sábado, 27 de octubre de 2018

HEIDI Y LOS NUEVOS TIEMPOS



¿Os acordáis de la Srta. Rottermeier?
Era una institutriz férrea que se ocupaba de cuidar a Clara Seseman, la delicada niña anclada a una silla de ruedas cuya vida dio un vuelco cuando Heidi llegó a su vida. La maestra era rígida impenetrable. Poco partidaria de cambios ni licencias que alteraran la rutina. De las maestras que defienden la disciplina sin aperturas. Espero no transmitir esa imagen ahora que estoy recordando
 aquellos tiempos en que los profesores permanecían sentados en sus tarimas mientras los alumnos obedientes respetábamos todas las consignas que desde tan honorable estrado se nos dirigían.
Eran tiempos en que nadie osaba levantar la voz. Si acaso alguna díscola a la que en seguida se le colocaba la etiqueta de no recomendable. Las aulas eran pacíficas y el aprendizaje relativamente sencillo a pesar de la dureza del estudio y la memorización.
Pero llegó la revolución 3 y 4.0, los móviles y las tablets, las pizarras y plataformas digitales. Y con ella se operaron  otros cambios en nuestras generaciones de estudiantes. Las flipes Classroom, las microcapsulas de aprendizaje, el aprendizaje servicio, el cooperativo y el basado en la resolución de problemas entre otros. Y la mirada de los educandos cambió colocando al profesor en un nivel más cercano y menos arcano. Una mirada que muchas veces queda apresada en la pantalla del dispositivo móvil dejando  todos los demás sentidos tan inmóviles como las piernas de la dulc Clara.
Y ese cambio alcanzó a los modelos familiares. Lo anecdótico se alineó con la familia tradicional y pronto las  monoparentales , y otras diversidades comenzaron a ser tenidas como las habituales.
Y la voz de los niños y adolescentes empezó a ser tenida más en cuenta. Creció la esfera de influencia de los alumnos al poder formar parte de los Consejos Escolares, los equipos de mediación. Se quiso intensificar el protagonismo del alumno en su propio aprendizaje. Hacerle parte activa del proceso.
¿Pero hasta donde debe llegar su área de influencia?¿ Cual debe ser el límite donde el adulto sigue siendo responsable de actuación del menor? ¿ Hasta donde debemos permitir que llegue su autonomía?.
Recuerdo aquellas sabias palabras de un orientador escolar ante el que los padres se lamentaban de un hijo intratable. Su rebeldía había hecho la convivencia insostenible.
El experimentado profesor les dijo: Ponedle límites. Los está pidiendo a gritos.
Ciertamente nuestros adolescentes de ahora distan mucho de los que fuimos nosotros. La virtud estará en encontrar los cauces para que puedan fluir siendo lo que son. Hijos de una generación distinta.
Por cierto la srta. Rottermeir acaba aceptando a  Heidi con sus excentricidades creativas. Al fin y alcabo fueron ellas las que devolvieron la movilidad a Clara.

Querido lector dime tu.

miércoles, 24 de octubre de 2018

UN OCTUBRE REPLETO


Octubre siempre es un mes cargado de acontecimientos a tener en cuenta.
El de este 2018 viene marcado por ese Sínodo de los jóvenes que el Papa ha convocado en Roma con él objetos de ilustrar a la Iglesia sobre cómo hablar a los que son el futuro de la sociedad de la Fe y el discernimiento vocacional. Las reflexiones apuntan a la necesidad de un silencio que invite a orar. Demasiado ruido en derredor para poder interiorizar. Todos, y en especial los jóvenes, más tendentes a la dispersión por naturaleza necesitamos vaciar nuestra cabeza de ruidos para entregarnos a la dulce placidez del silencio que invite a reflexionar y que puede llevarnos a Dios. Como le llevan los misioneros que recordaremos el domingo 21 de octubre cuando celebremos el Domund que este año tiene por lema cambia el mundo. El cartel motivador de la campaña muestra unas manos que manejan un cubo semejante  de Rubik en cuyas caras aparecen imagenes de paisajes y personas de distintos lugares del mundo, fotos de misioneros que siembran el bien como Patricio, el misionero protagonista del vídeo promocional donde varias personas testimonian que con su ayuda pudieron salir de la marginalidad.
Y es que la fuerza del testimonio es la mejor manera de acercar a los jóvenes a Cristo. Ejemplos como el de los recientemente canonizados Pablo VI o Monseñor Romero que dieron su vida por la causa del Evangelio. Hombres que se fiaron del Señor al igual que María otra de las protagonistas de este octubre otoñal que un año más está siendo celebrado como mes del rosario.


