domingo, 27 de diciembre de 2009

Fiesta de la Familia – Un estracto de la homilía del Cardenal Rouco Misa Familia 2009


(...)Pero hay otro aspecto aún más grave y fundamental, que se refiere al amor conyugal como fuente de la vida: hablo del respeto absoluto a la vida humana, que ninguna persona o institución, privada o pública, puede ignorar. Por ello, quien negara la defensa a la persona humana más inocente y débil, a la persona humana ya concebida aunque todavía no nacida, cometería una gravísima violación del orden moral. Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente. Se minaría el mismo fundamento de la sociedad.”

Benedicto XVI nos enseña hoy, en medio de una crisis socio-económica generalizada, un cuarto de siglo después de la homilía de la Plaza de Lima, en su Encíclica “Cáritas in Veritate”: “La apertura moralmente responsable a la vida es una riqueza social y económica… Por eso, se convierte en una necesidad social, e incluso económica, seguir proponiendo a las nuevas generaciones la hermosura de la familia y del matrimonio, su sintonía con las exigencias más profundas del corazón y de la dignidad de la persona. En esta perspectiva, los estados están llamados a establecer políticas que promuevan la centralidad y la integridad de la familia, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, célula primordial y vital de la sociedad”.

El futuro de Europa, su futuro moral, espiritual e, incluso, biológico, pasa por la familia realizada en su primordial y plena verdad. ¡El futuro de Europa pasa por vosotras, queridas familias cristianas!

Habéis recibido el gran don de poder vivir vuestro matrimonio y vuestra familia cristianamente, siguiendo el modelo de la Familia de Nazareth, y, con el don, una grande y hermosa tarea : la de ser testigos fieles y valientes, con obras y palabras, del Evangelio de la vida y de la familia en una grave coyuntura histórica de los pueblos de Europa, vinculados entre sí por la común herencia de sus raíces cristianas. Unidas en la Comunión de la Iglesia, alentadas y fortalecidas por la Sagrada Familia de Nazareth, por Jesús, María y José, la podréis llevar a un buen y feliz término. ¡Sí, con el gozo jubiloso de los que han descubierto y conocen que en Belén de Judá, hace dos mil años, nos nació de María, la Virgen y Doncella de Nazareth, el Mesías, el Señor, el Salvador, lo podréis!

sábado, 26 de diciembre de 2009

LA FAMILIA, PATRIMONIO COMÚN DE LA HUMANIDAD


La celebración en la Plaza de Lima de Madrid del Día de la Familia, el próximo 27 de diciembre, pertenece ya a las fechas señaladas del calendario para los católicos españoles y para los hombres y mujeres de buena voluntad. Un año más, la familia será la protagonista de un encuentro que, como ha recordado hoy monseñor Juan Antonio Reig, no se organiza ni contra nada, ni contra nadie. Todo lo contrario. Si existen legislaciones que han pretendido acabar con la realidad del matrimonio formado por la unión entre un hombre y una mujer; si se dan silencios legislativos y políticos sobre las necesidades de la familia, no sólo en España, también en Europa, la respuesta cristiana siempre ha sido la de la presencia elocuente como testimonio de apuesta por el futuro de una sociedad en paz y en bienestar.

Donde se extingue la familia empieza la marginación de lo humano, la disminución de las posibilidades de desarrollo pleno e íntegro de la persona; sea apaga la inversión en el principal recurso de la construcción social y económica, el hombre y la mujer llamados a la felicidad. Todos los esfuerzos que se hagan para expresar la belleza de la familia cristiana serán pocos. Sólo en la medida en que existan familias educadas en el amor, Europa y España serán fuertes. La sociedad es lo que son sus familias. La Iglesia nunca ha vivido al margen de la historia. Con el Día de la Familia se trata de custodiar y hacer crecer lo que ha costado construir tantos años: una civilización, la europea, que es cristiana en su raíz y en su razón, y por tanto plenamente humana.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Del Mensaje Pascual Urbi et Orbi del Santo Padre Benedicto XVI


La luz de la primera Navidad fue como un fuego encendido en la noche. Todo alrededor estaba oscuro, mientras en la gruta resplandecía la luz verdadera «que alumbra a todo hombre» (Jn 1,9). Y, no obstante, todo sucede con sencillez y en lo escondido, según el estilo con el que Dios actúa en toda la historia de la salvación. Dios quiere ir poniendo focos de luz concretos, para dar luego claridad hasta el horizonte.La Verdad, como el Amor, que ella contiene, se enciende allí donde la luz es acogida, difundiéndose después en círculos concéntricos, casi por contacto, en los corazones y en las mentes de los que, abriéndose libremente a su resplandor, se convierten a su vez en fuentes de luz. Es la historia de la Iglesia que comienza su camino en la gruta pobre de Belén, y a través de los siglos se convierte en Pueblo y fuente de luz para la humanidad. También hoy, por medio de quienes van al encuentro del Niño Jesús, Dios sigue encendiendo fuegos en la noche del mundo, para llamar a los hombres a que reconozcan en Él el «signo» de su presencia salvadora y liberadora, extendiendo el «nosotros» de los creyentes en Cristo a toda la humanidad.
Dondequiera que haya un «nosotros» que acoge el amor de Dios, allí resplandece la luz de Cristo, incluso en las situaciones más difíciles. La Iglesia, como la Virgen María, ofrece al mundo a Jesús, el Hijo que ella misma ha recibido como un don, y que ha venido para liberar al hombre de la esclavitud del pecado. Como María, la Iglesia no tiene miedo, porque aquel Niño es su fuerza. Pero no se lo guarda para sí: lo ofrece a cuantos lo buscan con corazón sincero, a los humildes de la tierra y a los afligidos, a las víctimas de la violencia, a todos los que desean ardientemente el bien de la paz. También hoy, dirigiéndose a la familia humana profundamente marcada por una grave crisis económica, pero antes de nada de carácter moral, y por las dolorosas heridas de guerras y conflictos, la Iglesia repite con los pastores, queriendo compartir y ser fiel al hombre: «Vamos derechos a Belén» (Lc 2,15), allí encontraremos nuestra esperanza.

jueves, 24 de diciembre de 2009

ERA NOCHEBUENA


Tomado del calendario del Sagrado Corazón de Jesús.

