensales reían a mandíbula batiente entre bocado y sorbo.
Y en la esquina más apartada del comedor el pequeño Salvador gemía de frío y abandono.
Entonces el homenajeado bebé comenzó a llorar.
Tenía hambre y sed, pero sobre todo reclamaba el contacto tibio de unos brazos que le recordaran que era querido.
Su llanto crecía y crecía pero en derredor nadie parecía percatarse de su pena.
Estaban demasiado ocupados celebrando una fiesta en su honor.
De pronto la pequeña Esperancita que permanecía callada al fondo de la estancia desvió la mirada hacia el lugar donde estaba la cuna  en la que permanecía el  pequeño olvidado.  Rápidamente la niña  se levantó de la silla  corriendo con ligereza hacia el desconsolado para tomarle en brazos al mismo tiempo que la tía Caridad aguzaba el oído. La abuela Fe se levantó solemne y levantando una copa comenzó a dar toques tintineantes con una pequeña cucharita de café. Buscaba la atención de los invitados que sin embargo eran incapaces de atender. Algunos permanecían completamente ausentes subyugados por las pantallas de sus dispositivos móviles.

El niño seguía llorando pese a los esfuerzos de la pequeña Esperanza por devolverle la calma.
Desesperada por la indiferencia de la familia  y la apatía de los amigos Espe comenzó muy bajito a cantar una canción. Pronto se unieron a ella el resto de los niños que estaban en la habitación. Al oírles la abuela  Fe hizo lo propio  acompañándoles en el canto con su voz solemne aunque un tanto desgarrada. La tía Caridad consiguió arrastrar a una buen número de  los que estaban a su alrededor. Caridad siempre había tenido mucho don de gentes, sobre todo con los que más suelen resistirse. Al final todos terminaron cantando en torno al pequeño aquella canción titulada Noche de Paz.

Y colorín colorado este cuento ha comenzado. 

viernes, 14 de diciembre de 2018

VIDAS ENTREGADAS


Corría el año 1994. Un día 23 de octubre. Desde las 5 de la mañana los imanes llamaban desde las mezquitas a la oración. A las 6 de la mañana las hermanas agustinas misioneras hicieron lo propio uniéndose también en oración de laudes. Orán amanecía aquel domingo en que la Iglesia Católica Universal celebraba la jornada del Domund. Desde la casa madre se oyeron dos disparos. Comenzaron las preguntas. Se escucharon gritos. Reinaba la confusión. Las hermanas Esther Paniagua y Caridad  Álvarez habían sido asesinadas.
Tras la victoria del Frente Islámico de Salvación en el año 1990 la inestabilidad religiosa se había apoderado del país y el goteo de asesinatos de Cristianos era continuo. Esas consultas que los religiosos llaman discernimiento y que suponen abrir una reflexión para decidir fundadamente si debían o no quedarse  les habían corroborado en su decisión.
Nos quedamos.
Caridad tomó como modelo el,pasaje bíblico de Abraham en el que Dios  le pedía salir de su tierra así como el de la Virgen que se puso en camino para atender las necesidades de su prima Isabel. Sus enfermos, aquellos pobres niños musulmanes  discapacitados del hospital en el que ejercían su misión las necesitaban. La leonesa Esther tomó como modelo a Jesús. El buen pastor que da la vida por sus ovejas y no abandona al rebaño en tiempos de zozobra. No es el discípulo  menos que su Maestro. La decisión influyó en la misma embajada representada en la persona del embajador Javier LÓPEZ-Ugarte que ante la decisión de las hermanas decidió mantener la sede abierta junto a la oficina del Instituto Cervantes.
Los civiles, empresarios y trabajadores ya se habían ido pero los religiosos habían decidido quedarse.
Así que por ellos debíamos asumir la responsabilidad y quedarnos para darles soporte. Comentaba el embajador en una reciente rueda de prensa para hablar a los Medios de la próxima beatificación de las dos Religiosas.
La  beatificación será el día de la Inmaculada en Orán en la basílica de la Santa Cruz.
El día 15 de diciembre  se celebrará a las 12.30  en la catedral de León una Eucaristía de Acción de Gracias por su beatificación  a la que asistirán hermanos, y hermanas agustinas de todo el mundo, también amigos y paisanos de Izagre, lugar  donde nació la hermana Esther Paniagua. Junto a las misioneras se beatificará también a monseñor Pierre Clavarie obispo de la diócesis de Oran, a los siete mártires de Tibhirine , muy conocidos por la laureada película De dioses y hombres y otras once personas –seis mujeres y cinco hombres– 
La sangre de los mártires que nutre la iglesia de Cristo. Vidas que no han sido arrebatadas sino donadas tal y como decían estas palabras de las hermanas: Nadie nos quita la vida porque ya la,hemos entregado.

CUANDO TERESA Y JUAN CONVERSABAN


Tuve la suerte de comenzar mi carrera docente en un palacio, en Medina del Campo: El Palacio de los Dueñas. Allí conocí a mis primeros alumnos y justo al lado visité el Convento de San José donde se conserva la celda donde se conocieron los dos protagonistas de hoy: Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz cuya onomástica celebramos hoy.

. - Que no Juan. Esto nada tiene que ver con los designios de Nuestro Señor.
Mis monjas y tus frailes entran y salen del convento como San Pedro por su casa y que me perdone el portero celestial pero Dios sabe que todo esto lo hacemos por el bien de  nuestra orden Carmelita. Creo que primeramente es menester redactemos lo más claro que nuestros entendimientos nos dejen un documento donde dejemos claros una serie de avisos pertinentes para que los religiosos alcancen la perfección. Hay que volver a los consejos evangélicos y al ejercicio de las virtudes. Pobreza, obediencia y castidad. Intensificar la oración y cumplir estrictamente la regla en lo que concierne al apartamiento de asuntos mundanos. O tomamos medidas o esto cada vez tendrá menos de Carmelo.

.- No seré yo quien te quite la razón Teresa cuando veo la sequedad espiritual que los jóvenes que entran al convento padecen. A la hora de los rezos parecen estar ausentes y creo que tienen las cabezas huecas y llenas de pájaros mundanos que revolotean constantemente para distraerles de las cosas celestiales. Pero creo que lo tenemos difícil Satanás en su astucia nos pondrá todos los impedimentos para llegar a buen término.