martes, 23 de octubre de 2018

QUÉ TE PUEDO DAR





¡Que te puedo dar!
si ya te lo he entregado todo.
Rosas, risas, mis mañanas.
¡Qué te puedo dar!
si nada me queda.
Ni el aliento ni la nube
Ni los rayos del sol
de mis veranos.
Rebaño minutos
que también te regalo.
Póstumo don que añado.
Esta vida que consumes
en una marcha que me aterra.
Noches turbias,
nubes negras
silbidos sonoros,
buitres que sobrevuelan
esperando llevarse mi aliento.
Días que cercenan,
dentelladas rotas.
Ni descanso, ni reposo.
Sólo espera fúnebre 
que antecede a tu partida.
No hay descanso
en la encomienda
de velar porque superes
cada amanecer incierto.
¡Qué te puedo dar!
Si ya eres todo.

domingo, 21 de octubre de 2018

TE SENTISTE SOLA



Grandes y hermosos eran tus ojos negros. Llenos de una hondura y profundidad que fascinaba. Llenabas la sala de profesores con una presencia que desbordaba. Bata blanca de profesora de antaño. Trabajabas con ahínco para dar lo mejor de ti a los alumnos. Ellos te querían.  Nos reconocimos. Ambas amábamos esta profesión. Aunque nunca hablamos demasiado de Dios no lo creí necesario porque cada vez que charlábamos lo veía reflejado en tus ojos  pese a que tu confesarás no saber mucho de ese tema. Y en esos ojos infinitos  descubrí una mañana una profunda tristeza que siempre quiso asomarse  como queriendo pedir paso. El fantasma de la enfermedad revoloteaba sobre tus negros cabellos como buitre esperando devorar tu vida. No te lo encontraron en la revisión rutinaria. Pero allí estaba el cáncer devorando tu femineidad. Al final decidiste irte antes de tiempo. No fue posible esperar al término natural. La desesperación te ganó la partida. Y aun hoy me lamento preguntándome si pude hacer algo para devolverte la esperanza mi querida amiga. Pero creo firmemente que la historia ha tenido un final feliz...es justo y necesario pensar que asi sea...gracias por todo. 

lunes, 15 de octubre de 2018

SI TE SIENTES UN POBRE “DESGRACIAO”. Estampa de un pobre.


