jueves, 29 de noviembre de 2018

CUCARACHA



Las cucarachas salen al atardecer, en medio de la podredumbre y el deterioro. Cuando nadie las espera. Se intuyen pero sorprenden por sigilosas y pertinaces. Reptan veloces pensando no ser vistas pero extienden su halo  nauseabundo dejándonos enterrados en la pena y el asco de la tristeza por la belleza que no llega. Nos afanan lentamente la nieve rosa  amordazando con bufandas de franela la inocencia del que esperó. 
Arrebatan risas con la rauda rapidez del que repta para robar sueños. A ras de un suelo que todos pisan para dejar sus huellas de lodo y rabia.
Raudas, veloces, diminutas, negras. Salen por donde nadie las ha visto. Acechan, agreden, atacan sin roce alguno y regresan reptando sin ruido ninguno dejando estelas de pena y miedo.
Las cucarachas salen al atardecer.

COLUMBARIO




Intuyo que los científicos irán desapareciendo. De nada sirven si la muerte nos lo arrebata todo. Ya vienen a llevarse a Sonia. Sus cenizas reposarán en el Columbario que han habilitado en la nueva iglesia que inaugurarán mañana.  La estancia donde compartirá morada con los otros cenizos es luminosa y solemne. Un espacio de diseño para cohabitar en plácida armonía con otros finados ilustres. Mírala recién muertita, está sonrosada y como a punto de echarse a reír. Lo mismo la de la guadaña pasa de largo creyéndola dormida. Ya deja de llorar y reza, lo mismo tus oraciones le llevan al cielo.

viernes, 23 de noviembre de 2018

EL MAYOR REGALO


Mira profe. Te vamos a enseñar este vídeo.
Es de un rapero que se llama Canserbero.
Mataron a su hermano y él juró vengarse porque se lo había prometido a su padre.
Las cinco cabecitas miraban admirados a la pantalla del móvil mientras una voz desgarradora aullaba sus penas.
El audiovisual estaba en formato cómic. Un hombre joven, postrado en la cama de un hospital, se debatía entre la vida y la muerte mientras soñaba con la venganza.

“ La rabia es tanta que me ahoga”
“Nunca había olido droga pero ahora es necesario para cumplir con lo que el corazón me implora”

Mientras  Canservero rapeaba estos versos el protagonista del vídeo-cómic  abría un cajón que contenía una pistola y dos bolsitas de droga.
Luego disparaba a unos, a otros.
 Los sollozos, las imágenes, las miradas de los alumnos.
 La atmósfera se espesaba por momentos.
Bueno dejadlo ya. No me está gustando, es más. Esas imágenes violentas me agreden.

Y entonces recordé la última  película de Juan Manuel Cotelo que he visto el pasado fin de semana. Se titula “El mayor regalo”. Un film que habla del perdón a través de los testimonios de quienes lo han dado o recibido. Personas como Tim Guérad, un campeón de boxeo francés a quien su madre abandonó a los tres años atándole a un poste. Poco después su padre le recogió pero a causa del alcohol llegó a propinar al pequeño Tim una paliza que le dejó en coma. El deseo de venganza le ayudó a sobrevivir pero un día Dios se cruzó en su camino a través de un vagabundo, luego fue mediante un sacerdote. Y fue entonces cuando comenzó el combate más duro de su vida: el de perdonar a su padre. Otra de las historias que narra  la película es la de Irene Villa, la niña que sufrió la amputación de las dos piernas en un atentado terrorista perpetrado por ETA. Pero que fue capaz de perdonar a sus agresores.


Les hable a mis cinco alumnos de estas historias y del resto de las que aparecían. Les sorprendió comprobar que hay gente que es capaz de perdonar sin límites.
No son muy abundantes estos ejemplos en las redes.
La película ha sido financiada mediante crowfounding, es decir, los productores de la misma han sido ciudadanos anónimos, comunidades de vida contemplativas, grupos de personas que han querido invertir en valores de los que de verdad rentan.
Puede ser una buena opción ir a verla a los Van Gogh éste fin de semana con nuestros hijos o con cualquier persona que esté  necesitando del perdón.

Quizá si cancerbero la hubiera visto no hubiera acabado su vida arrojándose desde un décimo piso.