.-No mientes al maligno por Dios. Ese cuanto más atado lo tengamos mejor.  Que no se diga Juan de Yepes que no sea porque no lo hemos intentado. Debemos intensificar nuestros ruegos pero es menester que  también andemos prestos para que  cosas cambien y nuestros frailes y monjas retomen la pureza.
Por algo ha querido Dios juntarnos en la celda de este convento medinense. Estoy segura de que él nos ayudará. Ni todos los calzados juntos ni mil caprichosas  de éboli empeñadas en ser princesas monjas  conseguirán acabar con la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo. Mucho te veo escribiendo ¿Y que apuntas Juan en esos pliegos?

.- El germen de un nuevo escrito que titularé: Los avisos a un religioso para alcanzar la perfección. Y se que esto puede llevarme de nuevo a la cárcel. Pero no me importa padecer por la verdad. Al fin y al cabo en la celda siempre encuentro  inspiración . No me molesta la soledad querida hermana. La soledad sonora que siempre edifica el espíritu.

.- No dejas de asombrarme mi querido Juan. No se por qué  me empeño en llamarte medio fraile si tu grandeza de alma y la agilidad de tu pluma te hacen grande. Cada día me sorprendes más. Pensé que fuera de la poesía tu pluma no hallaba acomodo.
.- El Señor me inspira mi querida amiga. Creo que nuestra coincidencia en tierras de Medina es designio divino. Las cosas grandes siempre empiezan en sitios pequeños como en esta celda y si no mira cómo empezó todo lo que aquí nos ha reunido. En una simple, pequeña, y apartada cueva de Belen.

martes, 4 de diciembre de 2018

SANTA BÁRBARA BENDITA







Santa Bárbara fue una virgen mártir que vivió en el siglo III. Su propio padre, adorador de dioses extranjeros decidió entregarla a sus torturadores que tras infringirle suplicios tales como latigazos y escarnios, la cortaron los pechos para luego decapitarla. Un destino similar al de nuestra mina leonesa, que se ha desmoronado como un gigante moribundo al que han dejado morir de inanición tras haberlo engordado desmedidamente a golpe de ilusorias subvenciones.

 Nuestros montes están repletos de un carbón que todos repudian apelando a las energías limpias como única alternativa sostenible pero lo cierto es que detrás de esas medidas que están cercenando la vida de poblaciones enteras lo único que hay es una política de fría rentabilidad y poca voluntad política de apostar por los núcleos rurales que apenas cuentan en términos electorales.

A la pobre Bárbara decidieron encerrarla en una torre donde ella siguió practicando devota la religión cristiana. Este encierro en un castillo constituye el atributo principal con el que se representa a la santa, castillo en mano o con corona de almenas. De esa manera suele aparecer en retablos de Iglesias y ermitas. También aparece habitualmente con una palma símbolo de su final mártir.
Cuenta la tradición que los verdugos de Santa Barbata, entre los que se encontraba su propio padre, fueron fulminados por un rayo castigador como señal divina de la gran tropelía cometida sobre la  niña, que tan solo contaba 12 años. Por eso se invoca a esta mártir como protectora en tormentas y tempestades. Como todas las que están cayendo en nuestra provincia leonesa, tierra minera por excelencia a la últimamente le asestan demasiados golpes. Confiemos que no sean  antesala de una ejecución irreversible.  

La célebre canción que os dejo  está interpretada por el Coro La Estación. Gente minera de la cuenca del Torío. Territorio de la Hullera Vasco-leonesa conocida familiarmente como “la vasco”.  Siempre que interpretamos nuestro himno minero hacemos esfuerzos para no dejar correr las lágrimas. Demasiados recuerdos, demasiada nostalgia. Duelen las heridas.

Santa Barbara bendita, patrona de los mineros. Ruega por nosotros.

domingo, 2 de diciembre de 2018

LA CARRERA DE LAS EMPRESAS



El diccionario de la Real Academia Española de la lengua define empresa como “acción o tarea que entraña dificultad y cuya ejecución requiere decisión y esfuerzo”
Todas estas palabras se conjugaron en felíz unísono en el evento deportivo celebrado hoy a orillas del Bernesga y patrocinado por Leonoticias. Los corredores teníamos varias opciones de inscripción: individuales, por parejas, en equipos. Estas dos ultimas modalidades especialmente vinculadas al mundo empresarial, móvil principal del acontecimiento. 7 kms que conllevaron grandes dosis de esfuerzo ya que no todos los participantes eran corredores habituales, pero era necesario que el equipo llegara junto. Algunos grupos se coordinaban y , respetando ritmos de corredores individuales,  decidían reagruparse en determinados puntos del recorrido para recuperar el equipo. Eso es justamente lo que debe suceder en cualquier empresa que se precie. El Diccionario que cité al principio define en su segunda acepción a la empresa como “unidad de organización”. Vital es sin duda permanecer unidos ante cualquier desafío que se nos presente. La fuerza del equipo ,que aunque requiere momentos de soledad, reclama como necesario al otro. Una palabra de aliento, un chascarrillo gracioso en los momentos en que el cansancio aprieta, el toque de atención cuando alguien puede desfondarse por un mal cálculo de las propias fuerzas. Muchas veces uno no es buen consejero de si mismo. La mente juega malas pasadas y aconseja de modo incorrecto. Nos pide abandonar ante cualquier imprevisto u obstáculo. Por eso se necesita el ánimo del que mira las cosas desde la subjetividad y el cariño o la empatía.
Cerca de la meta un grupo de personas de la misma empresa que había corrido la mayor parte junto, vio como una de sus integrantes se paraba al subir la cuesta final. No podía más... Esas cuestas que en el tramo extremo de cualquier carrera parece que han sido dispuestas para hacer perder la batalla. Pero sus compañeros de viaje no permitieron que la mujer se viniera abajo. Tomándola de la mano la llevaron casi en volandas. Y fue posible terminar la pequeña gesta. Poco después mi compañera y amiga de la infancia  Lucía me tomó de  la mano a mi. Y gracias a ese gesto también pude cruzar la línea de meta. La carrera de hoy finalizó dejándome valiosas enseñanzas como el valor del trabajo en equipo en cualquier empresa que se precie y también sobre la elegancia de saber cruzar la línea de meta con deportividad y clase. Respetando ritmos, tiempos y esfuerzos propios y ajenos.
 Gracias por recordármelo  Lucía, aprendo mucho de ti.
Hoy lo de menos fue el tiempo de carrera.


sábado, 1 de diciembre de 2018

MUJER, ¿NADIE TE HA CONDENADO?