Salíamos de misa.
Le noche estaba oscura en el arco de la Cárcel.
Un otoño aprendiz de invierno.
Tirado sobre la acera un bulto con apariencia humana.
Los transeúntes pasaban a su lado mirándole de soslayo aguijoneados por una conciencia que les apremiaba a detenerse para el auxilio. Pero el sentido del deber no lograba vencer ese miedo que a veces nos supera.
Aquel bulto con apariencia humana tenía  visos de peligro. Lo mismo debajo se escondía un asesino de la peor especie. Así que ante la duda mejor ignorarlo no?.
Cecilia y yo nos acercamos.
.- Hombre. ¿ Está bien?
Una voz como de  ultratumba exclamó 
.- ¡Me duele!
Dulcifiqué el tono para infundir confianza. Quizá fuera un caso de excesivo apaleamiento. Las personas también sufren aunque sean los animales los que muchas veces se lleven la fama.
.- Pero hijo ¿qué le ha pasado?
Me atreví a desabrochar el sucio gabán para descubrir una cabeza hundida.
El rostro mortecino de un anciano.
Por su nariz bajaba un pequeño hilo de sangre. La sangre de una tristeza. En la frente una herida cubierta con una tirita que supuraba. Abrió levemente sus ojos azules. Pelo cano. Frente surcada de arrugas. Al lado de su cabeza una sucia maleta raída. 
.- Vamos a llamar al 112.
.-  Ya vienen. Exclamó un joven que surgió de no se donde.
A continuación un coche de policía con las luces azuladas montó en la acera.
.- Pero hombre  ¿qué le pasó? ¿Le han pegado?
El policía hablaba con amabilidad. Se estaba dirigiendo a un anciano desamparado que yacía en una acera fría una noche de octubre.
.- Tiene sangre en una mano.. Le dije al otro agente.
.- Mira , le dijo el policía al compañero, lleva una pulsera del hospital. Acaba de salir de allí.
Se acercó un chico joven con una cazadora marrón de cuero.
.- Soy médico. Dijo
Por favor vayan despejando la acera, inquirió uno de los agentes con autoridad.
Mientras tanto una mujer comentaba escandalizada la osadía del borracho.
Mi hija se enfadó 
.- Esa señora es estupida mamá. Venga a meter mierda sobre el pobre anciano pero descuida que no le ayuda. Ojalá esa sensación fuera la que siempre nos acompaña.
Marchamos las dos hacia casa del brazo con la sensación de haber hecho lo que teníamos que hacer.
Ahora, rememorando el episodio de ayer he recordado esta canción de Gabinete Caligari que tanto me gustaba bailar en la discoteca hace “titantos años”

martes, 9 de octubre de 2018

UNA CLASE PERFECTA


Tenían  que escribir en la pizarra los insultos que escuchan a diario
La idea no era mía. La extraje de uno de esos vídeos de la red que circulan por WhatsApp para medir el impacto que las palabras que escuchamos en el colegio durante el período escolar pueden llegar a marcarnos de por vida.
Era un grupo de 6 alumnas de los cursos superiores.
Una de ellas destacaba visualmente por su ostensible corpulencia. Seguro que más de una vez esa característica de su físico le ha causado sufrimiento. Hay cosas que la sociedad no perdona.
Otra de las alumnas menudita, de apariencia modesta y aires de insignificancia se acerca y me dice bajito al oído: profe no voy a escribir “gorda” porque no es un insulto. El gesto pasó desapercibido para el resto de alumnas que estaban enfrascadas en la tarea del encerado.

Finura de alma, delicadeza de espíritu, esperanza en las generaciones venideras.

La segunda parte del experimento consistía en escribir las cualidades de alguna de las compañeras presentes en clase. Cada una resaltaría  tres de una misma compañera o una de cada refiriéndose a personas distintas.
 Y otra joven a quien llamaremos Vera decidió describir a la niña menudita como “empática”. 
.- Es empática porque siempre sabe ponerse en el lugar de los demás.
Son un grupo que lleva mucho tiempo junto. Se conocen casi desde infantil.
Dio en la diana Vera.
Una clase perfecta sin duda.
De las que sale una  con la sonrisa puesta y el corazón reconfortado.

lunes, 8 de octubre de 2018

MIRANDO ESTRELLAS



Por dos veces les echaron de su casa.
Desahuciados, desterrados, expuestos al escarnio del vecindario.
Por dos veces maleta en mano soportando la desdicha del ostracismo.
Avergonzados bajo las miradas curiosas de los que nunca pecan.
La última vez, sentados al borde del camino les tocó mirar la cúpula celeste.
“ Es la ventaja de ser pobre Monse, dormimos mirando las estrellas” le decía su padre con la falta de consternación del que asume dignamente su destino.
Ahora la mujer de voz de cristal yace bajo la tierra esperando volver a verle.
Volver a abrazar al capitán del barco de aire desde donde aquella noche soñó ser uno más de aquellos luceros que poblaron su cielo de niña.