Hace 123 años el gran poeta y dramaturgo y diplomático francés Paul Claude se sintió llamado por Dios. Era Nochebuena. Años después relataba él mismo su experiencia.

"Fui a Notre Dame de Parías para asistir a los oficios de Navidad. Yo no creía en nada, pero me parecía que en las ceremonias católicas encontraría inspiración para escribir algo...Los niños del coro vestidos de blanco estaban cantando lo que después supe que era el Magnificat. Entonces fue cuando se priodujo el acontecimiento que ha dominado toda mi vida. En un instante mi corazón fue tocado y creí. Creí con tal fuerza de adhesión, con tal agitación de todo mi ser, con una convicción tan fuerte, con tal certidumbre que no dejaba lugar a ninguna clase de duda...¡Dios existe!¿Está ahí!¿Es alguien, es un ser tan personal como yo!¡Me llama!¡Me ama!.
La misma noche de ese memorable día de Navidad tomé una Biblia y por primera vez escuché el acento de esa voz tan dulce y a la vez tan inflexible de la Sagrada Escritura que ya nunca ha dejado de resonar en mi corazón!

miércoles, 23 de diciembre de 2009

NAVIDAD


Tomado de Escritos Arvo. Artículos y conversaciones sobre fe y cultura. Año XXIX. nº 300.Diciembre 2009.

El protagonista principal de la Navidad es un niño, un bebé. No es una mujer en soledad, ni un padre, ni una estrella, ni un mito;sino un niño de carne y hueso, nacido en una familia pobre y en una situación de apuro. El hogar que Dios eligió para mirar por primera vez al mundo con ojos humanos fue un establo, una gruta. Lo que importaba era la familia: ésta es el hogar.
El hogar es el corazón del hombre, de todo hombre, no sólo de los cristianos. El hogar se constituye cuando los hombres acogen en Él a Dios y, como consecuencia a si mismos.
Todos los días son Navidad:¡Qué paradoja! La pobreza nos hace mirar a lo alto. Nieva, la Misericordia del Señor llena la tierra. En la noche cerrada hay una estrella; es para todos y es para siempre. Está señalando a una familiar pobre. Vamos a verla una vez más. Esta vez vemos los ojos abiertos del niño que "hace nuevas todas las cosas" y mira absorto al cielo, a sus padres, a una mula y a nosotros.

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

domingo, 20 de diciembre de 2009

Voluntarios JMJ Madrid 2011

Se necesitan voluntarios.
¡Difúndelo!

sábado, 12 de diciembre de 2009

SIEMPRE SEGUIRÁN EXISTIENDO LOS CIELOS AZULES

Pase lo que pase siempre seguirán existiendo cielos azules...

martes, 8 de diciembre de 2009

LAICIDAD POSITIVA


Artículo de Olegario González de Cardenal publicado en ABC en octubre de 2008 con ocasión del encuenctro entre Sarkozy y Benedicto XVI