   Mientras gritaban a sus espaldas intentó recitar alguno de los salmos que le había escuchado a su padre durante algún sabbat.
Solo le pedía a Yahve  que el sufrimiento terminara pronto. La dolía el cuerpo de las patadas que le habían propinado.
   El griterío era ensordecedor. Aquellos hombres sólo querían su muerte. Ser adúltera era uno de los peores pecados según su ley.
   De pronto cesaron los empujones e insultos.  Y se vio colocada en medio de la muchedumbre.
   Enfrente de ella había un hombre distinto. Debía ser  aquel galileo del que tanto había oído hablar en casa. Su padre decía que era un blasfemo al que acabarían cerrando la boca, su madre callaba porque siempre asentía ante lo que su marido decía.
   El galileo permanecía sentado haciendo dibujos en la arena mientras uno de los  acusadores  de la mujer se había adelantado para hablar con el. Algo le dijo que su destino se hallaba en manos de aquel hombre.
   Ella tenía  miedo, y mucho frío. Estaba semidesnuda, apaleada, repleta de insultos. Apenas podía caminar y solo esperaba que las piedras la golpearan lo suficientemente fuerte para que su martirio terminara lo antes posible.
   Entonces el galileo la miró. Sus profundos ojos destilaban una paz infinita. Tenían fuerza, pero también una serenidad que sosegaba. Su hablar  era dulce  y pausado, con la autoridad de un gran maestro de la ley.

   Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra

   Y entonces comenzaron a marcharse, primero los más ancianos seguidos de los más jóvenes hasta que ni uno solo quedó en la plaza.
   Y su salvador le preguntó dónde se habían quedado los que querían ejecutarla.

   Mujer, ¿Dónde están?¿Nadie te ha condenado?

   Ninguno Señor. 

   Tampoco yo  te condeno. Vete , y desde ahora no peques más.

   La mujer se marchó renovada. Jesús , además de haberla salvado, le había recordado su  dignidad humana abriéndole, de par en par, las puertas hacia la eternidad.

jueves, 29 de noviembre de 2018

CUCARACHA



Las cucarachas salen al atardecer, en medio de la podredumbre y el deterioro. Cuando nadie las espera. Se intuyen pero sorprenden por sigilosas y pertinaces. Reptan veloces pensando no ser vistas pero extienden su halo  nauseabundo dejándonos enterrados en la pena y el asco de la tristeza por la belleza que no llega. Nos afanan lentamente la nieve rosa  amordazando con bufandas de franela la inocencia del que esperó. 
Arrebatan risas con la rauda rapidez del que repta para robar sueños. A ras de un suelo que todos pisan para dejar sus huellas de lodo y rabia.
Raudas, veloces, diminutas, negras. Salen por donde nadie las ha visto. Acechan, agreden, atacan sin roce alguno y regresan reptando sin ruido ninguno dejando estelas de pena y miedo.
Las cucarachas salen al atardecer.

COLUMBARIO




Intuyo que los científicos irán desapareciendo. De nada sirven si la muerte nos lo arrebata todo. Ya vienen a llevarse a Sonia. Sus cenizas reposarán en el Columbario que han habilitado en la nueva iglesia que inaugurarán mañana.  La estancia donde compartirá morada con los otros cenizos es luminosa y solemne. Un espacio de diseño para cohabitar en plácida armonía con otros finados ilustres. Mírala recién muertita, está sonrosada y como a punto de echarse a reír. Lo mismo la de la guadaña pasa de largo creyéndola dormida. Ya deja de llorar y reza, lo mismo tus oraciones le llevan al cielo.

viernes, 23 de noviembre de 2018

EL MAYOR REGALO


Mira profe. Te vamos a enseñar este vídeo.
Es de un rapero que se llama Canserbero.
Mataron a su hermano y él juró vengarse porque se lo había prometido a su padre.
Las cinco cabecitas miraban admirados a la pantalla del móvil mientras una voz desgarradora aullaba sus penas.
El audiovisual estaba en formato cómic. Un hombre joven, postrado en la cama de un hospital, se debatía entre la vida y la muerte mientras soñaba con la venganza.

“ La rabia es tanta que me ahoga”
“Nunca había olido droga pero ahora es necesario para cumplir con lo que el corazón me implora”

Mientras  Canservero rapeaba estos versos el protagonista del vídeo-cómic  abría un cajón que contenía una pistola y dos bolsitas de droga.
Luego disparaba a unos, a otros.
 Los sollozos, las imágenes, las miradas de los alumnos.
 La atmósfera se espesaba por momentos.
Bueno dejadlo ya. No me está gustando, es más. Esas imágenes violentas me agreden.

Y entonces recordé la última  película de Juan Manuel Cotelo que he visto el pasado fin de semana. Se titula “El mayor regalo”. Un film que habla del perdón a través de los testimonios de quienes lo han dado o recibido. Personas como Tim Guérad, un campeón de boxeo francés a quien su madre abandonó a los tres años atándole a un poste. Poco después su padre le recogió pero a causa del alcohol llegó a propinar al pequeño Tim una paliza que le dejó en coma. El deseo de venganza le ayudó a sobrevivir pero un día Dios se cruzó en su camino a través de un vagabundo, luego fue mediante un sacerdote. Y fue entonces cuando comenzó el combate más duro de su vida: el de perdonar a su padre. Otra de las historias que narra  la película es la de Irene Villa, la niña que sufrió la amputación de las dos piernas en un atentado terrorista perpetrado por ETA. Pero que fue capaz de perdonar a sus agresores.


