viernes, 25 de enero de 2019

EL EFECTO PIGMALIÓN



    Pigmalión era un rey que había estado buscando durante muchísimo tiempo a la mujer de sus sueños. Era muy exigente. Aspiraba encontrar a la mujer perfecta. Y frustrado  en su búsqueda, decidió no casarse dedicando su tiempo a crear prodigiosas esculturas para compensar la ausencia de su ideal amada. Una de estas obras, Galatea, era tan bella que Pigmalión se enamoró de ella, la cuidaba y acariciaba con la esperanza de que algún día cobrara vida. Fue  Afrodita, diosa griega del amor, quien, conmovida por el deseo del rey, le dijo "mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal". Y así fue como Galatea se convirtió en humana y cómo Pigmalión fue premiado por su Fe y paciencia. 

Las mismas de las que tuve que hacer acopio aquel dīa en que tuve que parar la clase por culpa de aquellos charlatanes

.- Llevo soportando vuestras charlas desde el principio de curso. Os miro,  caminando  entre vuestros pupitres, os echo alguna indirecta pero no hay manera. No calláis ni debajo del agua.
    El próximo día quiero que os sentéis de otro modo. Como queráis pero no quiero volveros a ver juntos. 

   Al siguiente día comenzada la clase nuevamente oigo chismorreo al fondo.
Compruebo que la asociación ilícita de charlatanes continúa operativa.

.- ¡Pero chicos no os dije que no os quería volver a ver sentados juntos!

.-  Profe, yo si te hice caso.

Miré en derredor.

En los primeros sitios de la clase uno de los alumnos que formaban parte del molesto contubernio al que había amonestado verbalmente si me había hecho caso.
Es un alumno de esos que llaman disruptivos, que siempre aparece en la nómina de guerreros. No obstante al principio de curso le nombre  ayudante y cada día le he repetido una y otra vez lo importante que es que el que tiene una responsabilidad sea el primero en dar ejemplo ante la clase.

Ese día me recordó que el si que me había hecho caso.

Profe, ya sabes, tu siempre me dices que debo dar ejemplo.

Ambos nos sonreímos con cierta complicidad.

  Comprobado.

 Si tenemos expectativas positivas sobre alguien eso puede influir en su comportamiento. Pero para ello es necesario vencer resistencias iniciales y apartar un poco la lógica a la que estamos acostumbrados. Seguramente si se lo cuento a algún colega no lograré que me crea. Este alumno es de los malos malotes.

Bien lo intuía  Pigmalión. Pero para eso es necesario confiar en el otro, creer que puede ser capaz de vencer inercias, derribar prejuicios, indagar para buscar resortes de cambio y superar las  profecías que a veces arrojamos sobre los demás para prefigurar un futuro que desconocemos. Afortunadamente nadie tiene el destino del tiempo ni la llave del cambio en sus manos.

 A los educadores nos toca siempre apostar por lo imposible. 

Abanderar utopías confiando en que en cualquier momento, 
a la vuelta de la esquina, 
siempre acechan
 los pequeños milagros.

martes, 22 de enero de 2019

MUERTES




Se nos muere la vida de no usarla.
Y los versos de emponzoñarlos
disfrazando los instantes 
de liturgias estériles.
De vanas palabras
que no dicen nada 
porque no sienten 
ni declaran.
Se nos muere la vida de no gastarla
doblada con los pliegues
del olvido innombrable 
que derramaste.
Sísifo perpetuo
que neciamente perece
sin destino incierto.
Se nos mueren los sueños
de apuñalarlos
con la cordura de la rutina
que atenaza quimeras
mientras Pandora se ríe
mirando las cometas 
que se escaparon 
para no morir.

sábado, 19 de enero de 2019

RECORDANDO LA HISTORIA

    Andamos de cine Espiritual esta semana. Por eso me he animado a trabajar con ellos una de las películas que la organización de la actividad cinematográfica ha propuesto para trabajar con alumnos de secundaria y Bachillerato. La bolsa de canicas es una historia basada en hechos reales que narra las peripecias de una familia francesa judía compuesta por un matrimonio y sus cuatro hijos. Debido a la ocupación alemana los dos pequeños Joseph y Marie, de 10 y 12 años respectivamente se ven obligados a separarse de sus padres para huir a territorio libre de las funestas huestes del III Reich alemán. Los niños atraviesan situaciones muy duras para poder garantizar su superviviencia.