Los hombres grandes, los pensadores de visión luminosa, los políticos perspicaces miran con amor hacia delante suscitando esperanza, mientras que los hombres pequeños, los pensadores superficiales, los políticos de visión provinciana, miran sólo al pasado con rencor y al presente con desdén.
Los humanos necesitamos guías que den que pensar, ofreciéndonos metas dignificadoras y abriendo caminos a la generosidad innata en el ser humano.
París ha propiciado el encuentro de dos hombres dispuestos a hacer de la cultura y del diálogo, en libertad y aceptación recíproca, el ámbito de encuentro entre los hombres de procedencias espirituales, sociales y religiosas distintas. Benedicto XVI ha hablado del camino de la teología y de las raíces de la cultura europea. En ella los monjes han sido pioneros y pilares, de lo que el cristianismo ha aportado y puede seguir aportando a la construcción de Europa, contribuyendo a ese triple quehacer permanente: roturar los campos para que, dando pan y vino, alegren el corazón del hombre (cultivo de la tierra); alentar los dinamismos del espíritu humano, recogiendo todas las aportaciones espirituales de Israel, Roma, Grecia, mundo islámico y mundo moderno (cultura); abrir la inteligencia y el corazón a la revelación de Dios, respondiéndole en la alabanza y la creación litúrgica (culto). Buscar a Dios y acompañar al hombre, renuncia a la inmediatez de la acción y del instinto para abrirse a la dimensión de eternidad, ínsita en nosotros: tales fueron pasiones permanentes de los monjes, signos así de la mejor humanidad. «Como encinas vigilantes son, de hoja y fruto perenne», decía de ellos Montalembert. He aquí sus tres grandes lemas: buscar a Dios («quaerere Deum»: si de veras busca a Dios, pregunta el abad a quien llama a las puertas del monasterio); la divina alabanza unida al trabajo esforzado (ora et labora); acoger a cada huésped como si fuera Cristo en persona (hospites tanquam Christus suscipiantur). Todo hombre tiene que cultivar hoy una dimensión monástica: interioridad, oración y silencio, con abertura a un Absoluto de amor, si quiere preservar su dignidad personal de la trivialización, la rutina y la desesperanza.
En el solar de Europa están vivas esas semillas y raíces monásticas. De ellas nació el amor a la palabra y a la Escritura, al arte del libro y su lectura. La crítica textual, la filología, la hermenéutica nacieron de la pasión por entender la Biblia, y a la vez que ella por entender a Homero, Platón, Virgilio y Cicerón. del hombre.(...)
Más innovadoras que el discurso del Papa, reasumiendo ideas familiares desde los comienzos de su pontificado sobre la necesaria correlación entre fe y razón como único camino para superar fundamentalismos y relativismos mortales, son las palabras de Sarkozy: proclamación de una nueva manera de establecer la relación entre la República francesa y las religiones. Partiendo de las palabras primigenias: libertad, igualdad, fraternidad, y para ser fiel hasta el final a ellas quiere acoger e integrar todas las aportaciones de la sociedad, que respetan los derechos humanos, aceptan la división de órdenes de realidad y están dispuestas a integrarse en un sistema de libertades y deberes cívicos.
Sarkozy ha tenido el coraje de enumerar los problemas comunes a todos hoy: la crisis de sentido, de la familia, de la democracia, del medio ambiente. Por ello después de felicitar al Papa como «hombre de convicciones, de saber y de diálogo» afirma que en la sala del antiguo monasterio cisterciense donde tenía lugar el encuentro, estaban representadas todas las fuerzas, grupos y movimientos vivos de la sociedad francesa. Habían sido invitados todos, incluidos los representantes de otras religiones y tradiciones filosóficas, agnósticos o no creyentes. «En la República laica que es Francia, todos, Santo Padre, os acogen con respeto, como cabeza de una familia espiritual cuya contribución a la historia de Francia, a la historia del mundo, a la civilización no es contestable ni contestada».
Pasa luego del recuerdo de lo que ha sido el cristianismo, como religión determinante de la historia europea anterior, a lo que pueden seguir siendo en el futuro él y las demás religiones. «Por ello, dice, yo apelo a una laicidad positiva, una laicidad que respeta, una laicidad que congrega, una laicidad que dialoga, y no una laicidad que excluye o que denuncia. En esta época en la que la duda, el repliegue sobre sí mismos, ponen a nuestras democracias ante el desafío de responder a los problemas de nuestro tiempo, la laicidad positiva ofrece a nuestras conciencias la posibilidad de intercambiar ideas, más allá de las creencias y los ritos, sobre la orientación que queremos dar a nuestras existencia, la búsqueda de sentido... La laicidad positiva, la laicidad abierta, es una invitación al diálogo, una invitación a la tolerancia, una invitación al respeto. Dios sabe que nuestras sociedades tienen necesidad de diálogo, de respeto, de tolerancia, de calma». No es sólo Sarkozy quien hace estas preguntas y propuestas. «¿Quién se atreve hoy a decir a la sociedad lo que le falta y que, siéndole desconocido, le es esencial?», escribía no hace mucho Habermas.
Francia tiene dos polos: la Sorbona, es decir, la Razón y la República por un lado; Lourdes, es decir, la fe, la oración y la misericordia por otro. Sobre ese fondo de hechos podía decir De Gaulle: «La República es laica, Francia es cristiana». Sarkozy ha levantado acta de las nuevas tareas y desafíos comunes a todos. El Papa, dejando el París de la cultura y de la Academia francesa de la que ya era antes miembro, llega hasta la gruta de Lourdes donde a los pies de Nuestra Señora muchos han recuperado la salud y muchísimos más han recobrado la paz y la esperanza.
(...)
¿Cómo es posible que algunos consideren alienadoras la dimensión y ejercitación religiosa de la existencia humana y, si no las reprimen con violencia, las excluyan con desprecio? Habiendo patologías por el lado de la fe y por el lado de la razón, están llamadas a una reciprocidad crítica, no a un acoso recíproco.
Frente a arcaísmos y laicismos beligerantes debemos repetir la afirmación de Kant: «Una religión que sin escrúpulo declara la guerra a la razón, a la larga no se sostendrá contra ella». Nosotros completamos: «Una razón que sin escrúpulo declara la guerra a la religión a la larga no se sostendrá contra ella». Han pasado los tiempos de declaraciones de guerra. Las palabras tanto de Sarkozy como las de Benedicto XVI llegan en son de paz invitando a la aceptación recíproca, al diálogo y a la colaboración.

lunes, 7 de diciembre de 2009

DÍA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN


"PEQUEÑA ESCLAVA", de José Luis Martín Descalzo

"Pero tú has mirado a esta pequeña esclava,

has roto sus cadenas, has quebrantado su yugo,

y le has concedido la única sujeción que es libertad:

la de ser hija y esclava tuya.

Ah, ¡que dulces los hilos con tiras de mi alma hacia la luz!

Tus abrazos abrazan, no estrangulan.

Tú eres libertad, tu amor no pesa,

tu redil de pastor no tiene cerca.

Tú, dueño mío, amante mío, amor.

Eres la única esclavitud que no esclaviza".

sábado, 5 de diciembre de 2009

¿La Cruz no y el Nacimiento sí?



Disminuir tamaño del textoAumentar tamaño del texto

CARLOS HERRERA

Viernes , 04-12-09

ES una buena pregunta, para la que aquellos que no quieren entrar en contradicciones encontrarán respuesta rápida: el Nacimiento -los más laicos lo llamarán tan sólo Belén- es un argumento festivo y cultural hondamente anclado en nuestras costumbres y está desprovisto de sentido evangelizador. Es, poco más o menos, un cuadro decorativo, un elemento teatral, un icono sin significado. Sin embargo quienes así piensan no reparan en que el que está en la cuna es el mismo que está en la cruz, sólo que treinta y tres años antes, y que el mensaje que transmite uno es el mismo que transmite el otro, siendo un recién nacido o un hombre torturado. Mensajes ambos que no trasladan ninguna incitación a la violencia, al odio, a la venganza, a la opulencia insolidaria o al racismo. Antes al contrario, ambos transmiten humildad, amor y perdón, revolucionarios mensajes los tres en el tiempo en que fueron librados y en los que le han seguido hasta nuestros días. Ni siquiera atentan contra el mantra estúpido de la Memoria Histórica. Siendo consecuentes, ningún colegio público español debería celebrar la Navidad, ninguna niña vestirse de Virgen María y ningún niño ajustarse a la barbilla una barba postiza para parecerse a San José. Si somos laicos, somos laicos. En todo organismo público debería hacerse como en el edificio de la Fiscalía del Estado, en el que la fiscal Pilar Barrero exigió histéricamente que se retirara un Misterio y la Adoración de los Reyes Magos que alguien dejó en una mesa y que habían confeccionado jóvenes discapacitados de la Fundación Carmen Pardo Varcarce: por supuesto lo consiguió. Exhibir una determinada ferocidad para defender laicidades un tanto reaccionarias suele cobrarse los objetivos marcados, vean si no el resultado que le da al tonto insoportable de Joan Tardá revestirse de matacuras y arrastrar con él a todos los diputados del grupo socialista en el Congreso. Aunque sea a precio de obviar toda la tradición cultural de Occidente, despotricar sobre la presencia en la sociedad de elementos relacionados con el Cristianismo es tan rentable como callarse ante el avance de simbología de otra religión mucho menos homologable y en cuyo nombre se cometen tantos o más desmanes que cometió la cristiana en la Edad Media. Edad en la que, por cierto, parecen vivir algunos de los sujetos que exhiben un exceso de rabia en la exposición de su argumentario.