Les hable a mis cinco alumnos de estas historias y del resto de las que aparecían. Les sorprendió comprobar que hay gente que es capaz de perdonar sin límites.
No son muy abundantes estos ejemplos en las redes.
La película ha sido financiada mediante crowfounding, es decir, los productores de la misma han sido ciudadanos anónimos, comunidades de vida contemplativas, grupos de personas que han querido invertir en valores de los que de verdad rentan.
Puede ser una buena opción ir a verla a los Van Gogh éste fin de semana con nuestros hijos o con cualquier persona que esté  necesitando del perdón.

Quizá si cancerbero la hubiera visto no hubiera acabado su vida arrojándose desde un décimo piso.

Que Dios le haya acogido y perdonado en su infinita misericordia.

sábado, 17 de noviembre de 2018

SED DE ETERNIDAD


    El mes de noviembre siempre viene emanando cierto aire lúgubre con sus recuerdos de los seres queridos. Aquellos  que dejamos atrás  pero regresan en  vívidos recuerdos. Resucitan devolviéndonos instantes perdidos,  reviviendo presencias que se tornaron en ausencias. Es un mes de pausas y remolinos , como las  hojas que se amontonan en los recodos de los caminos del mismo modo que las añoranzas arremolinadas en el desván de nuestros duelos despiertan para revolver  nuestros pensamientos. En este mes supuran de nuevo  las heridas que inesperadas partidas dejaron  sin evacuar algunas dudas junto a varios remordimientos por cosas que quedaron inconclusas. A veces también aparece la rabia por haber defraudado las expectativas de aquellos que se fueron. Pero es  también tiempo de esperanza y consuelo cuando acertamos elegir el cauce correcto para drenar nuestra pena.
     Es un tiempo en que emanan por doquier remembranzas y vienen a nuestra  mente  aquellas  palabras que finaron  aser pronunciadas.  Quizá las pronunciamos tarde al pie de la sepultura, como el arrepentimiento que salvó a D Juan Tenorio de las garras del infierno. Al pie de la sepultura de una Inés nívea cuya pureza pudo vencer al mismo principe de los infiernos. La joven novicia fue la intercesora  para que Dios en su infinita misericordia del célebre galán sevillano permitiera  que D Juan se librara del averno en el purgatorio hasta hacer los méritos suficientes para ganar el cielo.
Pero noviembre también es tiempo de alegrías de la mano de la hermosa Virgen Cecilia, cuya festividad, el 22 de noviembre, coincide con el día de la música. ¡Qué nula sería la vida sin escuchar  el rasgar de las cuerdas de una guitarra, las notas perdidas de aquel preludio de Chopin  o la dulce melodía salida de los labios de una joven que como  esa canción que la joven cantaora catalana Rosalía ha puesto de moda versionando la célebre poesía del místico San Juan De la Cruz! ¡Que bien se yo la fuente que mana  y corre aunque es de noche!
Esa fuente cuyas aguas son las únicas  que podrán calmar cualquier sed de eternidad.

viernes, 16 de noviembre de 2018

RELIQUIAS.

     La cuestión versaba sobre el término reliquia. Hablábamos de las de los santos como partes del  cuerpo de los mismos  o cosas que por haberles  pertenecido son objeto de veneración para los fieles. Por extensión también se usa reliquia  para referirse a cualquier  posesión  preciada que anteriormente  ha pertenecido a una persona querida y que motiva el que ese objeto que  hemos heredado sea para nosotros recuerdo entrañable de  alguien que significó tanto para nosotros.
    Era una clase de cuarto.
Les preguntaba si conservaban alguna reliquia de algún ser querido.
 Una  niña de ojos marinos recordaba a un amigo recientemente fallecido en accidente de moto.
  
   Yo guardo como reliquia un fragmento de la moto en la que mi amigo perdió la vida. 
Algunos compañeros se echaban las manos a la cabeza pensando en cómo su compañera podía soportar tener que ver a diario aquel fragmento de la máquina que fue ataúd del joven fallecido.
Todos habían conocido al muchacho que dejó su vida en la carretera.
Se hizo un pequeño silencio. Buen momento  para sugerirles  que es bueno a dotar los silencios de contenido.
Se pueden aprovechar para hacer una oración. Les sugerí.
¡Cuántas esperanzas truncadas detrás de aquellos que se quedaron en la carreteras!
. El domingo  recordaremos a todas esas víctimas en accidentes de tráfico.

   Pero reliquia tiene más significados aún. Se puede equiparar a tesoro, objeto que guardamos con mimo y devoción por ser de gran valor para nosotros. Como lo son los pobres que tanto ensalzó Cristo en el Evangelio.

      Cuentan que en tiempos de persecución  a los Cristianos, allá por el siglo III, San Lorenzo, que ostentaba el cargo de Diácono , fue apresado. El prefecto romano, conociendo que Lorenzo era custodio de los bienes de la Iglesia, le reclamó que entregara todas las riquezas acumuladas. El Diácono , una vez hecho el acopio oportuno acudió con todos los pobres que encontró, y presentándolos ante la autoridad Romana le dijo: Aquí están ,los tesoros De la Iglesia .

