domingo, 19 de junio de 2022

EL HIJO DEL ENTERRADOR

 El hijo del enterrador.

Por Marta Redondo.

Para MMasticadores.

19 junio 2022.

 

Nunca reunimos  el valor suficiente para llegar hasta el fondo de la investigación.

Le veíamos hundirse en el abismo de las noches estivales, al fondo de las vías del tren.

Decían que iba a las huertas aledañas del río a robar pero no se si alguien llegó jamás a corroborar tal sospecha. Los de mi pandilla y yo nos contentábamos con mirarle perderse a lo lejos donde solo destacaban los diminutos puntitos rojizos de luz que, guardianes del peligro, avisaban del inminente peligro de la aparición intempestiva de un mercancías nocturno.

Pero Elvis era así. El apodo se lo habían puesto porque llevaba un tupé como el del extinto rey del rock. aquel pobre diablo, cuyo nombre no recuerdo, le había caído el insoslayable apodo rural por aproximación, lo cual era una  lotería para él mil veces preferible a cualquier posible alternativa, siendo como era el hijo del enterrador. Vete a saber: el gusanos, ataudín, chupamuertos o lindezas similares. Esos “sambenitos” rurales que se perpetúan generación tras generación.




Al pobre no le quedaba otra que redimir su imagen ya que para más calvario del desdichado, desde muy niño sufría de una pública incontinencia urinaria que teñía de dorado mortecino sus sábanas de noche. Su madre, sin contemplaciones, las tendía al viento público y notorio y sin ningún pudor con la esperanza de que la vergüenza consiguiera que al niño se le pasase el trastorno. Craso error. A los veinte años las sábanas delatoras de los escapes nocturnos, y cada vez mas teñidas de un pertinaz amarilloseguían mariposeando a los caprichos del viento delante de la fachada de la casa del enterrador. Quizá por eso  a Elvis le gustaba perderse por caminos y veredas como fuera.





De vez en cuando, se presentaba en el río y entonces las madres agarraban a sus hijas muy fuerte de la mano. Dicen que era un tipo extraño y de mirada perturbada especialmente ante la presencia femenina.

Recuerdo que un día llegó enfundado en sus ceñidos vaqueros de un azul desvaído, como a corros, y chaleco sobre torso desnudo, y se derramó sobre el río completamente vestido.

Su tupé flotaba yermo sobre el río enredándose en los brillos iridiscentes que jugueteaban en la superficiemientras movía su pelvis con la sinuosidad de una culebra de agua.

A veces, cuando yo pasaba por delante de su casa, le veía subir la mirada encendida con el oscuro furor de un tórrido sol de junio.

El hijo del enterrador destilaba fuego por sus ojos.

Con el paso del tiempo le perdí la pista.

Nunca supe si siguió mojando las sábanas o paseándose por huertas ajenas, o si continuaría mirando a las niñas en tirantes que paseaban por delante de la casa de su padre.

Hace poco me contaron que acaba de morir de cáncer de vejiga.

Quizá lo tuvo desde siempre y sus paseos nocturnos no fueran otra cosa que un intento de calmar su impaciencia en cualquier rincón.

Pero no pudimos llegar al final de la investigación


domingo, 5 de junio de 2022

VOLVER A VERLES

 


El pasado domingo 29 de mayo se celebraba en la ermita del Otero en Valderas,  León, la jornada para orar y acompañar a quienes han sufrido un siniestro de tráfico o perdido a un ser querido. El acto, al que acudieron numerosos particulares y asociaciones, desde el motoclub Traileon, los Caballeros Del Asfalto Leon, Moteros solidarios e incluso moteros venidos desde Valladolid,  y gentes de variada procedencia,fue organizado por la pastoral de la carretera y animada por el diácono permanente Higinio Méndez. El lema de esta edición fue “Enjugar las lágrimas”.