Por lo demás, no sabía yo que proliferaban tantos crucifijos en las escuelas públicas españolas. Ha sido una curiosa sorpresa. Lo más llamativo de la propuesta al Gobierno para que disponga su retirada total es que también han tratado de hacer desaparecer la Cruz de los colegios privados religiosos, dando a entender que la omnipresencia inquisitiva de los legisladores puede llegar a cualquier rincón. De llegar al nirvana laicista que persiguen estos torquemadas de segunda quiero imaginar que impedirán que escolar alguno acuda a clases con una medalla al cuello si ésta porta la imagen de alguna Advocación Mariana. No digamos de una pequeña cruz de plata o así. Y quiero pensar que cambiarán los nombres de institutos que aún conservan el nombre de algún santo, San Isidoro, por ejemplo, en virtud del barrio al que pertenecen o de alguna otra dependencia histórica. E imagino, puestos a ser consecuentes, que instarán al Ejecutivo a trasladar los festivos que guarden relación con fiestas del calendario cristiano: ¿por qué tiene que ser fiesta el día de la Purísima, o el de la Virgen de Agosto? ¿Por qué tienen que descansar los funcionarios públicos el día de Todos los Santos? ¿Por qué no moverlos a cualquier otra fecha? Ignoro cuál es la razón por la que consienten la presencia del crucifijo en la toma de posesión de nuevos ministros. Ignoro por qué permiten que los cargos públicos figuren -nunca mejor dicho- en las procesiones de Semana Santa. Ignoro a qué esperan para poner orden en toda esta beatería española insoportable. ¿La Cruz no y el Nacimiento sí? Vamos Tardá, ya estás tardando.

viernes, 4 de diciembre de 2009


Hoy hemos puesto el Belén en el Instituto. Fue por la tarde, cuando todas las aulas permanecían vacías y el silencio reinaba en los pasillos. La algarabía adolescente se había trasladado a otros lugares deseosa de disfrutar un larguísimo puente. Poco a poco fue tomando forma: la tierra, las montañas, las luces... y Él. Divino amor anonadado que escogió una forma tan humilde de aposentarse en el mundo rodeado de pobreza y normalidad lejos del boato que acompaña a los poderosos. Parecía un pequeño milagro contemplarle tan frágil dentro del portal, arropado por la mirada amorosa de sus padres. Adorándole, los pastores y dos profesores de Religión que le quieren con todo el alma y que rezando un Padrenuestro le han pedido fuerzas para ayudarle a nacer en los corazones de sus chicos. Señor, te necesitan tanto.... te necesitamos tanto. ¡¡Ven y no tardes!! Amen.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Sobre la retirada de los crucifijos de la escuela

Salamanca, 3 dic (EFE).- El presidente de la Conferencia Episcopal Española y cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha expresado hoy su deseo de que la proposición no de ley aprobada por la Comisión de Educación del Congreso sobre la retirada de símbolos religiosos de los colegios "se quede ahí y no vaya más allá".

Image

Así lo ha trasladado hoy a los medios de comunicación minutos antes de dar comienzo la ceremonia de entrega de la Medallade Oro de la Universidad Pontificiade Salamanca al obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez.

La Comisión de Educación del Congreso ha aprobado una proposición no de Ley en la que insta al Gobierno a que se retiren los símbolos religiosos de los centros educativos.

Para Rouco, llama la atención "el método con el que se quieren llevar adelante estas propuestas" y ha acusado a los partidos políticos "sobre todo al PSOE" de olvidar "en ocasiones" que "la democracia funciona con la libertad, no con la imposición; facilitando el que se pueden ejercer los derechos y no limitándolos".

En palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Española, "es muy triste" que se haya aprobado esa proposición no de Ley.

Una posición defendida también por el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, quien ha recordado que el crucifijo es un símbolo de "nuestra cultura" y "no es bueno olvidarnos de nuestro pasado y de nuestra historia, dos veces milenaria".

Para Rouco, con la retirada de este símbolo de los colegios estatales españoles se privará a las familias y a los niños "de poder ver el signo más fundamental y característico de su fe y no sólo de su fe en abstracto, sino de la fe que ha configurado su historia personal".

Además, ha agregado que la cruz no es sólo un "signo religioso evidente, sino de humanidad, de un humanismo que ha hecho transpirar al mundo entero con valores fundamentales, del perdón de la misericordia, dar la vida, saber entregarla". EFE

martes, 1 de diciembre de 2009

Declaración de Manhattan


Declaración de Manhattan

Manhattan Declaration: A Call of Christian Conscience. Suscrita el 20 de noviembre de 2009 por líderes de todas las confesiones cristianas -14 obispos católicos, entre ellos-, unidos en la defensa de la vida y la familia. Resumen:

Los cristianos, cuando han dado vida a los más altos ideales de su fe, han defendido al débil y al vulnerable y han trabajado incansablemente para proteger y reforzar las instituciones vitales de la sociedad civil, comenzando por la familia.


Somos cristianos ortodoxos, católicos y evangélicos, unidos en esta hora para reafirmar verdades fundamentales sobre la justicia y el bien común, y para proponer a nuestros conciudadanos, creyentes o no creyentes, que se unan a nosotros en la defensa de 3 verdades inviolables, no negociables:

1. El carácter sagrado de la vida humana

2. La dignidad del matrimonio como unión conyugal del esposo y la esposa

3. Los derechos de conciencia y libertad religiosa

Dado que están sometidas, cada vez más, al ataque de poderosas fuerzas de nuestra cultura, hoy nos sentimos en el deber de alzar nuestra voz en su defensa, sin tener en cuenta las presiones para que las abandonemos o cedamos en nuestra pretensión. Tomamos este compromiso no como partidarios de un grupo político, sino como seguidores de Jesucristo, el Señor crucificado y resucitado, que es el Camino, la Verdad y la Vida.


