lunes, 28 de febrero de 2022

LÁSTIMA



 ¿Por qué te lastiman?

Si tú eres como una plantita

frágil

tierna

con aparentes espinas

que solo ocultan 

una ternura infinitamente

incomprensible.

Si al primer rayo de sol

reverdeces

te estiras 

feliz y zalamera 

buscando los rayos alegres

de esa música que te espera.

Y de nuevo llega el invierno crudo 

a

ensombrecer

tus pétalos 

lánguidos de nuevo.


sábado, 26 de febrero de 2022

Puto Putin.



 Gélido y sepulcral

tormenta de acero en la mirada

masticador, triturador,

despiadadamente salvaje.

Sepulcral, impasible,

impermeable ante el dolor humano.

Destilas odio,

el hedor pestilente

de la muerte que siembras.

Ni hospitales, ni guarderías,

nada escapa a tu frío hediondo,

no hay congoja que te doblegue,

Porque Satán te arrebató el alma 

y te secuestró todo resto humano.

Salvaje, Putin.

Puto Putin.

viernes, 25 de febrero de 2022

RETÉN LAS LÁGRIMAS, CAMARADA


 

LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ


 Bienaventurados los que trabajan por La Paz.

Vientos de Guerra cercan a Europa.

Siempre andamos envueltos en Guerra y cuajados de batallas pero esta vez  la tenemos muy cercana.

El Papa nos anima a rezar.

Por eso solo nos resta pedir que crezcan los pastos de la serenidad, que los vientos se tornen de concordia y que las brisas lo sean de fraternidad y diálogo. Pedir que resuenen acordes de guitarras templadas al ritmo pausado y al murmullo cómplice de los que siempre justifican al hermano.

Señor, ayúdanos a aprender de tu mansedumbre, a confiar contra toda esperanza en la bondad de los hombres y mujeres.

Te pedimos por todos los que están envueltos en esta guerra y en otras, por los civiles aplastados por el nepotismo, por los militares envueltos en los conflictos, por los políticos cerrados por la,sinrazón y por aquellos que deben tomar decisiones difíciles.

Padre Nuestro, que estás en los cielos que venzan los que trabajan por La Paz.

miércoles, 23 de febrero de 2022

PARA NADA



 Ella no valía para nada. Para nada.

Apenas un rebujo de carne al que yo ni siquiera sabía agarrar.

En mitad de la tarde rompía a llorar como si el mundo estuviera a punto de desmoronarse sobre su cabeza lechosa.

Ella no valía para nada. Para nada.

Apenas un rebujo de carne al que yo ni siquiera sabía agarrar.

En mitad de la tarde rompía a llorar como si el mundo estuviera a punto de desmoronarse sobre su cabeza lechosa.

Entonces yo la tomaba en brazos y con la manta colgando, a modo de soga que se balancea, me presentaba en la cocina para entregársela a mi madre. Era responsabilidad suya haberle  traído a destiempo. Así que debía ser mamá la que tendría que ocuparse de ella.

Era un bebé rollizo y peligroso. Acaparaba demasiados afectos. Los mismos que se nos estaban negando a mis hermanos y a mí.

Caía la tarde y programaban nuestra serie favorita. 

Habíamos apresurado los deberes para conseguir realizar todos los ejercicios en tiempo y forma. 

Permanecíamos atentos a las pantallas. En actitud de abducción. 

Pero una vez más mi hermano tuvo que enfadarse.

– Haced que se calle de a una vez ¡joder!

🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣🐣

Ellos siempre pensaron que yo no valía para nada.

Amasijo de células unidas con el propósito de conformar un ser humano molesto y sobrante.

Pronto comenzaron a odiarme.

Todos menos mis padres claro.

Pero mis hermanos, por mucho que dijeran lo contrario,  me recibieron como a un bicho raro que no hacía  sino privarles de la exclusiva del cariño parental. Desde el principio me demostraron una siniestra hostilidad.

Yo era un bebé hermoso y cuajado de vida. Con unos grandes azules ojos vivarachos que imantaban con solo mirarlos. Parecía uno de esos pequeñines de anuncio que salen en las fotos de Anne Geddes. Disfrazados. Unas veces de margaritas, otras asomando la carita en un amarillo girasol, otras ocultos en lechuguitas. 

Pero aquel día a mí me colocaron en una planta carnívora. Repleta de dientes cortantes y afilados.

– Haced que se calle de una vez ¡joder! 

Y la planta me engulló.