Que Dios le haya acogido y perdonado en su infinita misericordia.

sábado, 17 de noviembre de 2018

SED DE ETERNIDAD


    El mes de noviembre siempre viene emanando cierto aire lúgubre con sus recuerdos de los seres queridos. Aquellos  que dejamos atrás  pero regresan en  vívidos recuerdos. Resucitan devolviéndonos instantes perdidos,  reviviendo presencias que se tornaron en ausencias. Es un mes de pausas y remolinos , como las  hojas que se amontonan en los recodos de los caminos del mismo modo que las añoranzas arremolinadas en el desván de nuestros duelos despiertan para revolver  nuestros pensamientos. En este mes supuran de nuevo  las heridas que inesperadas partidas dejaron  sin evacuar algunas dudas junto a varios remordimientos por cosas que quedaron inconclusas. A veces también aparece la rabia por haber defraudado las expectativas de aquellos que se fueron. Pero es  también tiempo de esperanza y consuelo cuando acertamos elegir el cauce correcto para drenar nuestra pena.
     Es un tiempo en que emanan por doquier remembranzas y vienen a nuestra  mente  aquellas  palabras que finaron  aser pronunciadas.  Quizá las pronunciamos tarde al pie de la sepultura, como el arrepentimiento que salvó a D Juan Tenorio de las garras del infierno. Al pie de la sepultura de una Inés nívea cuya pureza pudo vencer al mismo principe de los infiernos. La joven novicia fue la intercesora  para que Dios en su infinita misericordia del célebre galán sevillano permitiera  que D Juan se librara del averno en el purgatorio hasta hacer los méritos suficientes para ganar el cielo.
Pero noviembre también es tiempo de alegrías de la mano de la hermosa Virgen Cecilia, cuya festividad, el 22 de noviembre, coincide con el día de la música. ¡Qué nula sería la vida sin escuchar  el rasgar de las cuerdas de una guitarra, las notas perdidas de aquel preludio de Chopin  o la dulce melodía salida de los labios de una joven que como  esa canción que la joven cantaora catalana Rosalía ha puesto de moda versionando la célebre poesía del místico San Juan De la Cruz! ¡Que bien se yo la fuente que mana  y corre aunque es de noche!
Esa fuente cuyas aguas son las únicas  que podrán calmar cualquier sed de eternidad.

viernes, 16 de noviembre de 2018

RELIQUIAS.

     La cuestión versaba sobre el término reliquia. Hablábamos de las de los santos como partes del  cuerpo de los mismos  o cosas que por haberles  pertenecido son objeto de veneración para los fieles. Por extensión también se usa reliquia  para referirse a cualquier  posesión  preciada que anteriormente  ha pertenecido a una persona querida y que motiva el que ese objeto que  hemos heredado sea para nosotros recuerdo entrañable de  alguien que significó tanto para nosotros.
    Era una clase de cuarto.
Les preguntaba si conservaban alguna reliquia de algún ser querido.
 Una  niña de ojos marinos recordaba a un amigo recientemente fallecido en accidente de moto.
  
   Yo guardo como reliquia un fragmento de la moto en la que mi amigo perdió la vida. 
Algunos compañeros se echaban las manos a la cabeza pensando en cómo su compañera podía soportar tener que ver a diario aquel fragmento de la máquina que fue ataúd del joven fallecido.
Todos habían conocido al muchacho que dejó su vida en la carretera.
Se hizo un pequeño silencio. Buen momento  para sugerirles  que es bueno a dotar los silencios de contenido.
Se pueden aprovechar para hacer una oración. Les sugerí.
¡Cuántas esperanzas truncadas detrás de aquellos que se quedaron en la carreteras!
. El domingo  recordaremos a todas esas víctimas en accidentes de tráfico.

   Pero reliquia tiene más significados aún. Se puede equiparar a tesoro, objeto que guardamos con mimo y devoción por ser de gran valor para nosotros. Como lo son los pobres que tanto ensalzó Cristo en el Evangelio.

      Cuentan que en tiempos de persecución  a los Cristianos, allá por el siglo III, San Lorenzo, que ostentaba el cargo de Diácono , fue apresado. El prefecto romano, conociendo que Lorenzo era custodio de los bienes de la Iglesia, le reclamó que entregara todas las riquezas acumuladas. El Diácono , una vez hecho el acopio oportuno acudió con todos los pobres que encontró, y presentándolos ante la autoridad Romana le dijo: Aquí están ,los tesoros De la Iglesia .