* Sobre la vida humana.- Las vidas de los no nacidos, de los discapacitados y de los ancianos están cada vez más amenazadas. Mientras la opinión pública se ha movido en una dirección 'pro-life', fuerzas poderosas y decididas están trabajando para extender el aborto, la investigación que destruye embriones, el suicidio asistido y la eutanasia. A pesar de que la protección del débil y vulnerable es la primera obligación de todo Gobierno, hoy los poderes públicos están con frecuencia empeñados en promover lo que el Papa Juan Pablo II llamó "la cultura de muerte".

Nosotros queremos trabajar sin descanso por la protección de todo ser humano inocente, de cualquier condición y en cualquier etapa de su desarrollo, y daremos todo nuestro apoyo a quienes, en conciencia, hagan lo mismo.


* Sobre el matrimonio.- El matrimonio, ya herido por la promiscuidad, la infidelidad y el divorcio, corre el riesgo de ser redefinido y, por lo tanto, falseado. El matrimonio es la institución más originaria e importante para sostener la salud, la educación y el bienestar de todos. Por ello, donde es erosionado surgen las patologías sociales. El afán de redefinirlo pone de manifiesto que ya no se entiende lo que siempre ha significado en nuestras leyes civiles y en nuestras tradiciones religiosas. Si triunfa esa mentalidad, triunfará la falsa y destructiva idea de que el matrimonio es lo mismo que una aventura sentimental y otras satisfacciones para personas adultas, y se ocultará su valor único e intrínseco, derivado de su capacidad de generar, promover y proteger la vida. El matrimonio no es una "construcción social", sino más bien una realidad objetiva: la unión pactada ente esposo y esposa, que la ley debe reconocer, honrar y proteger.

* Sobre las leyes injustas.- Como cristianos, creemos en la ley y respetamos la autoridad de los gobernantes. Consideramos un privilegio vivir en una sociedad democrática donde las exigencias morales de la ley son aún más fuertes en nosotros. Pero las leyes también pueden ser injustas en una democracia. Desde inicio del Cristianismo, nuestra fe nos ha enseñado que la desobediencia civil es necesaria frente a leyes gravemente injustas, o leyes que pretenden obligarnos a lo injusto o inmoral. Tales leyes carecen del poder vinculante en conciencia, porque no pueden reivindicar ninguna autoridad más allá de la mera voluntad humana.


Por lo tanto, hacemos saber que no daremos nuestro consentimiento a ninguna ley que nos obligue -a nosotros o a las instituciones que dirigimos- a participar en o facilitar abortos, investigaciones que destruyen embriones, suicidio asistido, eutanasia, o cualquier otro acto que viole el principio de la profunda e igual dignidad de todos y cada uno de los miembros de la familia humana.


Así mismo, no nos inclinaremos ante ningún ordenamiento jurídico que nos obligue a bendecir asociaciones sexuales inmorales, a tratarlas como matrimonios o sus equivalentes, o que nos impida proclamar la verdad sobre la moralidad, el matrimonio y la familia.


Tampoco nos dejaremos reducir al silencio, ni a la aceptación sumisa, ni a la violación de nuestras conciencias, por ningún poder en la tierra, ya sea cultural o político, sin importar las consecuencias que esto pueda tener para nosotros.


Daremos al César lo que es del César, en todo y con generosidad. Pero bajo ninguna circunstancia le daremos al César lo que es de Dios.

sábado, 28 de noviembre de 2009

Nunca fallan


Los conventos nunca fallan. Hemos visitado un enorme jardín repleto de exuberantes árboles y flores que exhalan su delicado perfume a la atmósfera de nuestra Iglesia, rebosante de pájaros cuyas deliciosas melodías acarician los oídos de Dios. En Soria, escondidas entre los muros de una sobria Iglesia románica de Santo Domingo, descubrimos este pasado jueves un pequeño y maravilloso milagro. La Comunidad de las Hermanas Pobres, Comunidad de Clarisas, que quisieron recibir a un grupo de estudiantes de religión y profesores de Medina del Campo e Íscar. Las hermanas fueron desgranando sus historias entre sonrisas y miradas repletas de amor. Caras jóvenes y almas vírgenes, ojos azules y dientes como perlas, entregadas al Señor, repletas del gozo de saberse elegidas. Arrastraban con la fuerza del Espíritu Santo. En sus cantos se palpaba a Dios. Los chicos las miraban admirados y un tanto sobrecogidos ante el misterio que estaba irrumpiendo en sus vidas quizás preguntándose ante las rejas del claustro quién estaba realmente preso. Al final las notas de la guitarra acompañadas de las acariciadoras voces de las hermanas alabando al Señor nos elevaron a todos un poquito el alma. ¡Qué bien se vive al lado de Dios!...
Al final nos regalaron varios libros y dos bolsas repletas de dulces, pobres regalando a manos llenas
Por cierto recalamos en Soria para visitar las Edades del Hombre, pero creo que la mayoría recordará el viaje por otro motivo...

Una forma de violencia machista


Nota de Prensa del Foro Español de la Familia


Madrid, 27 de noviembre de 2009.- El Foro de la Familia expresa su apoyo a la Fundación RedMadre con ocasión del atentado sufrido ayer en su sede que fue objeto ayer de un ataque por parte de los defensores del aborto que realizaron pintadas y destrozos varios.


El Foro de la Familia ve con preocupación cómo los defensores del aborto y sus promotores acuden a la violencia para imponer sus tesis, coaccionando e intentando amedrentar a quienes ayudan a la mujer embarazada y defienden la vida.


