viernes, 30 de octubre de 2020

TIEMPO DE RECORDARLES

 Tiempo de recordarles.

 

Cercanas ya la fiesta de todos Los Santos y la de los fieles difuntos,  comienza el tiempo de ojear las viejas fotografías, esas que aparecen llenas de testigos de un pasado familiar conjunto. Que atesoran recuerdos devolviéndonos, cuando las miramos, ráfagas de memorias unas veces dolorosas, gozosas otras. Renacen las historias que una vez protagonizamos junto a los miembros de nuestro clan familiar. Reunidos en torno a la abuela que, sentada en el escaño miraba a la nietada revoloteando como mariposas irisadas por los recovecos de la sala de estar. Acontecimientos que permanecen congelados en el papel fotográfico, preso tras el cristal. No siempre son gratos los recuerdos pero están ahí. A nadie se le ocurre recortar una foto para cambiar la historia porque el clan no sería el mismo. Ese malsano afán de revisionismo histórico que parece habernos entrado de repente con la misma insistencia del virus cansino.  Todos ellos, esos rostros  que permanecen en los estantes de nuestras casas son para nosotros  compañía y sentido. Raíces que en mayor o menor medida, significan lo que somos y permanecen vigilantes como necesaria comparsa. Sin ellos no podríamos entender ni orientar nuestro vuelo. 

Oremos a Dios por ellos. Por todos ellos. 

lunes, 26 de octubre de 2020

PEREZA MORTAL





Le agradezco con otra sonrisa su mentira piadosa. Yo también tengo que decirle algo. Siempre supe que su hermosa melena caoba, esa que ondea al viento con aires de mujer fatal, es una peluca de pega. Y del resto ¡qué quiere que le diga! Nuestro niño es tonto. Tonto de remate. Ahora vaya y grítele a todo el mundo que el padre de su hijo es un fornido cornudo al que su mujer se la pegó con otro.
Es un alivio Eva, que conozca a la perfección esta que fue su casa y sepa dónde queda  la puerta de la mía.
Con gusto la acompañaría al ascensor, pero ¡qué quiere que le diga! De pronto me entró una pereza mortal.

domingo, 18 de octubre de 2020

CUANDO SE LO CUENTE A DIOS

 


CON LOS POBRES NO SE JUEGA

 


Quizá si dejo de buscarme

podré encontrarte.

Como dijo el principito

lo esencial es invisible a los ojos,

solo con el corazón 

se puede ver.

Hoy te vi de lleno

te adheriste a mis manos 

con la fuerza de las llagas

de tu cruz.

Cuerpo de Cristo

sangrante, descarnado, maloliente.

No eres el Cristo sonrosado 

que nos venden

eres un Cristo que cuesta

lleno de costras, descarnado.

Para golpear mi orgullo.

Con ellos no se juega

retumbaste en mi conciencia

y quebraste mis pasos 

para hacerme besar un suelo

que tú mismo me has dado

para que lo pise, sin pisarlos.

Y caí al suelo

sin apoyo, besé la tierra que hizo.

Estalló la luz del desencanto

fui vencida por mis vanos destellos

puro engaño.

Hágase Señor.

Hágase tu voluntad.



viernes, 16 de octubre de 2020

LA BUENA NOTICIA DEL DÍA

 


DE LA NECESIDAD, VIRTUD

 De la necesidad virtud. 

 

La situación actual exige reinventarse. Todo menos quedarse de brazos cruzados esperando a que el orden se restablezca. En espera del retorno de  la añorada realidad a la que estábamos acostumbrados debemos exprimir los recursos que tenemos. Convertir lo virtual en virtud. Como la iniciativa que Obras Misionales Pontificias ha tenido este año para recaudar fondos para el DOMUND. La primera carrera solidaria virtual. Se trata de escribir  en la barra del navegador lo siguiente: DOMUND   Carrera Solidaria y una vez en la página web  elegir un equipo con el que participar de entre los siguientes: Angola, Camerún, Japón, Perú, Tanzania y Vanuatu, este último en Oceanía. Luego realizas la  donación y eliges  una distancia a recorrer entre 3, 5 y 10 km.  Una  vez hecha  la elección  te envían un  correo electrónico de confirmación  con tu dorsal personalizado. Eso sí, será necesario que luego cada uno individualmente recorra por su cuenta, andando o corriendo los días 17 y 18 de octubre la distancia elegida. 