    Ellos, los pobres,  también serán los protagonistas eclesiales de un domingo que ya está a la vuelta de la esquina.Buen fin de semana.

viernes, 9 de noviembre de 2018

ASIA BIBI

La pasada semana recibíamos la  alegría.
Asía Bibi había sido absuelta por el Tribunal Supremo de Pakistán por el delito de blasfemia.
Llevaba confinada en un calabozo desde el 2010. India de la casta de los dalit, la más baja de todas, residía en una aldea junto a su marido y sus tres hijos siendo la única familia Cristiana. Un día durante la jornada laboral cometió la tropelía de beber agua de un pozo destinado a los musulmanes. Uno de los testigos la increpó y alentó a una multitud que la apaleó. Tras dejarla mal herida acudieron  a denunciarla. Fue condenada y sentenciada a la horca por delito de blasfemia aunque se le dió la posibilidad de renegar de su Fe Cristiana.
Desde entonces en varias ocasiones han llegado noticias de su inminente ejecución. Pero sorprendentemente las presiones internacionales procedentes de organizaciones no gubernamentales de distintos  signos han conseguido frenar su muerte.
Durante estos alargos años tuvimos ocasión de conocer el contenido de una carta que dirigió a su familia compuesta por su marido y cinco hijos a los que da ánimos para no perder nunca la fe y la esperanza.
Hijos míos, (...) papá y yo hemos tenido siempre el deseo supremo de ser felices y de haceros felices, aun cuando la vida no es fácil todos los días. Somos cristianos y pobres, pero nuestra familia es un sol. Me habría gustado tanto veros crecer, seguir educándoos y hacer de vosotros personas honestas… ¡y lo seréis! (...) No sé todavía cuándo me cuelgan, pero estad tranquilos, amores míos, iré con la cabeza bien alta, sin miedo, porque estaré en compañía de Nuestro Señor y con la Virgen María, que me acogerán en sus brazos. 
Parece que las presiones internacionales y la justicia por fin se habían impuesto pero las últimas noticias nos dicen que el  gobierno tras dos días de protestas se ha arrugado: ¡ha prohibido a Aasia que abandone el país y ha solicitado al Tribunal Supremo que revise su sentencia absolutoria! Así que Aasia sigue en la cárcel, a la espera de que su caso sea revisado otra vez por el Supremo. Mientras en las calles los extremistas piden su ejecución.
Pero estoy segura de que Asía sigue rezando firme y tranquila con esa luz de la fe que la impulsa a seguir adelante. 
Oramos por ella y su familia 


viernes, 2 de noviembre de 2018

¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?

Doblan en aquella torre.
En lo alto de la espadaña.
Su sonido recorre cada pueblo y aldea, ciudades y campos. Embarga de tristeza solemne a los que escuchan sus reclamos.
Es un toque pausado y con intervalos.
Suenan a pares porque son dos campanas las que se retan en sus toques mortuorios pugnando por ver cuál de ellos consigue provocar más nostalgias en las almas que recogen sus lamentos sonoros.
Doblan por los que se fueron y nos preceden en la esperanza del cielo prometido.
Doblan clamando una oración por las ánimas que suspiran por alcanzar una eternidad junto al Padre bueno que siempre espera con los brazos abiertos.
Sonidos lúgubres y monótonos que suplican misas por el eterno descanso de los que ansían convertirse en bienaventurados.
Hoy es día de recuerdos y remembranzas.
De poner los ojos en el firmamento para elevar una plegaria por aquel abuelo que nos arropaba en las noches de invierno o caminaba a nuestro lado enseñándonos los secretos de la naturaleza, o la abuela que nos contaba los cuentos al calor de la lumbre en la cocina mientras preparaba aquel guiso exquisito. O el padre y la madre que se fueron dejándonos solitarios o el hijo que partió joven contra toda lógica.¿ Y aquel amigo al que devoró  la enfermedad a edad temprana?
Evocación de los momentos pasados con ellos al ritmo lento del tañir de los metales mientras recordamos rasgos y voces, sonrisas y momentos perfumados de cariños compartidos.
Resuena gozosas como el tintineo de una campanilla las palabras de San  Agustín que pone en boca de los que no están: “No lloréis si me amáis” “Si conocierais el don del pPadre y lo que es el cielo...”¡Si pudierais oír el canto de los ángeles y verme en medio de ellos!” Dejad de tocar a muerto. Viene pidiendo paso el cielo.

jueves, 1 de noviembre de 2018

EL FOTÓGRAFO DE MAUTHAUSEN


Francesc Boix, el auténtico héroe, fotógrafo de Mauthausen




    Sobrecogedora historia basada en hechos reales donde todos los ingredientes de la cuestión nazi son perfectamente reflejados. Desde los horrores vividos en los campos de concentración- en este caso Mauthasen- donde los prisioneros eran considerados animales a los que explotar y dar caza, o relegados a protagonizar experimentos médicos dignos de la más diabólica de las mentes hasta la reflexión sobre la banalización del mal que la célebre filósofa Anna Arendt nominalizaba como la complicidad del mal encarnada en el manido dicho de “yo solo cumplía órdenes”. En ese sentido hay una escena sobrecogedora en la que el cruel oficial Ziereis que regenta el campo con ocasión del décimo cumpleaños de su hijo le regala un arma y se dedica a enseñarle a usarla en el transcurso del cumpleaños practicando con blancos humanos. “No son personas, son monos” sentencia con frialdad espeluznante ante el asombro de los asistentes y las lágrimas de sus pequeño vástago rubio al que ha obligado a apretar el gatillo sobre un camarero que habían sacado el campo de concentración con ocasión del evento.

   El film es narrado con maestría y  cuidadoso esmero en toda la dirección artística (primorosa fotografía, escogido atrezzo, magnífica labor de script) así como en la realización (acertados movimientos de cámara donde abundan los planos detalles, primerísimos primeros planos, picados y contra picados). La cámara narra concienzudamente estados de ánimo y perfila con maestría los planos psicológicos de los personajes. Impresionante la escena en la que se produce un paralelismo entre el zapateado de un cómico español que está representando una función teatral junto a sus compañeros para entretener a los nazis y el pateo que el oficial polaco encargado de la vigilancia propicia a uno de esos cómicos tras haberle arrojado por la escalera de la muerte de la que se dice en la película que cada peldaño está regado con sangre española.


