martes, 18 de julio de 2017

POSTUREA




Fue mi hija quien me descubrió esta canción por casualidad haciendo que me reafirmara una vez más en la gran capacidad de autocrítica que existe en el mundo adolescente. Les suelen gustar estas canciones en las que se ven caricaturizados. Y esta canción es sin duda una de estas tonadas pegadizas que se descargan en los móviles. Pero cuando te molestas en escuchar la letra no tiene desperdicio...ya desde el principio.

Puesta de sol...échale otra foto...no sea que lo veas con tus propios ojos.
Me gustaría ser lo que aparento...dejar atrás la esclavitud de lo perfecto...
Si no te sientes guay es porque tu autoestima se mide en likes...
Disculpa sigue esta cadena...si no compartes este tema...morirá un gatito de pena por tu culpa...
Hogares donde se conecta el wifi...
Siendo ateos somos religiosos...
Facebook me recuerda que es el cumple de mi madre....
Y a los desconocidos se les llama amistades...
Antes era un fiestero ahora soy un runner...del deporte también se sale...
Quiero ser campeón de fitness de semana...
Se tanto de ti que has perdido mi interés...
No quiero ver dormir a tu bulldog francés...
Vas a pillar tortícolis inmerso en tu pantalla...

Una sátira en la que en mayor o menor medida todos podemos vernos un poco reflejados. Cuando la escuchas algo se puede revolver  en el interior como cuando te descubren ni fraganti haciendo algo que no debes. Querámoslo o no estamos atrapados por esta esclavitud del postureo. El dictado de las modas a las que nos empuja esa continúa búsqueda de la identidad, afirmación y aceptación. En el fondo lo que todos queremos es pertenecer a la tribu aunque a veces el precio que haya que pagar sea un poco alto. 


sábado, 15 de julio de 2017

MORENETA NO TE LO LLEVES


.- ¡¡Pero qué le han hecho a este hombre!!
    ¡ Parece que le ha pasado un tranvía por encima.!
.- Doctor, eso es justamente lo que le ha sucedido. Es un caso de atropello.
.- A ver enfermera páseme el informe. Varias costillas rotas, contusión en la pierna derecha, hemorragias internas...

Mientras el equipo médico recaban datos y cubría informes. Fuera seguía creciendo la muchedumbre. Pronto se había corrido la noticia del trágico accidente hacía 3 días en la calle Cortes de Barcelona. Entre los rostros cariacontecidos una mujer lloraba en silencio murmurando para sí.

.- Moreneta, no te lleves a D Antoni. Si él se muere que será de nosotros. Seguro que cierran las escuelas de la Sagrada Familia y entonces mi pequeño Joan volverá a la calle y ya no habrá nada que hacer.
¡Ojalá fuéramos ricos!... pero el Sergi con el sueldo de obrero que no nos llega ni para pagar el alquiler. Y además seguro que paran las obras de la cátedral. A ver que van a hacer sin D Antoni. Si se pasaba el día metido en el templo. Hasta dormía allí dicen...

Dentro de la habitación los sanitarios continuaban su tarea de identificación. A su lado un guardia civil con el tricornio en la mano asistía mudó a la escena.  Era el hombre que había intentado salvarle la vida, obligando a un taxista a llevarlo al hospital de la Santa Creu tras la negativa de unos cuantos anteriores  dado el penoso aspecto del ahora difunto anciano.s

Mira si. Aquí dice su nombre completo. Dese prisa enfermera.  Los  de la morgue están a punto de llegar. Copie.

Antonio Gaudí i Cornet. De profesión arquitecto. Nacido el 25 de junio de 1852. Fallecido en la calle...

Agente. Le han encontrado pertenencias personales.

Poca cosa doctor, un puñado de avellanas, una pequeña llave, un pañuelo, un rosario...ah si y el libro de los Evangelios.

domingo, 9 de julio de 2017

¿TRAGARSE LA PATRIA A PALADAS?


Yo tenía un profesor de antropología filosófica que decía que el instinto territorial es el más fuerte que existe. Más aún que el de supervivencia. Arriesgada aseveración que sin embargo viene corroborada por la legión de muertes que el desmesurado amor a la patria ha causado a lo largo de la historia.


