jueves, 4 de mayo de 2017

LLENO DE NOMBRES






Tengo que lograr esa atención plena que pretende el mindfulness.
A lo mejor el rosario me ayuda. Y la oración no deja de ser una forma de atención.
Venga. Ahí va un misterio por ese compañero enfermo.
A ver si me centro.
Primer misterio..por la otra acera va ese alumno que dice que es ateo y atiende tan bien en clase...
Vaya ya me estoy distrayendo.
¿Cómo les habrá ido en el colé esta mañana?....pronto serán las fiestas ojalá haga buen tiempo.
Dios te salve María...
que no sufra más, ver ese rostro surcado de dolor me parte el alma...cuando uno llega a anciano todo debería ser plácido...el Señor es contigo.  Qué encantador ha resultado ser  ese profesor de matemáticas con el que me tomé el café. Le había juzgado mal por aquel comentario. Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad...entre todas las mujeres. Y ese alumno que me dado el dinero de la excursión. Siempre tan cumplidor.
Y bendito el fruto...el timbre de una bicicleta me require. Si es que voy por medio del carril bici. Pero el ciclista pese a la infracción levanta la mano en señal de condescendencia. Un caballero  ese hombre del maillot amarillo.
Ruega por nosotros...
¿Y cómo andará mi querido amigo?¿Estará bien? Seguro que el pequeño ha crecido mucho...
Y en la hora de nuestra muerte...
Parece un milagro escuchar este delicioso trino en medio de un solar repleto de escombros...

Pues bien cierta es la frase que les di a los alumnos esta mañana.

Orar es llenar el corazón de nombres aunque a veces sean tantos que sólo da para un misterio.
Ya llego a casa.
Amén.