  La trama gira en torno a Francesc Boix, un preso español que aprovechando la circunstancia de su trabajo en el campo como fotógrafo arriesga su vida al planear la evasión de unos negativos que
demostrarán al mundo las atrocidades cometidas por los nazis en este campo de concentración austriaco. Miles de negativos que son ingeniosamente hurtados para mostrarle al mundo este holocausto de muerte y crueldad. Estas fotografías que Boix y sus compañeros lograron salvar fueron

 determinantes para condenar a altos cargos nazis durante los juicios de Nüremberg en 1946. Boix fue el único español que asistió como testigo.
   Al final de la película se suceden las  fotografías del héroe español y el espectador descubre que hay varios planos que han imitado al detalle tales fotografías en la ética y la estética. 
Mar Targarona, directora y productora del filme ha sabido también reflejar la cuestión femenina al abordar la prostitución en el campo, aspecto bastante desconocido. Un detalle que los oficiales de las SS del campo querían tener para favorecer a algunos de los presos más colaboradores. A cambio de los servicios  que los presos les hacían los nazis les ofrecían un rato de asueto en brazos de mujeres que eran sus propias compatriotas.  “Yo sólo soy una anarquista borracha” dice una de las desafortunadas mientras Boix se afana en vano por encontrar alivio en sus brazos. En relación con este tema hay un plano final en el que dos prostitutas- una de las cuales había colaborado en el ocultamiento y posterior salida de los negativos- están tumbadas en la hierba esperando su destino tras la liberación del campo. Sobrecoge y admira el aspecto de indefensión y desarraigo que las actrices han sabido plasmar en la caracterización de sus personajes.
   Un aspecto interesante del film también es sin duda el tratamiento de La Luz y la fotografía como no podría ser menos ya que este es el tema central de la Trama. Predominan  atmósferas blancas y grises.


    El único inconveniente en mí opinión ha sido el tratamiento que Mario Casas- que encarna el papel protagonista- ha hecho de Boix. Le presenta como un hombre con pocas variaciones en el carácter, excesivamente flemático  y plano. Le falta dramatismo. En algunos momentos como cuando se relaciona con el  niño que llega al principio de la película al campo y en torno al cual también gira el hilo argumental, Casas adopta un perfil paternalista un tanto postizo.
Hay un momento de climax en la película cuando se obliga a los presos españoles a procesiona ante el cadaver de un hombre al que se ha ahorcado por intentar escaparse. Con ello los oficiales de las  SS pretenden convertir el castigo en ejemplarizante. La cámara se recrea en cada una de las caras, parece querernos decir. ¿Cómo es posible que cientos de miles, millones de personas estuvieran muriendo en el corazón de la propia Europa y nadie supiera Nada? ¿O es que todos estaban mirando hacia otro lado? La historia no es en absoluta  nueva.


El avestruz y el ser humano tienen en común  mucho más de lo que parece. Para muestra basta mirar el  cementerio de seres humanos errantes que alberga ese legendario mar que se extiende a los pies de nuestra península.
Recomendable pues. Se ha conseguido un producto digno que puede asegurar tertulias de enjundia al calor de un aromático  café.


El cine español una vez más nos sorprende positivamente rescatando la figura de un héroe que con las lentes de su cámara contribuyó a dar a conocer una triste verdad.


sábado, 27 de octubre de 2018

HEIDI Y LOS NUEVOS TIEMPOS



¿Os acordáis de la Srta. Rottermeier?
Era una institutriz férrea que se ocupaba de cuidar a Clara Seseman, la delicada niña anclada a una silla de ruedas cuya vida dio un vuelco cuando Heidi llegó a su vida. La maestra era rígida impenetrable. Poco partidaria de cambios ni licencias que alteraran la rutina. De las maestras que defienden la disciplina sin aperturas. Espero no transmitir esa imagen ahora que estoy recordando
 aquellos tiempos en que los profesores permanecían sentados en sus tarimas mientras los alumnos obedientes respetábamos todas las consignas que desde tan honorable estrado se nos dirigían.
Eran tiempos en que nadie osaba levantar la voz. Si acaso alguna díscola a la que en seguida se le colocaba la etiqueta de no recomendable. Las aulas eran pacíficas y el aprendizaje relativamente sencillo a pesar de la dureza del estudio y la memorización.
Pero llegó la revolución 3 y 4.0, los móviles y las tablets, las pizarras y plataformas digitales. Y con ella se operaron  otros cambios en nuestras generaciones de estudiantes. Las flipes Classroom, las microcapsulas de aprendizaje, el aprendizaje servicio, el cooperativo y el basado en la resolución de problemas entre otros. Y la mirada de los educandos cambió colocando al profesor en un nivel más cercano y menos arcano. Una mirada que muchas veces queda apresada en la pantalla del dispositivo móvil dejando  todos los demás sentidos tan inmóviles como las piernas de la dulc Clara.
Y ese cambio alcanzó a los modelos familiares. Lo anecdótico se alineó con la familia tradicional y pronto las  monoparentales , y otras diversidades comenzaron a ser tenidas como las habituales.
Y la voz de los niños y adolescentes empezó a ser tenida más en cuenta. Creció la esfera de influencia de los alumnos al poder formar parte de los Consejos Escolares, los equipos de mediación. Se quiso intensificar el protagonismo del alumno en su propio aprendizaje. Hacerle parte activa del proceso.
¿Pero hasta donde debe llegar su área de influencia?¿ Cual debe ser el límite donde el adulto sigue siendo responsable de actuación del menor? ¿ Hasta donde debemos permitir que llegue su autonomía?.
Recuerdo aquellas sabias palabras de un orientador escolar ante el que los padres se lamentaban de un hijo intratable. Su rebeldía había hecho la convivencia insostenible.
El experimentado profesor les dijo: Ponedle límites. Los está pidiendo a gritos.
Ciertamente nuestros adolescentes de ahora distan mucho de los que fuimos nosotros. La virtud estará en encontrar los cauces para que puedan fluir siendo lo que son. Hijos de una generación distinta.
Por cierto la srta. Rottermeir acaba aceptando a  Heidi con sus excentricidades creativas. Al fin y alcabo fueron ellas las que devolvieron la movilidad a Clara.

