sábado, 18 de marzo de 2023

ADOLESCENCIA RASGADA

 


ESENCIA CELESTIAL

 



Hoy voy a contarles una pequeña historia que seguramente sea cierta. 

Sucedió en un pequeño pueblo minero, que frecuento bastante, al resguardo de las montañas. 

En un aula de música, durante un recreo,  un muchacho hace volar sus manos sobre las agradecidas teclas de un piano modesto. La melodía perfuma la estancia transportando a los que le escuchamos.

Minutos después  una conversación  con   su  tutora en la Sala de Profesores , ese lugar donde suele palpitar, a veces, la vida de un centro educativa.  Lugar de compartir  y desahogar.  Elogiábamos las proezas musicales  del imberbe músico moreno de fina estampa, flor de la raza calé, como cantara aquel poeta granaíno.

.-  Pues sabrás que toca de oído.

.- Realmente es un chaval muy especial. ¿Querrás creer que me ha pedido que pida respeto en clase?

.- ¿No se siente a gusto con los compañeros?¿ La pregunté sorprendida?. En mis clases he percibido que se le respeta y considera. Incluso se podría decir que tiene cierta ascendencia sobre el resto.

Mi compañera, su tutora, esbozó una tenue sonrisa. 

.- Dice que no le gusta que  no respeten el nombre de Dios. Que blasfemen y todo eso.

.- Yo le he dicho que aprendan también a respetarse entre ellos. Que ambas cosas suelen ir unidas. 

.- Y él qué te contestó?. Me interesé intrigada.

.-  Nada. Se limitó a sonreírme.

Él alumno al que llamaremos Manuel es hombre de largos silencios. Menos cuando sus manos acarician las teclas del piano.

En cierta ocasión le oí decir que a él le gustaba especialmente tocar en el culto como signo de alabanza, respeto, y reverencia a Dios. De ahí que sus canciones tengan algo de esencia celestial.

domingo, 5 de marzo de 2023

ARTHUR, EL “SOLERO” DE ORO

 


No es disputa de  solo una vez. 

Esto viene del dos mil diez.

Anda revuelta ¡pardiez!

la Real Academia,

como si no hubiéramos tenido bastante

con la puñetera pandemia 😉

No le quieren dar el alpiste 

al Capitán Alatriste.

Otrora periodista

refugiado en las trincheras

ahora fija la vista 

en las madrileñas troneras.

Aunque sea algo belicoso

es escritor de oficio

y presenta el sano vicio

de escribir con brillante pluma.

Baste leerse el Club Dumas.

Habrá que invocar al Cid 

y a los tercios de Flandes

nunca hubo mayor adalid

para suscitar tales lances 

Baluarte de la ortografía.

Empecinado y audaz.

“Lo tomo como cosa mía”.

No cesará, es pertinaz.

Estoy con Pérez Reverte,

sea adverbio o adjetivo

siempre lo veo atractivo,

a la palabra solo, digo.

Solo,  tildado me gusta verte 😍😍

Pero obligada por mi docencia 

apartaré la inocencia 

de decir lo que yo pienso,

pienso prestar obediencia.

Prometo usar con tiento

ese tan temido acento.

Sólo en estado de necesidad,

¡la RAE es autoridad! 😃😃

viernes, 3 de marzo de 2023

CONFIDENCIA

 


ROSTROS DESGASTADOS

 

Leo en la página web de la Diócesis de León,  que  en diez días tendrá lugar,  en la Residencia de las Hijas de la Caridad, de Villaobispo, la edición número 40 del encuentro  Interdiocesano de Pastoral de la Salud con el lema Déjate cautivar por su rostro desgastado y pienso en la fragilidad del ser humano. Ciertamente nuestra naturaleza quebradiza hace necesario que en uno u otro momento de nuestra vida necesitemos el consuelo y la fortaleza de los otros. Especialmente de aquellas personas a las que se confía el cuidado de los pacientes. Es un momento de especial vulnerabilidad, de desgaste emocional, de especial dependencia. Momentos en que el ser humano experimenta el desamparo de la carencia. Esa soledad que se experimenta en la desprotección.  Tengo una alumna que está realizando sus prácticas de final de curso en la Unidad de Salud Mental de un hospital de nuestra comunidad. Conmocionada me contaba los numerosos casos a los que se tiene que enfrentar estos días, especialmente desgarradores  cuando  se trata de pacientes jóvenes, de 14 o 15 años que entran con un largo historial de intentos de suicidio en su haber. Rostros desgastados cuando aún están comenzando a vivir.

¡Qué importante es ver tendida una mano en esos momentos de desamparo!

Que tengamos la dicha de tener gente saludable a nuestro lado en la enfermedad.

 

 

 

ROMANCERO GITANO