Durante el transcurso de la misa se leyó un texto de Maicamer Reguera  que comienza así: “ no hay pañuelo de satén, ni hombro ni alivio para secar las lágrimas de unos padres en la despedida””  una madre nunca está preparada para la lucha y fatiga pero nunca para la despedida” .  Temer  que caminar envueltos  en lágrimas de sangre, detrás del féretro. 
“Esos Ángeles – se lamentaba- que se nos fueron sin tiempo de pena ni despedidas ni besos, que un día salieron de casa sin poder regresar
Enjugar   Las  lágrimas, Maicamer, luchar por retener la pena porque la vida impulsa a la vida.  
En este mes de junio miramos  al Sagrado Corazón de Jesús que se conmueven en  las entrañas y se conmueve ante nuestro dolor, ese corazón  y que es manantial inagotable de tantas gracias, que  salva y nos infunde la fuerza cuando nos azote la desoladora idea de que quizá no volvamos  a verles.  A él miramos en la esperanza y promesa  de un reencuentro cercano.

viernes, 3 de junio de 2022

LIFE IS LIFE

 


Me ha gustado esta historia costumbrista sobre las aventuras veraniegas de una pandilla de chicos adolescentes ochentera. Que te retrotrae a los tiempos de los cromos de fútbol de Buitragueño y resto de pichichis, de los helados Camy anunciados en aquellos grandes cartones en los que cuando le preguntabas a la tendera cuáles tenía te decía que todos los tachados, cuando en realidad, tachados estaban todos; de las bicicletas BH, de las melenas cardadas, las hombreras, y los quinquis. De las Bultaco.

Algunas escenas sugerentes, regalan ecos de aquella serie fresca y desenfadada que nos mantenía plácidamente entretenidos en las tardes de aquel “Verano azul”. Recordar a Piraña…y el primer beso adolescente.

Es una película que recupera los viejos valores y aquella inocencia que teníamos por entonces. La amistad, los coqueteos con la bebida, las primeras transgresiones, con una pueril delicia exenta de la acidez que a veces reina en la actualidad. Quizá pueda parecer en exceso inocente, pero a veces se precisa para navegar ante la sobredosis de superficialidad que a menudo reina en el ambiente. 

Volver a hablar de la amistad incondicional, de la lealtad, de la diversión sana, y del respeto a los padres aunque por momentos cueste el concepto de autoridad. 

Recomendable, aunque sólo sea, además, por disfrutar de las bellezas paisajísticas de la Ribera Sacra.

Os dejo, también, la crítica de Pablo Vázquez  para Fotogramas, con la que coincido plenamente.

“Dicen que la nostalgia (casi) siempre es de derechas, pero en estos tiempos necesitados de magia y mitología no creo que sea malo mirar de vez en cuando hacia atrás armados con la sabiduría que aporta la distancia. As lo hacen, valiéndose de una esmerada recreación y un inspirado reparto juvenil, Dani de la Torre y Albert Espinosa, en este retrato de una singular pandilla en la Galicia rural de los ochenta. 'Live is Life' no se muestra tan interesada en el conflicto y la aventura como en capturar el poder del instante, la procesión interior, la dinámica de grupo de estos chavales con conciencia de muerte, lo que la aleja, para bien, de la pirotecnia, tantas veces exenta de alma, de series como 'Stranger Things'. Y aunque aquí los quinquis sean los feroces antagonistas (otro acierto), 'Live is Life' acaba rimando de forma estremecedora con la secuencia que cerraba la icónica 'Navajeros' (una de las mejores películas del cine quinqui): esa extra a poesía que surge de confrontar dolor y ternura, angustia y gozo, resignación y esperanza. La vida y nada más.

FICHA TÉCNICA

Dirección: Dani de la Torre Reparto: Adrián Baena, Juan del Pozo, Raúl del Pozo, David Rodríguez, Javier Casellas Título original: Live is Life País:España Año: 2022 Fecha de estreno:03–06-2022 Género: Drama Guion: Albert Espinosa Duración: 109 min.

Sinopsis: Verano 1985. Como cada año, Rodri deja Cataluña y vuelve al pueblo gallego de sus padres para reencontrarse con su pandilla. Sin embargo, este año es distinto para él y sus amigos. Los problemas del mundo real empiezan a aparecer en sus vidas amenazando con separarles. Aferrándose a la amistad que les une, los cinco amigos planean escaparse la noche de San Juan en busca de una flor mágica que, según cuenta la leyenda, crece en lo alto de una montaña y puede hacer que los deseos se hagan realidad. Porque su único deseo ahora es resolver el problema de su amigo en apuros y con ello poder seguir juntos. Una aventura que les hará crecer a través de un fascinante camino lleno de acción, emoción y esperanza, y que les dejará en el recuerdo para siempre aquel verano en el que de fondo sonaba "Live is Life".”


DE VOSOTROS, Y NO DE LOS VAMPIROS DEL OPIO

 


ROMANCERO GITANO