    Ellos, los pobres,  también serán los protagonistas eclesiales de un domingo que ya está a la vuelta de la esquina.Buen fin de semana.

viernes, 9 de noviembre de 2018

ASIA BIBI

La pasada semana recibíamos la  alegría.
Asía Bibi había sido absuelta por el Tribunal Supremo de Pakistán por el delito de blasfemia.
Llevaba confinada en un calabozo desde el 2010. India de la casta de los dalit, la más baja de todas, residía en una aldea junto a su marido y sus tres hijos siendo la única familia Cristiana. Un día durante la jornada laboral cometió la tropelía de beber agua de un pozo destinado a los musulmanes. Uno de los testigos la increpó y alentó a una multitud que la apaleó. Tras dejarla mal herida acudieron  a denunciarla. Fue condenada y sentenciada a la horca por delito de blasfemia aunque se le dió la posibilidad de renegar de su Fe Cristiana.
Desde entonces en varias ocasiones han llegado noticias de su inminente ejecución. Pero sorprendentemente las presiones internacionales procedentes de organizaciones no gubernamentales de distintos  signos han conseguido frenar su muerte.
Durante estos alargos años tuvimos ocasión de conocer el contenido de una carta que dirigió a su familia compuesta por su marido y cinco hijos a los que da ánimos para no perder nunca la fe y la esperanza.
Hijos míos, (...) papá y yo hemos tenido siempre el deseo supremo de ser felices y de haceros felices, aun cuando la vida no es fácil todos los días. Somos cristianos y pobres, pero nuestra familia es un sol. Me habría gustado tanto veros crecer, seguir educándoos y hacer de vosotros personas honestas… ¡y lo seréis! (...) No sé todavía cuándo me cuelgan, pero estad tranquilos, amores míos, iré con la cabeza bien alta, sin miedo, porque estaré en compañía de Nuestro Señor y con la Virgen María, que me acogerán en sus brazos. 
Parece que las presiones internacionales y la justicia por fin se habían impuesto pero las últimas noticias nos dicen que el  gobierno tras dos días de protestas se ha arrugado: ¡ha prohibido a Aasia que abandone el país y ha solicitado al Tribunal Supremo que revise su sentencia absolutoria! Así que Aasia sigue en la cárcel, a la espera de que su caso sea revisado otra vez por el Supremo. Mientras en las calles los extremistas piden su ejecución.
Pero estoy segura de que Asía sigue rezando firme y tranquila con esa luz de la fe que la impulsa a seguir adelante. 
Oramos por ella y su familia 


viernes, 2 de noviembre de 2018

¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?

Doblan en aquella torre.
En lo alto de la espadaña.
Su sonido recorre cada pueblo y aldea, ciudades y campos. Embarga de tristeza solemne a los que escuchan sus reclamos.
Es un toque pausado y con intervalos.
Suenan a pares porque son dos campanas las que se retan en sus toques mortuorios pugnando por ver cuál de ellos consigue provocar más nostalgias en las almas que recogen sus lamentos sonoros.
Doblan por los que se fueron y nos preceden en la esperanza del cielo prometido.
Doblan clamando una oración por las ánimas que suspiran por alcanzar una eternidad junto al Padre bueno que siempre espera con los brazos abiertos.
Sonidos lúgubres y monótonos que suplican misas por el eterno descanso de los que ansían convertirse en bienaventurados.
Hoy es día de recuerdos y remembranzas.
De poner los ojos en el firmamento para elevar una plegaria por aquel abuelo que nos arropaba en las noches de invierno o caminaba a nuestro lado enseñándonos los secretos de la naturaleza, o la abuela que nos contaba los cuentos al calor de la lumbre en la cocina mientras preparaba aquel guiso exquisito. O el padre y la madre que se fueron dejándonos solitarios o el hijo que partió joven contra toda lógica.¿ Y aquel amigo al que devoró  la enfermedad a edad temprana?
Evocación de los momentos pasados con ellos al ritmo lento del tañir de los metales mientras recordamos rasgos y voces, sonrisas y momentos perfumados de cariños compartidos.
Resuena gozosas como el tintineo de una campanilla las palabras de San  Agustín que pone en boca de los que no están: “No lloréis si me amáis” “Si conocierais el don del pPadre y lo que es el cielo...”¡Si pudierais oír el canto de los ángeles y verme en medio de ellos!” Dejad de tocar a muerto. Viene pidiendo paso el cielo.

jueves, 1 de noviembre de 2018

EL FOTÓGRAFO DE MAUTHAUSEN


Francesc Boix, el auténtico héroe, fotógrafo de Mauthausen




    Sobrecogedora historia basada en hechos reales donde todos los ingredientes de la cuestión nazi son perfectamente reflejados. Desde los horrores vividos en los campos de concentración- en este caso Mauthasen- donde los prisioneros eran considerados animales a los que explotar y dar caza, o relegados a protagonizar experimentos médicos dignos de la más diabólica de las mentes hasta la reflexión sobre la banalización del mal que la célebre filósofa Anna Arendt nominalizaba como la complicidad del mal encarnada en el manido dicho de “yo solo cumplía órdenes”. En ese sentido hay una escena sobrecogedora en la que el cruel oficial Ziereis que regenta el campo con ocasión del décimo cumpleaños de su hijo le regala un arma y se dedica a enseñarle a usarla en el transcurso del cumpleaños practicando con blancos humanos. “No son personas, son monos” sentencia con frialdad espeluznante ante el asombro de los asistentes y las lágrimas de sus pequeño vástago rubio al que ha obligado a apretar el gatillo sobre un camarero que habían sacado el campo de concentración con ocasión del evento.