Querido lector dime tu.

miércoles, 24 de octubre de 2018

UN OCTUBRE REPLETO


Octubre siempre es un mes cargado de acontecimientos a tener en cuenta.
El de este 2018 viene marcado por ese Sínodo de los jóvenes que el Papa ha convocado en Roma con él objetos de ilustrar a la Iglesia sobre cómo hablar a los que son el futuro de la sociedad de la Fe y el discernimiento vocacional. Las reflexiones apuntan a la necesidad de un silencio que invite a orar. Demasiado ruido en derredor para poder interiorizar. Todos, y en especial los jóvenes, más tendentes a la dispersión por naturaleza necesitamos vaciar nuestra cabeza de ruidos para entregarnos a la dulce placidez del silencio que invite a reflexionar y que puede llevarnos a Dios. Como le llevan los misioneros que recordaremos el domingo 21 de octubre cuando celebremos el Domund que este año tiene por lema cambia el mundo. El cartel motivador de la campaña muestra unas manos que manejan un cubo semejante  de Rubik en cuyas caras aparecen imagenes de paisajes y personas de distintos lugares del mundo, fotos de misioneros que siembran el bien como Patricio, el misionero protagonista del vídeo promocional donde varias personas testimonian que con su ayuda pudieron salir de la marginalidad.
Y es que la fuerza del testimonio es la mejor manera de acercar a los jóvenes a Cristo. Ejemplos como el de los recientemente canonizados Pablo VI o Monseñor Romero que dieron su vida por la causa del Evangelio. Hombres que se fiaron del Señor al igual que María otra de las protagonistas de este octubre otoñal que un año más está siendo celebrado como mes del rosario.


martes, 23 de octubre de 2018

QUÉ TE PUEDO DAR





¡Que te puedo dar!
si ya te lo he entregado todo.
Rosas, risas, mis mañanas.
¡Qué te puedo dar!
si nada me queda.
Ni el aliento ni la nube
Ni los rayos del sol
de mis veranos.
Rebaño minutos
que también te regalo.
Póstumo don que añado.
Esta vida que consumes
en una marcha que me aterra.
Noches turbias,
nubes negras
silbidos sonoros,
buitres que sobrevuelan
esperando llevarse mi aliento.
Días que cercenan,
dentelladas rotas.
Ni descanso, ni reposo.
Sólo espera fúnebre 
que antecede a tu partida.
No hay descanso
en la encomienda
de velar porque superes
cada amanecer incierto.
¡Qué te puedo dar!
Si ya eres todo.

domingo, 21 de octubre de 2018

TE SENTISTE SOLA



Grandes y hermosos eran tus ojos negros. Llenos de una hondura y profundidad que fascinaba. Llenabas la sala de profesores con una presencia que desbordaba. Bata blanca de profesora de antaño. Trabajabas con ahínco para dar lo mejor de ti a los alumnos. Ellos te querían.  Nos reconocimos. Ambas amábamos esta profesión. Aunque nunca hablamos demasiado de Dios no lo creí necesario porque cada vez que charlábamos lo veía reflejado en tus ojos  pese a que tu confesarás no saber mucho de ese tema. Y en esos ojos infinitos  descubrí una mañana una profunda tristeza que siempre quiso asomarse  como queriendo pedir paso. El fantasma de la enfermedad revoloteaba sobre tus negros cabellos como buitre esperando devorar tu vida. No te lo encontraron en la revisión rutinaria. Pero allí estaba el cáncer devorando tu femineidad. Al final decidiste irte antes de tiempo. No fue posible esperar al término natural. La desesperación te ganó la partida. Y aun hoy me lamento preguntándome si pude hacer algo para devolverte la esperanza mi querida amiga. Pero creo firmemente que la historia ha tenido un final feliz...es justo y necesario pensar que asi sea...gracias por todo. 

lunes, 15 de octubre de 2018

SI TE SIENTES UN POBRE “DESGRACIAO”. Estampa de un pobre.


Salíamos de misa.
Le noche estaba oscura en el arco de la Cárcel.
Un otoño aprendiz de invierno.
Tirado sobre la acera un bulto con apariencia humana.
Los transeúntes pasaban a su lado mirándole de soslayo aguijoneados por una conciencia que les apremiaba a detenerse para el auxilio. Pero el sentido del deber no lograba vencer ese miedo que a veces nos supera.
Aquel bulto con apariencia humana tenía  visos de peligro. Lo mismo debajo se escondía un asesino de la peor especie. Así que ante la duda mejor ignorarlo no?.
Cecilia y yo nos acercamos.
.- Hombre. ¿ Está bien?
Una voz como de  ultratumba exclamó 
.- ¡Me duele!
Dulcifiqué el tono para infundir confianza. Quizá fuera un caso de excesivo apaleamiento. Las personas también sufren aunque sean los animales los que muchas veces se lleven la fama.
.- Pero hijo ¿qué le ha pasado?
Me atreví a desabrochar el sucio gabán para descubrir una cabeza hundida.
El rostro mortecino de un anciano.
Por su nariz bajaba un pequeño hilo de sangre. La sangre de una tristeza. En la frente una herida cubierta con una tirita que supuraba. Abrió levemente sus ojos azules. Pelo cano. Frente surcada de arrugas. Al lado de su cabeza una sucia maleta raída. 
.- Vamos a llamar al 112.
.-  Ya vienen. Exclamó un joven que surgió de no se donde.
A continuación un coche de policía con las luces azuladas montó en la acera.
.- Pero hombre  ¿qué le pasó? ¿Le han pegado?
El policía hablaba con amabilidad. Se estaba dirigiendo a un anciano desamparado que yacía en una acera fría una noche de octubre.
.- Tiene sangre en una mano.. Le dije al otro agente.
.- Mira , le dijo el policía al compañero, lleva una pulsera del hospital. Acaba de salir de allí.
Se acercó un chico joven con una cazadora marrón de cuero.
.- Soy médico. Dijo
Por favor vayan despejando la acera, inquirió uno de los agentes con autoridad.
Mientras tanto una mujer comentaba escandalizada la osadía del borracho.
Mi hija se enfadó 
.- Esa señora es estupida mamá. Venga a meter mierda sobre el pobre anciano pero descuida que no le ayuda. Ojalá esa sensación fuera la que siempre nos acompaña.
Marchamos las dos hacia casa del brazo con la sensación de haber hecho lo que teníamos que hacer.
Ahora, rememorando el episodio de ayer he recordado esta canción de Gabinete Caligari que tanto me gustaba bailar en la discoteca hace “titantos años”

martes, 9 de octubre de 2018

UNA CLASE PERFECTA


Tenían  que escribir en la pizarra los insultos que escuchan a diario
La idea no era mía. La extraje de uno de esos vídeos de la red que circulan por WhatsApp para medir el impacto que las palabras que escuchamos en el colegio durante el período escolar pueden llegar a marcarnos de por vida.
Era un grupo de 6 alumnas de los cursos superiores.
Una de ellas destacaba visualmente por su ostensible corpulencia. Seguro que más de una vez esa característica de su físico le ha causado sufrimiento. Hay cosas que la sociedad no perdona.
Otra de las alumnas menudita, de apariencia modesta y aires de insignificancia se acerca y me dice bajito al oído: profe no voy a escribir “gorda” porque no es un insulto. El gesto pasó desapercibido para el resto de alumnas que estaban enfrascadas en la tarea del encerado.