Una buena disculpa para recorrer la Candamia vestida de ocres y rojizos  o las márgenes del Bernesga que nos regalan deliciosas estampas otoñales o cualquiera de tantos y tantos caminos que salpican nuestros pueblos.

Con tan sencillo y novedoso gesto habremos contribuido a una causa noble y cuidaremos nuestra salud regalándonos una necesaria dosis de ejercicio físico. La mejor manera de hacer de la necesidad de nuestros hermanos una virtud.

jueves, 15 de octubre de 2020

DE LLUVIA

 


Cuando tú lluevas horizontal

Yo lloveré vertical.

Y seremos suma

enredada

en un viento sembrado de aerosoles.

La nube sorda

que se quedó aguardando

a que la tarde encienda las sombras.

Salgamos danzando

en lluvia

que no cesa.

Cuando tú lluevas

y yo pueda llover 

contigo.



viernes, 9 de octubre de 2020

TUTTI DESTELLO

 TUTTI FRATELLI

Por Marta Redondo para “El Espejo” COPE León.

9 octubre 2020

 

A veces nos interpela aquella frase célebre de San Pablo. “El que no trabaje que no coma” que escribió en su segunda carta a los Tesalonicenses. Trabajar para vivir, por un trabajo decente, jornada  que celebrábamos esta semana con una vigilia de oración en la Parroquia de San Lorenzo aquel diácono del siglo III después de Cristo custodio del más gran tesoro De la Iglesia: los pobres. Los preferidos de San Francisco y de nuestro Papa, que por algo eligió el nombre de il poverello de Assisi, el pobrecito de Asís. 

De ellos se ha vuelto a acordar en su última encíclica presentada esta semana “Tutti fratelll”  . Esos pobres de los que se dice molestan porque como dice la filósofa Adela Cortina en su libro Aporofobia  “El rechazo al pobre” vienen a complicarnos la vida a los que -cito textualmente – nos vamos defendiendo porque no traen recursos sino problemas.  De él cuentan los desaprensivos que engrosará los costes de la sanidad pública, quitará trabajo a los autóctonos, es un potencial terrorista, traerá valores muy sospechosos y removerá, sin duda, el “estar bien de nuestras sociedades, en las que hay pobreza y desigualdad pero incomparablemente menor que la que sufren quienes huyen de las guerras y la miseria.”

Esos pobres pobres que hoy lo son más que nunca porque ni para mascarillas tienen. Los descartados a los que como dijo el Maestro, siempre tendremos con nosotros. 

Tutti fratelli, por una vida para ellos, decente, a ser posible.

viernes, 2 de octubre de 2020

QUE NO, QUINO

 


EL MISMO

 



Al salir de clase se acercó Bilal móvil en mano.

Profe déjame que te ponga  un vídeo.

Bilal es uno de los alumnos musulmanes que desde el año pasado se viene matriculando en religión católica.

El año pasado en cuarto de ESO.

Este año en primero de Bachillerato. Tenemos dos horas.

Quiero que él y Abde se encuentren a gusto. El mero hecho de tenerles en clase es un regalo. Ambos son magníficos, sobre todo como personas. Nobles, respetuosos, agradecidos. Valoran lo que tienen y respetan a sus mayores. Tienen mucho que enseñarnos.

El vídeo que Bilal quería mostrarme era de un niño sirio que, hablando en su lengua, narraba, entre lágrimas, sus desdichas como refugiado. 

No entendía su discurso pese a que Bilal me iba traduciendo las palabras árabes. Pero me bastaba mirar los grandes ojos repletos de pena de aquel pequeño de siete años.

Profe ¿sabes lo que a dicho al final el niño? Ha dicho : “Ya veréis cuando le cuente a Dios todo esto que estáis haciendo.”

Tragué saliva e intente sobreponerme a la pena.

El día debía continuar. Tenía clase con tercero a continuación.

Bilal me sonrío con tristeza por encima de la mascarilla.

Su Dios, mi Dios. Compasivo. El mismo.

Presiento que este grupo de Bachillerato me depara grandes mañanas.

ROMANCERO GITANO