  La historia ha sido pretexto perfecto para hablarles del holocausto judío, materia que el propio Real Decreto que establece el currículo básico de la ESO y Bachillerato establece como contenido insoslayable de cualquier programación docente. Por eso nunca debe resultar  cansino incidir en uno de los acontecimientos que más deberían abochornar a la humanidad. 

Aún hay alumnos que ni siquiera saben escribir el nombre de Hitler.

   Cuando les anuncié la película que íbamos a ver un par de alumnos se empeñaron en contar chistes de judíos, seguramente de esos que circulan por las redes sociales para divertimento de los desocupados. Se lo impedí explicándoles que un episodio histórico que ha causado el exterminio de seis millones de personas nunca puede servir de mofa.

   Podemos reírnos de mil cosas chavales, pero no del sufrimiento de un pueblo. 

Completé la clase con algunos datos históricos y mostrándoles algunas fotos de Auschwitz, triste campo de concentración que tuve la ocasión de visitar cuando acudí a la JMJ a Polonia: los largos pabellones que ocultaban las cámaras de gas, los estanques de cenizas, la celda donde rezó el Papa Francisco recordando al sacerdote polaco Maximiliano Kolbe que cambió   su vida por la de un padre de familia salvándole de una muerte segura.

    Sorprende escuchar a algunos alumnos hablando  con cierta admiración de la ideología nazi como preocupan algunas actitudes de rechazo al extranjero que se siguen constatando en las aulas.  

   Por ello resulta necesario incidir en el conocimiento de la historia. De ese modo al menos sabrán la verdad y no podrán hablar desde la ignorancia. Si hay algo que he aprendido en estos años de profesión es que en educación nunca se debe dar nada por supuesto.

Los que se olvidan de la historia están condenados a repetirla.

viernes, 18 de enero de 2019

¿ A QUIÉN PUEDE SALVAR UN NIÑO?



-->
Visualizaba el vídeo promocional que Obras Misionales Pontificias ha editado en su página web con motivo de la Jornada de la Infancia Misionera que se celebra el día 27 de enero y que este año tiene como lema: Con Jesús a Belén ¡qué buena noticia!.

Recomiendo este  delicioso audiovisual en que dos juguetones pastorcicos andan un tanto despistados triscando por las praderas hasta que reciben la noticia de un ángel que les anuncia el nacimiento del Salvador que es Cristo, el Señor.

 Daniel, uno de los zagales, siente curiosidad por ir a ver al divino niño, pero su compañero Tomás, ocupado por recuperar una oveja extraviada, se resiste a ponerse en camino. Curiosamente persiguiendo al animalito  perdido ambos acaban encontrándose en el establo donde José y María acaban de ampliar su familia. Daniel queda maravillado ante la visita de los Reyes Magos de Oriente, pero el pequeño Tomás haciendo honor a su nombre, se muestra incrédulo.
-       Mira Tomás, realmente es El Salvador.
-       Venga Daniel no seas tonto ¿A quién puede salvar un niño?
Interesante pregunta que todos podemos hacernos cavilando sobre las numerosas situaciones que han sido salvadas por la presencia de un niño: Navidades insulsas que se tornaron mágicas, existencias grises de ancianos olvidados que fueran revitalizadas por la ingenuidad de un nieto que les necesitaba, adiciones superadas por el acicate de un hijo por el que luchar, viejas canciones y poesías de la niñez que sepultadas en nuestra memoria resucitan para resonar en los oídos del nuevo miembro de la familia…¿y esa ilusión de la noche de Reyes que recuperamos gracias a nuestros pequeños hijos?.
Ellos nos devuelven la frescura, son el rumor del río, el tintineo de la campanilla que despierta nuestra infancia dormida, esa voz que recupera la magia latente en los pequeños milagros que encierra nuestro mundo. Pueblan, con sus arco-Iris, nuestros horizontes demasiado adultos prestándonos un poco de esa inocencia del que está estrenando la vida.
Por eso aquel niño de Belén, cuando se hizo grande, nos recordó, como siempre, lo esencial. Hace falta hacerse niño para acceder al Reino de los Cielos.