Y no quedó nada.

martes, 22 de febrero de 2022

PARÉNTESIS PARA UN PUNTO FINAL



 (Y qué si decidí los paréntesis en vez de los signos de exclamación!)

Guerra a las normas que nos aprisionan…

guerra a los desaires que nos lastiman

guerra a las guerras que nos acongojan.

Hoy decidí que no me gustan (.)

que alimentan

 vanas 

esperanzas 

que 

luego abren la boca en sueño 

perenne.

Hoy decidí alejarme por la orilla

y pasear al arrullo sereno de las certeras estrellas.

Atrás quedó el oleaje 

miro el valle sonrosado de la hierba 

mecida por tu brisa segura…

Paréntesis entre un punto final (.)




domingo, 20 de febrero de 2022

SLOW. NO ME HAGAS ESTO




 Transcribo una carta de Violeta:

“A quien corresponda.

Lamento que de un tiempo a esta parte exista la nefasta costumbre de someter los audios de WhatsApp a cambios de velocidad con el fin de ahorrar un tiempo que el respetable decide emplear en otros menesteres comprensibles, pero injustos.

Me apena pensar que mis audios con sus matices, modulaciones, con sus temores. Esos anacolutos que expresan mis dudas, las ausencias de sujetos que son intencionadas porque lo mismo quise obviar a los menos interesantes, sean sometidos a la censura de la rapidez.

Pienso que quien me escucha lo hace a una  velocidad en la que mis palabras parecen ser prorrumpidas  por una muñeca diábolica sin seso ni tarraque.

Y todo por ahorrar unos minutillos que luego probablemente empleen en memeces.

Mi indignación no tiene freno.

Tiemblo cada vez que mando un audio por temor a que mancillen mi entonación, mis pausas, mis dudas. La velocidad con que imprimo mis palabras que detrás traen enredados mis sentimiento y pensamientos.

Dichosa celeridad que nos come la vida y las pausas.

Que nos ha llenado de miedo en la vida y en las redes.

No me aceleres, amigo. No prostituyas mis palabras al dictado de lo inmediato. 

No cercenes los ritmos, amiga del alma.

El mensaje fue diseñado a su ritmo correcto, torpe quizá, pero las palabras las preñó mi voz. Deberías respetar los derechos de dicción. El diseño de su alumbramiento. Las ondas que las acompañan.

No las adulteres. 

Así las ideé para ti.

Si las aceleras ya no serán las mías y estarás traicionando mi mensaje.

Nos vemos en la pausa de las palabras.

Sinceramente tuya:

 Violeta Stein.”

NUESTRA GENERACIÓN

 En 30 años tendremos una sociedad de mayores en las que nosotros seremos los protagonistas.



viernes, 18 de febrero de 2022

A FUEGO LENTO

 


LOS PROFESORES DE RELIGIÓN

 Este sábado mis compañeros, los profesores de Religión celebran su encuentro anual en Burgos.

Un encuentro en el que se compartirán experiencias, se celebrarán encuentros interesantes, se rezará y se gozará.

Recuerdo con cariño los encuentros en los que he participado. Ser profesión de Religión es un reto. Ser un buen profesor de Religión es un regalo para los alumnos que apuestan por esta asignatura que conmueve, remueve e interpela. Una materia en la que él alumnado ejercita el más importante de los músculos: el corazón. Se trata de abrirles miras y darles a conocer el ingente legado que la Religión Católica aporta al mundo de hoy. Ese humanismo cristiano que ha configurado el concepto de persona y ha regalado al derecho un catálogo de derechos humanos que han configurado y articulado el derecho occidental.

El arte, la historia, la cultura, el pensamiento. El concepto de misericordia, compasión, perdón. Las virtudes. Dios. Jesucristo. El valor del sufrimiento. La alegria de la fe. De ser testigos. Maestros. Ejemplos y modelos. Muchas veces en medio de la incomprensión. Queridos por los alumnos. Una labor necesaria. El profesor de Religión lleva a donde ningún otro docente puede hacerlo porque cuenta con la llave idónea para hacerlo.

Un abrazo y suerte para este sábado, compañeros.

UNA ESPERANZADORA NOTICIA


 

viernes, 11 de febrero de 2022

LA NOCHE DE LA RADIO

 


RACIÓN EXTRA.


 

Joven de mirada tierna entre esquiva y descarada.

Sobre una colina de tres platos despachados porfía en pedir más alimento en el comedor de las almas solitarias. Tarde de viernes. Por doquier los comensales perdidos satisfacen su necesidad básica. 

Se acerca por tercera vez.

Más sal, doble de pan y tercer trozo de tarta.