   El film es narrado con maestría y  cuidadoso esmero en toda la dirección artística (primorosa fotografía, escogido atrezzo, magnífica labor de script) así como en la realización (acertados movimientos de cámara donde abundan los planos detalles, primerísimos primeros planos, picados y contra picados). La cámara narra concienzudamente estados de ánimo y perfila con maestría los planos psicológicos de los personajes. Impresionante la escena en la que se produce un paralelismo entre el zapateado de un cómico español que está representando una función teatral junto a sus compañeros para entretener a los nazis y el pateo que el oficial polaco encargado de la vigilancia propicia a uno de esos cómicos tras haberle arrojado por la escalera de la muerte de la que se dice en la película que cada peldaño está regado con sangre española.


  La trama gira en torno a Francesc Boix, un preso español que aprovechando la circunstancia de su trabajo en el campo como fotógrafo arriesga su vida al planear la evasión de unos negativos que
demostrarán al mundo las atrocidades cometidas por los nazis en este campo de concentración austriaco. Miles de negativos que son ingeniosamente hurtados para mostrarle al mundo este holocausto de muerte y crueldad. Estas fotografías que Boix y sus compañeros lograron salvar fueron

 determinantes para condenar a altos cargos nazis durante los juicios de Nüremberg en 1946. Boix fue el único español que asistió como testigo.
   Al final de la película se suceden las  fotografías del héroe español y el espectador descubre que hay varios planos que han imitado al detalle tales fotografías en la ética y la estética. 
Mar Targarona, directora y productora del filme ha sabido también reflejar la cuestión femenina al abordar la prostitución en el campo, aspecto bastante desconocido. Un detalle que los oficiales de las SS del campo querían tener para favorecer a algunos de los presos más colaboradores. A cambio de los servicios  que los presos les hacían los nazis les ofrecían un rato de asueto en brazos de mujeres que eran sus propias compatriotas.  “Yo sólo soy una anarquista borracha” dice una de las desafortunadas mientras Boix se afana en vano por encontrar alivio en sus brazos. En relación con este tema hay un plano final en el que dos prostitutas- una de las cuales había colaborado en el ocultamiento y posterior salida de los negativos- están tumbadas en la hierba esperando su destino tras la liberación del campo. Sobrecoge y admira el aspecto de indefensión y desarraigo que las actrices han sabido plasmar en la caracterización de sus personajes.
   Un aspecto interesante del film también es sin duda el tratamiento de La Luz y la fotografía como no podría ser menos ya que este es el tema central de la Trama. Predominan  atmósferas blancas y grises.


    El único inconveniente en mí opinión ha sido el tratamiento que Mario Casas- que encarna el papel protagonista- ha hecho de Boix. Le presenta como un hombre con pocas variaciones en el carácter, excesivamente flemático  y plano. Le falta dramatismo. En algunos momentos como cuando se relaciona con el  niño que llega al principio de la película al campo y en torno al cual también gira el hilo argumental, Casas adopta un perfil paternalista un tanto postizo.
Hay un momento de climax en la película cuando se obliga a los presos españoles a procesiona ante el cadaver de un hombre al que se ha ahorcado por intentar escaparse. Con ello los oficiales de las  SS pretenden convertir el castigo en ejemplarizante. La cámara se recrea en cada una de las caras, parece querernos decir. ¿Cómo es posible que cientos de miles, millones de personas estuvieran muriendo en el corazón de la propia Europa y nadie supiera Nada? ¿O es que todos estaban mirando hacia otro lado? La historia no es en absoluta  nueva.


El avestruz y el ser humano tienen en común  mucho más de lo que parece. Para muestra basta mirar el  cementerio de seres humanos errantes que alberga ese legendario mar que se extiende a los pies de nuestra península.
Recomendable pues. Se ha conseguido un producto digno que puede asegurar tertulias de enjundia al calor de un aromático  café.


El cine español una vez más nos sorprende positivamente rescatando la figura de un héroe que con las lentes de su cámara contribuyó a dar a conocer una triste verdad.


ROMANCERO GITANO