sábado, 6 de octubre de 2018

ELEGÍA A MONTSERRAT



Y doblan las campanas.
Por unas notas quebradas en garganta de prodigios
Figuras rítmicas que,  languidecidas, finaron al ritmo terso de un réquiem
con aires de lúgubre adagio.
Quedaron eternamente suspensas en  calderón interminable.
En un da capo eterno.
Permanecerán en bucle inalterable
esperando para ser cantadas nuevamente.
Como metrónomo  que
incansable amenaza con no cesar su oscilante compás.
Se fue arrebatada
por el ritmo frenético  de los días que se suceden meteóricos como eterno vivace.
 Tarde o temprano alguien pone nuestra banda sonora postrera a modo de marcha final.
La diva entregó sus túnicas
para presentarse desnuda
dispuesta a recibir el veredicto del Padre de Amor en su juicio final.
Caro nome
que desaparece de la vida pública para inscribirse en los registros celestiales.
Mañana los coros angélicos recibirán los refuerzos de una voz de plata y oro.
Mientras tanto, los de abajo, contamos desasosegados las bajas de la lista del Parnaso.
Las cadencias, ritmos y melodías que ya no serán.
Vuelan en el aire ráfagas de partituras
huérfanas en busca de una voz de trinos que las rescate.
Palidece Euterpe, cuando escucha
el tañido lento de las campanas
Que doblan lúgubres en las torres de la Sagrada Familia.
Mientras Montserrat duerme
acunada por una nana.
El sueño eterno...que no cesa.
DEP

viernes, 5 de octubre de 2018

SEÑORES DE NOSOTROS MISMOS



    El domingo escuchaba atentamente a  D Antonio Trobajo , deán de la catedral, antiguo profesor mío y compañero radiofónico en esta casa. Predicaba en nuestra Pulchra leonina  la homilía de las 12.30. Acababa de celebrarse  el tradicional duelo dialéctico del Foro u oferta entre la Corporación municipal y el cabildo catedralicio. 
    En los primeros bancos y como manda la tradición se encontraban las fuerzas vivas institucionales luciendo los atuendos y símbolos propios del cargo.

Comenzó D Antonio comentando, al hilo de las lecturas proclamadas,  la grandeza de corazón de nuestro Dios que siempre corresponde nuestras buenas acciones de manera desproporcionada dándonos a cada cual el ciento por uno. Un Dios que se aleja de cualquier fanatismo, exclusión, cerrazón y descarte. Sugería, en el marco de tradición en el que se desarrollan estas fiestas de San Froilán, regresar a los valores Cristianos. Ilustró su plática con una noticia recientemente acaecida en Toledo donde acaban de encontrar, tirados en una autovía ni más ni menos que doscientos cincuenta Mil euros.  Fue la llamada de un ciudadano que transitaba por el lugar la que alertó del hecho a la guardia civil. Con posterioridad al hecho se realizó una encuesta entre los ciudadanos para determinar qué habrían hecho en caso de que el hallazgo le hubiera sucedido a ellos. La mayoría abrumadora confesaba que se habría quedado el dinero. 

   Eso me hizo pensar en mi amiga Carmen, una profesora en excedencia ahora por dedicarse a la política. Durante una clase les preguntaba  a los alumnos qué haría si hubiera sobre la mesa 100 euros y de repente se fuera La Luz.
Si pensáis que sois de los que cogeríais el dinero no os dediquéis nunca a la política. Les decía.
      Fue un alumno impactado el que me contó la anécdota.
   Terminaba  D. Antonio su predicación invitándonos a ser siempre señores de nosotros mismos.
   Tras la homilía la Catedral se llenó de los ceremoniosos acordes del soberbio órgano primorosamente desgranados por Samuel Rubio. 
   Mientras escuchaba la música miraba hacia los primeros bancos orando por los hombres y mujeres que rigen  los destinos de la res publica legionense.

ROMANCERO GITANO