lunes, 15 de junio de 2015

THANK YOU

Desde que la descubrí no puedo dejar de escucharla ni tararearla.
Se me esponja el alma de ganas de dar gracias por ¡tantas cosas!.
 Todo es gracia y don.
Tantos regalos que llenan nuestras jornadas de pequeñas sorpresas.
El olor matinal a café, aquel watsapp que tiñe de esperanza las primeras horas del día, el guiño del amigo que dibuja una sonrisa en el rostro aún somnoliento, las personas que cada día se cruzan en nuestro camino al cole con sus conversaciones animadas, la hermosa Virgen que preside la blanca columna donde juegan los niños al salir del Cole en las tardes soleadas, la algarabía a la puerta del cole teñida de azul marino, la sonrisa de los compañeros que animan la tarea y tiñen de esperanza la jornada escolar, el timbre que anuncia que comienza la siembra, el reto, la aventura de descubrir que esas almas desbordan vida y ganas de comprender este complejo pero a la vez bello mundo. Ellos lo pueden todo, lo valen todo, lo empujan todo, lo justifican todo, lo dan todo.
Y luego retornar al hogar donde espera el remanso y descanso. Ese maravilloso invento que es la familia donde te quieren por lo que eres y a pesar de como eres.
 Y los amigos tan variados y distintos que aportan tanto a nuestras vidas con sus matices y colores.
Y al finalizar el día las nubes rojizas que se abren paso entre los nubarrones grises hechos de jirones. Esas nubes rojas repletas de crepúsculo esperanzador que presagian que al día siguiente volverá a salir un hermoso e inmenso sol que nos regalará la luz con la que nuevamente volveremos a ser felices.

Gracias por cada día, por cada rayo, por cada suspiro, por cada caída y caricia. Por cada nube y canto.

Gracias por todos y por todo....a ti Señor de la vida.

domingo, 7 de junio de 2015

Un ramito de violetas para una despedida







Hay personas que marcan y otras que nos hacen desmarcarnos a base de sin sabores. 
Hay personas que siempre están donde deben estar y otras que siempre aparecen como descolocadas. 
Hay sujetos que permanecen fieles y otros que cuelgan la fidelidad del perchero siempre que salen de casa.

Pues tu,  mi buen compañero Jesús eres de esa primera clase de personas.

Me pidieron que escribiera una semblanza para tu jubilación.

Y lo cierto es que me ha llevado muy poco tiempo hacerlo.

Fue sencillo, no tanto leerlo con brío. Te aseguro que me temblaba hasta el carné de identidad a medida que iba leyendo lo que escribí para tí Jesús. Fue entonces cuando me di cuenta del afecto que te tengo y de lo mucho que tengo que agradecerte.
Un agradecimiento especial por transmitirme toda la información de manera objetiva y pulcra, sin contaminaciones ni adulteraciones. ¡Consejos pocos Marta!.

¡Qué noble y grande hay que ser para decir eso después de toda una vida dedicado a la enseñanza!

Por eso...¡va por ti Maestro!

En un lugar del País Vasco de cuyo nombre si quiero y puedo acordarme
nació un tolosano ilustre al que tengo la suerte de conocer.
Caballero de noble porte y presencia pinturera
modales notables y finura exquisita en trato y maneras
tenue en la distancia y atento en lo cotidiano
como la fragancia de esa violeta 
que llega sin esperarla pero siempre llega

En todos estos años has dejado patente tu profesionalidad
en cada momento, acto o situación que viviste
cumplidor con creces de procedimientos, plazos y tiempos
a la vez que detallista en lo más pequeño
y atento a lo cotidiano.
Galante y leal en el trato
contundente en los momentos que lo precisaron.

Tus gestos serenos, a veces inesperados
pero siempre a tiempo
en el momento justo
en que lo requirieron las cosas

Acompasado, rítmico
mesurado, atinado.
Generoso, doy fe, con creces,
en el traspaso de poderes.

Gracias por entregarte con constancia
celo y profesionalidad
a todos y todo de manera callada
pero COMPLETA.

¡UN HONOR COMPARTIR FILAS CONTIGO COMPAÑERO!