Estos días se recuerda el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Aquel joven concejal del PP en el Ayuntamiento de Érmua al que ETA ejecutó tras 48 horas de  un secuestro asestándole a corta distancia dos tiros en la cabeza. Aquellos días la sociedad española se conmocionó y ETA comenzó a fraguarse su propia muerte.

¿Quién no recuerda dónde estaba en el momento en que se dió a conocer la funesta noticia de su muerte? Yo recuerdo perfectamente que estaba en mi pueblo con los ojos puestos precisamente en una ventana cuando desde el fondo de la casa donde veraneo se escuchó la noticia a través del receptor de radio. ETA sabía de antemano que además de ser materialmente imposible acercar a más de 400 presos en tan breve período de tiempo el Estado de derecho no agacharía la cabeza ante el chantaje terrorista.

La noticia fue un mazazo y generó en España el conocido grito de guerra basta ya amén de aquellas manos pintadas de blanco que se convirtieron en consigna  contra la Organización

Recientemente he leído la novela Patria de Fernando Uramburu que disecciona este episodio de nuestra historia reciente con gran maestría. Bittori es una mujer vasca a la que le han asesinado el marido. Tiene que marcharse del pueblo acosada por una sociedad en la que los valores parecen trastocados. Las víctimas no pueden llorar a sus muertos entre los suyos. Todo el mundo tiene miedo. El día del sepelio nadie del pueblo acude al funeral de su esposo y la mujer hace una triste reflexión: "Parece que en vez de enterrar al Txato le estamos escondiendo". Esa era la radiografía de una parte de lasociedad vasca por aquellos días. Corría el año1997 cuando la actividad de la banda terrorista se recrudecía especialmente en atentados, secuestros y catálogo de extorsiones varias.
En un momento de la novela, otro de los protagonistas, un preso etarra en la cárcel, se cuestiona si mereció la pena. ¿Patria o vida?

El verano es tiempo de lecturas y reflexiones. Ayer mientras me rondaban en la cabeza los recuerdos de Miguel Ángel encontré esta reflexión en la última novela Libro de José Luis Peixoto. Enterraban a una víctima que había fallecido durante la II Guerra Mundial.

¿Por qué tengo que ser yo el que se quede ahí, metido en una caja, tragándome la patria a paladas?

viernes, 7 de julio de 2017

DE CONGRESO




Es curioso cómo nos marcan las experiencias de la niñez.

Echan anclas en nuestro subconsciente conformando sin darnos cuenta nuestra cotidineidad
Recuerdo haber escuchado desde pequeña en el radiocasete del coche esas rancheras míticas  de Vicente Fernández. Mi padre siempre las tararea con ese vozarrón masculino que supongo cautivó a mi madre.

Y esa atracción por la música y por extensión a la cultura mejicana hizo que me acercara a aquella profesora hace unos días. Se celebraba el X Congreso Internacional de Buenas Practicas docentes sobre evaluación formativa y compartida organizado por la Universidad de León al que hemos acudido más de 200 profesionales del mundo de la educación primaria, secundaria y superior. Y Rosa, profesora en la Universidad Autónoma de Méjico formuló una pregunta a una deliciosa profesora inglesa ponente que había hecho las delicias de los que la escuchamos con una amena disertación sobre el mundo educativo.
Ese delicioso acento latino siempre ha sido para mí un imán. Y el imán propició que se creara, a golpe de interesantes conversaciones, una corriente de afectividad que se tradujo en una deliciosa tarde enseñando León a Rosa y a Nelly, su amiga chilena doblemente doctorada en filosofía  por la Universidad Autónoma de Madrid y por una Universidad alemana. Otra mujer fascinante que pese a haber superado los 70 corre cada mañana durante una hora y acude a Congresos Internacionales buscando aprender cada día más.
Recorrimos los lugares emblemáticos de nuestra ciudad. Su fascinación crecía por momentos. Cualquier rincón les parecía hermoso para tirar una foto.

Pero el culmen llegó en San Isidoro. Era el día de Santo Tomás y celebraban misa un grupo de sacerdotes presididos por Don Juan Antonio Menéndez. Mis amigas permanecieron largo rato sentadas degustando esa paz que se respira en la Basílica. La serenidad poblaba su rostro.

Aquí se respira paz. Ese fue su comentario casi al unísono

Posteriormente Dios asomó a nuestras conversaciones. Y de qué manera.