El presidente del Foro Español de la Familia señala que “los autores de este atentado ponen de manifiesto el carácter dogmático e integrista con que se quieren imponer el aborto en España, violentando la libertad de pensamiento y actuación de quienes no comparten sus ideas”.


Además, Benigno Blanco dice: “que el atentado se haya dirigido precisamente a la Fundación RedMadre indica que los defensores del aborto no quieren que se ayude a las mujeres embarazadas y les molesta que haya personas que si se ocupen de estas mujeres. Coinciden así estos violentos proaborto con el mismo planteamiento de la nueva Ley que se debate en el Parlamento: tanto unos como otra trabajan para dejar sola a la mujer embarazada a impulsos de una verdadera obsesión por facilitar que haya abortos”.


El Foro de la Familia solicita a la ministra Bibiana Aído que, en aras de la libertad y de la mujer, condene de forma expresa la violencia proabortista contra quienes trabajan por ayudar a las mujeres.


Igualmente el presidente del Foro de la Familia destacó que “quienes se concentran en la calle bajo lemas que pretenden presentar la defensa de la vida como violencia machista contra la mujer, debieran pensar que no hay peor violencia machista que el abandono y la coacción a la mujer para que aborte y el ataque a las instituciones que se dedican a ayudar a las mujeres para que no se vean obligadas a abortar”.

jueves, 19 de noviembre de 2009

CADA 6 SEGUNDOS


Cada 6 segundos muere un niño a causa del hambre en el mundo y nadie parece importarle.

Han cifrado la cantidad necesaria para acabar con este problema, dicen que con 44.000 millones de euros podría resolverse y sin embargo no nos ponemos de acuerdo para obligar a los gobiernos a comprometerse. Pero sí se gastan 1.3 millones de millones de euros cada año en incrementar los arsenales de armamentos.

Clama al cielo tanta injusticia. Esto también es un crimen aunque lo sea por omisión. Deberíamos convocar una gran manifestación a escala planetaria en vez de quedarnos cruzados de brazos mientras los más pequeños siguen muriendo sin que nadie parezca percatarde de ello. ¡Dios mío!

domingo, 15 de noviembre de 2009

Cuidado con los embarazos: son políticamente incorrectos


Reproduzco aquí un soberbio artículo de Enrique García-Máiquez publicado hoy en el Diario de Cádiz, 15-XI-09. Un análisis extraordinariamente lúcido acerca de lo que supone el embarazo para muchos "bienpensantes progres" de nuestros días.

La homosexualidad ejerce un magnetismo indudable sobre nuestros legisladores y sobre el imaginario cultural de los últimos tiempos. Me consta que a algunos homosexuales les incomoda tanto protagonismo y tanto interés político, por no hablar del alipori que les produce el Día del Orgullo Gay. Quizá lo que de un modo oscuro les atrae de la homosexualidad, entre otras cosas, a los adalides de lo políticamente correcto es su condición de método anticonceptivo infalible, como la masturbación, que promocionan sin descanso. A poco que nos fijemos, el común denominador de bastantes pulsiones progresistas es el rechazo de la vida nueva.

Tiene su lógica. ¿Han visto ustedes algo más reaccionario que un embarazo? Nada de igualdad de sexos. Desde el inicio hasta el final, hay un reparto de papeles radicalmente diferenciado. Además, con frecuencia, la mujer, que suele ser muy ejecutiva y eficaz en su trabajo, sufre cierta merma en sus capacidades profesionales y a veces no le queda más remedio que darse de baja. El hombre, en cambio, recibe una descarga de responsabilidad y otra, muy curiosa, de caballerosidad. Por muy igualitarista que fuera, se encuentra de pronto llevando todas las bolsas y abriendo y cerrando las puertas al paso de su señora, como un gentilhombre del siglo XVIII.


No hay mejor campaña antiaborto que un embarazo. Desde el instante en que el test da positivo, los padres se pasman ante la trascendencia de lo acontecido y no hablan sino de su bebé y se alarman ante cualquier pequeño riesgo y cuentan las semanas una y otra vez y se meten en Internet a intentar leer todas las páginas web sobre la gestación. Mucho antes de haber alcanzado los plazos que la ley permite para abortar, los padres ya han visto varias ecografías, y tienen fotos, y vídeos que ponen a familiares y amigos heroicos. ¿Quién es capaz de explicarles ahora que su hijo no es un ser humano con un valor absoluto, eh?


Los padres olvidan sus derechos adquiridos y esperan, alborozados, los nuevos deberes. Si eso no fuera suficientemente antimoderno, el embarazo es, en sí, un epítome de la tradición. La vida, que los padres recibieron de sus padres, se transmite al hijo, y con ella una cultura y unas -las que sean- creencias. El embarazo es el centro (ombligo) de la institución familiar.


Y luego está el sexo. Lo políticamente correcto es el género como creación artificial, que depende de nuestra voluntad. Pero el embarazo, tan recalcitrante, opina lo contrario. El momento de conocer el sexo de la criatura es esencial. Entonces su persona se hace presente de una forma mucho más nítida y adquiere su perfil en las conversaciones familiares y, sobre todo, su nombre. Es la apoteosis del sexo como elemento constitutivo natural del individuo.


A nuestros ingenieros sociales los embarazos les producen mareos, náuseas, ciáticas. Normal: son una actividad contrarrevolucionaria

sábado, 14 de noviembre de 2009

Nota sobre la campaña “El placer está en tus manos” financiada por la junta de extremadura

Escrito por Ramón Piñero Mariño, Delegado Episcopal de Familia y Vida en Coria-Cáceres
viernes, 13 de noviembre de 2009




Delegación Episcopal de Familia y Vida

Diócesis de Coria-Cáceres

No podemos guardar silencio ante la campaña financiada por la Junta de Extremadura titulada “E placer está en tus manos”, cuya finalidad es una pretendida educación sexual-afectiva, y que consiste, entre otras cosas, en enseñar a los jóvenes, para que “estimen” su corporalidad, diversas técnicas masturbatorias producidas por sí mismos o con la ayuda de artificios. Ante esto, queremos afirmar:

1º. Nos parece una barbaridad, que en estos tiempos de crisis, se emplee el dinero público en divulgar este tipo de mensajes. Además, nos parece especialmente errónea la concepción de la sexualidad y de la persona en general que está en el trasfondo de la campaña: un ser humano reducido a objeto de placer y que olvida la finalidad natural de la sexualidad, destinada a la unión por el amor y a la procreación. La campaña invita al joven a centrarse en sí mismo, en el autoerotismo individualista, y a olvidarse del otro, a quien se desecha cuando no se le necesita.