sábado, 12 de enero de 2019

NUEVAS SUSTANCIAS, VIEJAS BATALLAS



Yo era tan incáutamente joven como los adolescentes con los que todos los días me encuentro en las aulas.
Él iba tambaleándose por la acera en un Ordoño II a oscuras.
Iba puesto de heroína hasta arriba.
Me empeñé en  ayudarle y acudí al día siguiente a Proyecto Hombre para que le recogieran.
Pero nada podían hacer. Mi nuevo amigo llevaba varias tentativas frustradas de tratamiento.
Al final apareció muerto por sobredosis un día en un parque de León.
Supongo que eso fue determinante para que yo me hiciera voluntaria de esta institución.
Por eso acudí contenta con mis alumnos a esta tercera convocatoria que los  profesores de Religión hemos preparado   en torno a la dignidad de la persona este año centrada en el mundo de las adiciones. Esperaba que Proyecto Hombre les previniera por ejemplo   contra el abuso del cannabis tan tristemente de moda entre nuestros jóvenes. Pero el discurso se centró en las llamadas nuevas adiciones sin sustancias que han generado neologismos tales el de nomofobia o miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil, o el de infosurfing que es la  navegación continua y prolongada en internet sin objetivos claros u oniomania que es la compra compulsiva online en internet. Gambling que es la adición a juegos de azar por internet. Términos todos ellos tan recientes que conservan su ropaje de neologismo prestado de la,lengua inglesa al no haber tenido tiempo ni siquiera de que la Real Academia de la Lengua les haya incorporado a su diccionario.  Cualquier  actividad que nos produce  satisfacción , puede convertirse en conducta adictiva si  perdemos el control sobre su uso. Inadvertidamente  se puede pasar de forma progresiva del uso al abuso y de éste  a la dependencia; del divertimento a la servidumbre. Ciertamente algunas personas por su temperamento o carácter pueden ser más proclives a caer en las redes de la tiranía de las pantallas incluso hay teorías que aseguran cierta predisposición biológica para la adicción en determinados individuos pero lo,cierto es que la voluntad también es posible educarla. 
Proyecto Hombre en su fundación especializada para jóvenes llamada  Proyecto Joven ha lanzado un sugerente rap con este mensaje: 

Cada 5 minutos miras la pantalla ¿que andas buscando que es tan importante? 
Si pierdes el móvil te falta el aire. 
Nuevas sustancias, viejas batallas

La vieja batalla, una de las más importante por ser la que el hombre libra contra sí mismo. Nunca es tarde para comenzar la lucha. 
Todo menos morir de sobredosis.

viernes, 4 de enero de 2019

EL PESEBRE DE LA ROBLA


   

El pasado domingo 30 de diciembre celebrábamos en la Iglesia Parroquial de San Roque en la Robla la jornada de la Sagrada Familia. Fue una celebración entrañable preparada con esmero por los feligreses y  su párroco D. Juan Jesús Fernández. Al entrar en el templo nos vimos  sorprendidos por un portal de Belén concienzudamente construido con madera situado a uno de los lados del altar.. Una estructura a tamaño real  que albergaba a una familia viviente representando a  la Sagrada Familia de Nazaret. En brazos de María, un hermoso y rollizo bebé,  representaba dignamente a Nuestro Salvador. Y junto  a ellos un nutrido enjambre de pequeños y coloridos pastores completaba la escena en torno al altar en el que celebramos el sacrificio eucarístico.   Emulaban así los roblanos a San Francisco  de Asís hace muchos años, allá por 1223 en Greccio, Italia, cuando una Nochebuena quiso sorprender a los habitantes del pueblo. Un amigo de Francisco era propietario de un bosque en las montañas.  En él había una gruta que a Francisco se le parecía mucho a la cueva donde nació Jesús y que él había conocido  en su viaje a Tierra Santa.    Francisco  le propuso a su amigo la  idea de hacer allí un pesebre viviente  y juntos lo prepararon todo, secretamente, para que fuera una sorpresa para los habitantes del pueblo.    Entre ellos,  eligieron  algunas personas para que  representaran a María, a José,
 y a los pastores haciéndoles prometer   no decir nada hasta Navidad, y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron, como nuestros amigos roblanos, un hermoso bebé para que representara a Jesús!       En Nochebuena, cuando todas las familias estaban reunidas en sus hogares, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban volteando con ligereza celeste!!… Nadie sabía qué estaba pasando…aquel tipo de toque nunca antes había sido escuchado.    Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas. Entonces divisaron  a Francisco haciéndoles señales desde la montaña para que subieran.   Alumbrándose con antorchas, en medio de la fría y oscura noche, se dirigieron al lugar indicado, y) cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas.. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José no se cansaban de admirar al niño recién nacido, los pastores embelesados y…seguro que echáis de menos a alguien en esta escena. 
Los Reyes Magos.

Que no cunda el pánico, en un par de días les tenemos aquí. 

ROMANCERO GITANO