Al final siempre acabo encontrándomelo

Ahora mis amigas están en Madrid. Pero una parte de ellas aunque sea muy pequeña se ha quedado conmigo. Ese ha sido uno de los más hermosos frutos de este congreso sobre evaluación.

Ojalá que las vaya bonito híjole.


sábado, 1 de julio de 2017

SIEMPRE A MI LADO





Mientras recorro los pasillos vacíos del instituto reflexiono sobre la fugacidad de los acontecimientos que jalonan nuestras vidas. Hace nada el jefe de estudios recorría estos mismos lugares para darnos las instrucciones de principio de curso.

¡¡Cuantas gentes poblaron estas aulas de historias y palabras.!!

Algunos días vinieron exultantes de dicha y plenItud, otros se marchitaron en la desgana, los menos se alejaron afortunadamente arrojados con la esperanza de no ser recordados


Y  ya han llegado tiempos de cosechas académicas.


El verano trascurrirá pleno de nuevos lugares y gentes, o de los mismos pero en contextos diferentes. Cambiarán escenarios o se renovarán los habituales y nuevamente iniciaremos búsquedas: del descanso, el sol, sensaciones nuevas, paisajes diferentes, experiencias. 

Nos reencontraremos con amigos, disfrutaremos de eventos familiares, retomaremos partidas y charlas nocturnas buscando el refresco del anochecer, abrazaremos a los amigos que estuvieron lejos y paladearemos paseos con los habituales de los lugares de veraneo, refrescaremos gargantas en fuentes cristalinas o nos dejaremos seducir por el tinto de verano, bailaremos al son de la orquesta en las fiestas del pueblo o protagonizaremos algún evento deportivo algunos con el peligro a exponerse a lesiones faltos de costumbre de práctica deportiva, disfrutaremos de los nietos, retomaremos la charla con el anciano. 


Aspiraremos con intensidad la vida para disfrutarla.


Bajaremos persianas y echaremos cerrojazos a las puertas de nuestras viviendas habituales. Encargaremos a alguien que nos riegue las plantas.
Y más de un animal añorará su casa entre las paredes de extraños.
Tostaremos nuestros cuerpos al sol o nos dejaremos acariciar por las brisas marinas.

Y acompasado a nuestros momentos, vivencias, presencias y ausencias seguirá cerca el protagonista de nuestra historia. Un Padre que provee nuestra vida. Que la mima y anima, el mismo que nos edifica y acompaña propiciando todas las cosas y haciéndolas nuevas. El que nunca va de vacaciones pero siempre está presente en las nuestras.

Dios a la vista.

EL COLOR DE LA VIDA



Me urge compartir la fascinación que he sentido por esta historia
Maudie fue una mujer canadiense que vivió desde muy joven una enfermedad degenerativa que deformó sus manos y pies.
Huérfana de padres sólo le quedaron una serie de parientes que la trataban de inútil

¡No sabes valerte por ti misma!. Esta era la cantinela habitual que cada día taladraba sus oídos

El escape de Maud era la pintura. A través de ella, recreaba un fascinante mundo interior pleno de exuberante cromatismo. Gracias a esos escapes pictóricos le crecían las alas que el creador aparentemente le había limitado.
La historia ha sido llevada a la pantalla y podemos disfrutarla estos días.
El color de la vida narra esta historia real de una pintora folk canadiense que ve transformada su rutinaria vida en la casa de una tía tirana cuando un rudo pescador llamado Everett la contrata como criada para luego acabar convirtiéndola en su esposa. Conmueve observar la evolución que este hombre aparentemente despiadado va experimentado a medida que su frágil compañera conquista su mundo gris mediante la luz y plenitud que suelen desprender las personas acrisoladas por los sufrimientos físicos. El hombre, criado en un orfanato,  la trata al principio peor que a cualquier animal.


Mujer, primero son los perros, luego las aves y gallinas de corral...luego estás tu.


Pero Maud atisba un corazón dulce bajo aquella postiza rudeza y comienza a transformar la fea y desolada casa de Everet en un hogar plagado de dibujos que llegan a oidos del mismo Nixon.
La historia apuesta por el amor puro que triunfa más allá de las apariencias y convencionalismos
Conmovedora la escena en la que enfurruñado tras una pelea conyugal el pescador reconoce

¡Eres mucho mejor que yo!

Maudi balbuciente le contesta

¡Contigo tengo todo lo que necesito!

Eso es amor...y del bueno.