“Es que hoy no comí”, se disculpa azaroso.

Y regresa a la mesa triunfal tras haber logrado su extra de alimento.

No está acostumbrado a muchos logros.

Se santigua y extiende la mano hacia el cielo en señal de agradecimiento.

Adivino una sonrisa,  tras su espalda, dibujada en su rostro.

Es feliz.

Y yo, en ese momento también.


UNA FUNDADA ESPERANZA

 



Una fundada esperanza.

Por Marta Redondo para IEL. Segunda quincena de febrero.

 

El pasado viernes, 11 de febrero, celebrábamos la jornada mundial del enfermo en la que el Papa nos invitaba a ser misericordiosos con los que sufren. En su mensaje anual por este motivo,  nos invitaba a felicitarnos por los progresos que la ciencia médica ha realizado, sobre todo en estos últimos tiempos. Las nuevas tecnologías han permitido desarrollar tratamientos que son muy beneficiosos para las personas enfermas; la investigación sigue aportando su valiosa contribución para erradicar enfermedades antiguas y nuevas; la medicina de rehabilitación ha desarrollado significativamente sus conocimientos”, reflexionaba el Papa

En este sentido hemos podido celebrar la rapidez con la que se ha desarrollado e implementado la vacuna contra el COVID, que sin duda alguna ha minimizado las nefastas consecuencias víricas. 

Otra gran noticia fue la que se produjo el pasado 7 de febrero cuando los medios de comunicación informaban de que tres  personas que habían quedado parapléjicas tras accidentes de moto han conseguido volver a ponerse en pie y dar unos pasos gracias a una intervención quirúrgica para implantarles 16 electrodos directamente sobre su médula espinal. Ellas habían perdido toda capacidad de movimiento en sus extremidades inferiores y el tronco debido al corte completo de la médulaCuando uso el aparato me encuentro mejor, me siento más fuerte y los dolores asociados a la silla de ruedas desaparecen”, indicaba uno de los pacientes.

Una fundada esperanza para la humanidad, sin duda. 

 

 

martes, 8 de febrero de 2022

ODA A LAS PALABRAS MUERTAS



Cada vez que mando audios  siento como si me tirara sin red imaginando que alguien reproducirá las palabras que me brotan de lo más hondo del corazón al ritmo desatado y absurdo de una inexpresiva muñeca de hojalata.

Tanto mimarlas para que luego las escupa un cacharro digital con la indecencia y el escándalo de la prisa demoledora. Aceleradas, convulsas, manoseadas, precipitadas por una velocidad que otros decidieron darle a mis palabras. No yo. Yo las parí lentas, tiernas, meditadas.

Pobres palabras que tanto costó preñar para que acaben vomitadas de esa manera tan indigna.

Aún así continuo exponiéndolas a la intemperie de la crudeza, a la vulnerabilidad de lo efímero. A la inconsistencia. 

Al vacío absoluto más propio de lo inexistente. Muerte a mis palabras. Ese es el texto de la sentencia de la indiferencia. Muerte.




viernes, 4 de febrero de 2022

TIERRA SIN PAN

 


EL MÉTODO NADAL

 


El método Nadal.

 

Todo un ramillete de buenos ejemplos nos ha traído la reciente Victoria de Rafa Nadal el pasado domingo en Australia. Desde su tenacidad al remontar una lesión que le tenia en muletas, pasando por su capacidad de lucha ante el resultado adverso de dos sets en contra hasta las esperanzadoras declaraciones de su eterno rival y sin embargo amigo Roger Federer: “Ha sido  Increíble. Nunca subestimes a un gran campeón. Tu increíble ética de trabajo. la dedicación y el espíritu de lucha son una inspiración para mí y para muchos otros en todo el mundo” 





Al hilo de este ejemplo y del mundo del tenis permítanme hacerles una recomendación cinematográfica de un estreno que ahora mismo está en la cartelera leones: “El método Williams” la historia del plan que un padre se trazó para formar a dos de las grandes tenistas femeninas de la historia: Venusy Serena Williams, de origen humilde, negras en un mundo colonizado por los blancos consiguieron llegar a lo más alto gracias a la tenacidad de unos padres  que siempre  tuvieron  claro que lo primero era la familia y que ella es el entorno idóneo para fraguar cualquier sueño. 

Rafa también sabe que la suya lo es. Entrenado por su tío Tony Nadal, y casado con su novia de toda la vida. 

La familia, ese lugar al que siempre acudimos para recabar fuerzas.

Grande, Nadal. Todo un ejemplo.

ROMANCERO GITANO