Finura de alma, delicadeza de espíritu, esperanza en las generaciones venideras.

La segunda parte del experimento consistía en escribir las cualidades de alguna de las compañeras presentes en clase. Cada una resaltaría  tres de una misma compañera o una de cada refiriéndose a personas distintas.
 Y otra joven a quien llamaremos Vera decidió describir a la niña menudita como “empática”. 
.- Es empática porque siempre sabe ponerse en el lugar de los demás.
Son un grupo que lleva mucho tiempo junto. Se conocen casi desde infantil.
Dio en la diana Vera.
Una clase perfecta sin duda.
De las que sale una  con la sonrisa puesta y el corazón reconfortado.

lunes, 8 de octubre de 2018

MIRANDO ESTRELLAS



Por dos veces les echaron de su casa.
Desahuciados, desterrados, expuestos al escarnio del vecindario.
Por dos veces maleta en mano soportando la desdicha del ostracismo.
Avergonzados bajo las miradas curiosas de los que nunca pecan.
La última vez, sentados al borde del camino les tocó mirar la cúpula celeste.
“ Es la ventaja de ser pobre Monse, dormimos mirando las estrellas” le decía su padre con la falta de consternación del que asume dignamente su destino.
Ahora la mujer de voz de cristal yace bajo la tierra esperando volver a verle.
Volver a abrazar al capitán del barco de aire desde donde aquella noche soñó ser uno más de aquellos luceros que poblaron su cielo de niña.

sábado, 6 de octubre de 2018

ELEGÍA A MONTSERRAT



Y doblan las campanas.
Por unas notas quebradas en garganta de prodigios
Figuras rítmicas que,  languidecidas, finaron al ritmo terso de un réquiem
con aires de lúgubre adagio.
Quedaron eternamente suspensas en  calderón interminable.
En un da capo eterno.
Permanecerán en bucle inalterable
esperando para ser cantadas nuevamente.
Como metrónomo  que
incansable amenaza con no cesar su oscilante compás.
Se fue arrebatada
por el ritmo frenético  de los días que se suceden meteóricos como eterno vivace.
 Tarde o temprano alguien pone nuestra banda sonora postrera a modo de marcha final.
La diva entregó sus túnicas
para presentarse desnuda
dispuesta a recibir el veredicto del Padre de Amor en su juicio final.
Caro nome
que desaparece de la vida pública para inscribirse en los registros celestiales.
Mañana los coros angélicos recibirán los refuerzos de una voz de plata y oro.
Mientras tanto, los de abajo, contamos desasosegados las bajas de la lista del Parnaso.
Las cadencias, ritmos y melodías que ya no serán.
Vuelan en el aire ráfagas de partituras
huérfanas en busca de una voz de trinos que las rescate.
Palidece Euterpe, cuando escucha
el tañido lento de las campanas
Que doblan lúgubres en las torres de la Sagrada Familia.
Mientras Montserrat duerme
acunada por una nana.
El sueño eterno...que no cesa.
DEP

viernes, 5 de octubre de 2018

SEÑORES DE NOSOTROS MISMOS



    El domingo escuchaba atentamente a  D Antonio Trobajo , deán de la catedral, antiguo profesor mío y compañero radiofónico en esta casa. Predicaba en nuestra Pulchra leonina  la homilía de las 12.30. Acababa de celebrarse  el tradicional duelo dialéctico del Foro u oferta entre la Corporación municipal y el cabildo catedralicio. 
    En los primeros bancos y como manda la tradición se encontraban las fuerzas vivas institucionales luciendo los atuendos y símbolos propios del cargo.

Comenzó D Antonio comentando, al hilo de las lecturas proclamadas,  la grandeza de corazón de nuestro Dios que siempre corresponde nuestras buenas acciones de manera desproporcionada dándonos a cada cual el ciento por uno. Un Dios que se aleja de cualquier fanatismo, exclusión, cerrazón y descarte. Sugería, en el marco de tradición en el que se desarrollan estas fiestas de San Froilán, regresar a los valores Cristianos. Ilustró su plática con una noticia recientemente acaecida en Toledo donde acaban de encontrar, tirados en una autovía ni más ni menos que doscientos cincuenta Mil euros.  Fue la llamada de un ciudadano que transitaba por el lugar la que alertó del hecho a la guardia civil. Con posterioridad al hecho se realizó una encuesta entre los ciudadanos para determinar qué habrían hecho en caso de que el hallazgo le hubiera sucedido a ellos. La mayoría abrumadora confesaba que se habría quedado el dinero. 

   Eso me hizo pensar en mi amiga Carmen, una profesora en excedencia ahora por dedicarse a la política. Durante una clase les preguntaba  a los alumnos qué haría si hubiera sobre la mesa 100 euros y de repente se fuera La Luz.
Si pensáis que sois de los que cogeríais el dinero no os dediquéis nunca a la política. Les decía.
      Fue un alumno impactado el que me contó la anécdota.
   Terminaba  D. Antonio su predicación invitándonos a ser siempre señores de nosotros mismos.
   Tras la homilía la Catedral se llenó de los ceremoniosos acordes del soberbio órgano primorosamente desgranados por Samuel Rubio. 
   Mientras escuchaba la música miraba hacia los primeros bancos orando por los hombres y mujeres que rigen  los destinos de la res publica legionense.

ROMANCERO GITANO