2º. Desde la Delegación Diocesana de Familia y Vida queremos ofrecer una verdadera educación afectivo- sexual, que busque la realización plena, la felicidad del hombre y de la mujer, y que tenga en cuenta una correcta concepción del ser humano, respetando en primer lugar su naturaleza real y su ser persona abierta al amor y a la vida, porque lo que califica a la persona humana es su capacidad de relación. Para eso hemos comenzado el año pasado a impartir cursos de formación de monitores en Educación Afectivo-Sexual, el año 2010 celebraremos el segundo, y estamos preparando a los monitores titulados para impartir esta educación a todas las parroquias y grupos de jóvenes que lo pidan.

3º. Nos parece muy importante que los niños y jóvenes reciban una correcta educación afectivo-sexual, pero, en ningún caso, partiendo de los poderes públicos, debería tener un sesgo que afecte a la conciencia moral de muchos padres y de muchos jóvenes. Ojalá, entre todos, logremos unos jóvenes felices y responsables.

Ramón Piñero Mariño, Delegado Episcopal de Familia y Vida en Coria-Cáceres

miércoles, 11 de noviembre de 2009

A MI MÁS FIEL LECTOR...



La entrada de hoy está especialmente dedicada a ese fiel lector que día tras día y desde la modestia del anonimato dedica tan profundas reflexiones sobre mis posts. Docta ciencia la suya que le hace conocedor de todos los secretos de la psique humana, especialmente de la vertiente que afecta a la espiritualidad del hombre, hábil analista de la actualidad y defensor acérrimo del laicismo más beligerante y del crimen más horripilante de todos: el que afecta al hombre en su más íntima intimidad: el hombre contra el hombre: el aborto. Te animo a que sigas profundizando en el misterio de un Dios inabarcable, increíble y al mismo tiempo cercano. De un Dios capaz de transformar la vida de tantas y tantas personas que a él se acercan y provoca transformaciones como la mía, que he dejado mi trabajo y mi cómoda rutina para llevar el Evangelio al mundo educativo. Y todo ello porque se bien de Quién me he fiado.
En el fondo, no te quepa la menor duda, tu estás buscando algo o a alguien, y si no ¿de donde viene tanto rencor?...
Un saludo, amigo y gracias por seguirme con tanta afición...

domingo, 8 de noviembre de 2009


El pasado fin de semana se ha celebrado en el recinto IFEZA de Zamora el III Congreso Regional de Castilla yLeón al que hemos asistido más de 550 Profesores de Religión de toda la Comunidad. Ha sido un auténtico regalo el poder compartir con tantos compañeros el gozo de trabajar para el mejor de los proyectos posibles: extender el Reino de Dios entre los niños y jóvenes. Jesucristo no defrauda, y seguirle a Él es acertar SIEMPRE. "Sabemos bien de quien nos hemos fiado".
Incluyo el Manifiesto final que dimos a conocer a los medios de comunicación.

Los profesores de Religión Católica participantes en el III Congreso Religión en la Escuela: Otra forma de mirar, convocado por los obispos de Castilla y León y celebrado en Zamora los días 6 y 7 de Noviembre de 2009, MANIFIESTAN:
  1. La clase de Religión en la Escuela responde a un derecho irrenunciable de los padres que está claramente protegido por nuestro derecho constitucional.
  2. Es preciso llevar a cabo un "pacto por la educación" en el que tengan cabida real todas las fuerzas implicadas en la misma; revisando en profundidad las actuales leyes educativas.
  3. La clase de religión en la escuela es una opción y una oportunidad en el espacio propio de lo escolar, que entendemos uno de los lugares para la formación completa e integral de la persona.
  4. Ofrecemos la clase de religión como camino de búsqueda para poder entender al hombre y al mundo desde una posición crítica que impida la manipulación de la persona.
  5. Los profesores de religión de Castilla y León creemos que el diálogo "Fe-Cultura" es el mejor instrumento para garantizar a padres y alumnos la visión coherente e integradora de la realidad actual, sin exclusivismos segregadores pero sin renunciar a la búsqueda de la verdad.
  6. Denunciamos el laicismo excluyente que pretende imponer la desaparición de lo religioso en todos los ámbitos de la vida social, y defendemos la laicidad que propugna lo propio de cada actividad humana y la autonomía de los saberes en sus propios contenidos y metodologías.
  7. Ofrecemos a los padres y alumnos de Castilla y León nuestro trabajo profesionalmente actualizado de modo permanente, y nuestra vocación de servicio para quienes en nuestros días buscan "otra forma de mirar".
Zamora, 7 de Noviembre de 2009.

viernes, 30 de octubre de 2009

Queen - Bohemian Rhapsody

Una obra cumbre del rock. Queen, sin duda auténticos magos de la música...

Queen - I want to break free

Qué fuerza y vitalidad despliega Freddie Mercury en todas sus composiciones. ¡Quiero ser libre! ¿Quien no?...

lunes, 26 de octubre de 2009

Una inyeccion de animo para los que se sientan cansados...


UN ARTICULO DE JUAN MANUEL DE PRADA. PUBLICADO EL 17 DE OCTUBRE EN ABC
Escribía Chesterton que sólo quien nada a contracorriente sabe con certeza que está vivo. Se trata, desde luego, de un ejercicio nada plácido, pues la energía que el nadador a contracorriente emplea en cada brazada no se corresponde con un avance proporcional; y basta con que flojee en su ímpetu para que la tentación del desistimiento haga mella en él. Quien nada a favor de la corriente, en cambio, no tiene que molestarse en bracear; y ni siquiera es preciso que esté vivo, pues la corriente seguiría arrastrándolo como si tal cosa. Las grandes batallas del pensamiento, las conquistas que han ensanchado el horizonte humano, siempre se han librado a contracorriente; y, con frecuencia, quienes se atrevieron a protagonizarlas fueron contemplados por sus contemporáneos como retrógrados, incluso como peligrosos delincuentes. Pero, junto al rechazo o incomprensión de su época, estos pioneros que osaron contrariar el «espíritu de los tiempos» pudieron proclamar con orgullo que estaban vivos; y con su sacrificio irradiaron vida en un mundo acechado por la muerte, convocaron a la vida a quienes por cobardía, por estolidez, por conformidad con las ideas establecidas nadaban a favor de la corriente.Así debió ocurrir con los primeros patricios que, en la época de máximo esplendor del Imperio Romano, empezaron a manumitir esclavos, como aquel Filemón que, siguiendo las instrucciones de San Pablo, decidió acoger a su esclavo Onésimo como si de un «hermano querido» se tratase. Cuando Filemón manumite a Onésimo, la esclavitud no era tan sólo una institución jurídica plenamente reconocida, auspiciada y protegida por la ley; era también el cimiento de la organización económica romana. Según establecía el derecho de gentes de la época, los esclavos eran individuos que, aun perteneciendo a la especie humana, no eran «personas» en el sentido jurídico de la palabra, sino «bienes» sobre los que sus amos podían ejercer un «derecho» de libre disposición. Los nadadores a contracorriente como Filemón alegaron entonces que, más allá de los preceptos legales, existía un estado de naturaleza que permitía reconocer en cualquier ser humano una dignidad inalienable; y que tal dignidad era previa a su consideración de ciudadano romano (...)Como ocurriera hace dos mil años a los primeros patricios romanos que empezaron a manumitir esclavos, ocurre hoy a quienes se oponen al aborto. Los nadadores a favor de la corriente los anatemizan y escarnecen, los calumnian presentándolos como detractores de los «derechos de la mujer», los caracterizan como sombríos «retrógrados» que amenazan el progreso social. Pero, como aquellos primeros patricios romanos que reconocieron en cualquier persona una dignidad inalienable, quienes hoy se oponen al aborto no hacen sino velar por ese meollo irrenunciable de humanidad que nos constituye, que nos permite reconocer como miembro de la familia humana a quien aún no tiene voz para proclamarlo, que nos impone proteger la vida gestante, la más desvalida e inerme, como garantía de nuestra propia supervivencia moral, para que no nos ocurra lo que Marcel Proust denunciaba, al describir el clima de corrupción en el que se desenvolvían sus personajes: «Desde hacía tiempo ya no se daban cuenta de lo que podía tener de moral o inmoral la vida que llevaban, porque era la de su ambiente. Nuestra época, para quien lea su historia dentro de dos mil años, parecerá que hubiese hundido estas conciencias tiernas y puras en un ambiente vital que se mostrará entonces como monstruosamente pernicioso y donde, sin embargo, ellas se encontraban a gusto».

miércoles, 21 de octubre de 2009

Aborto ¿por qué pretenden llamarlo derecho cuando quieren decir negocio?


Reproducimos aquí un interesante artículo de Jose Román Flecha Andrés

INGENUIDAD Y NEGOCIO

El sábado 17 de octubre una inmensa manifestación recorrió el centro de Madrid para pedir respeto a la vida y pronunciar un decidido “no” al aborto. Esa tarde, los telediarios italianos dedicaron un buen espacio a la manifestación.

El domingo, día 18, el prestigioso diario “Il Corriere della Sera“ dedicaba tres cuartos de página a la manifestación con una amplia información de la corresponsal Elisabetta Rosaspina. En un estilo directo dice que esta vez no era el Partido Popular ni eran los obispos conservadores los que arengaban a la multitud contra esta determinación laicista del gobierno. “Hubiera sido más fácil defenderse de los anatemas de los prelados, atrincherados detrás de sus preceptos, que de estos estudiantes armados de huchas y empeñados en recoger fondos ‘para la causa’ como devotas muchachas de la Cruz Roja”.

Como para ofrecer una segunda estrofa a este párrafo de tonos épicos, añade la periodista: “Sería más convincente desmontar las ‘pretextuales’ acusaciones del partido adversario que las ingenuidades de una masa convencida de ser el último dique en defensa de la familia”. El resto del artículo glosa los dolores de Zapatero, pero no es el caso aquí de echar leña a ese fuego.

Otra pluma femenina comentaba la manifestación en el periódico católico “Avvenire”. Un millón y medio de manifestantes calculaba Michella Coricelli, subrayando el protagonismo de las mujeres en este grito a favor de la vida y en contra de un negocio brutal. A este tema dedicaba la periodista un recuadro impresionante para afirmar: “Un negocio en continuo aumento: un aborto cada cinco minutos. Detrás del drama se ocultan cifras de vértigo En torno al 97 por ciento de las interrupciones del embarazo en España se realiza en clínicas privadas. Cada año esas instituciones se embolsan más de cincuenta millones de euros”.

La periodista dice que esta cifra se obtiene calculando un coste medio de 500 euros y multiplicándolo por los 112.000 abortos del año 2007. No son sólo las ganancias las que subraya, sino también el grueso fraude fiscal que puede haber detrás. Citando un estudio del Foro de la Familia y la Concapa, escribe que “los ingresos anuales de las 82 clínicas abortivas españolas oscilarían entre los 50 y los 150 millones de euros”. Estas asociaciones denuncian que algunas clínicas reciben pagos al contado y a veces no entregan recibo. Coricelli termina calculando en 138.000 los abortos que podrían alcanzarse en este año.

Estas son algunas de las miradas que han observado desde Italia la dramática realidad española. Dos mujeres con curiosidad periodística y con genio literario. Se omiten aquí las anotaciones políticas que reflejan. Pero quede constancia de esa lucha dramática que contemplan. Por un lado la ingenua libertad de los manifestantes. Por otro el negocio inmenso favorecido por la ley. De nuevo David contra Goliat. La historia interminable.