viernes, 28 de abril de 2017

DUELO DE GALLOS




Resultado de imagen de GALLOS BONITOS



Profe mi madre dice que soy un mal estudiante.
Saco malas notas.
Me han castigado sin móvil.

Le veo desmotivado sentarse a menudo en la última fila. Cuando me doy cuenta está recostado sobre el brazo. debe de tener la autoestima por los suelos...

Lo hago con todos profe, no te lo tomes a mal

Desganado. Insufriblemente desmotivado.
Aburrido hasta el extremo.
Horas y horas ingiriendo a bocajarro sabiduría en píldoras de desgana.

Era el cambio de hora.
Me tocaba guardia.
Un grupo de estudiantes revoloteaba al final del pasillo.
Tenía que devolverles a sus aulas.
Prepararles para la siguiente clase.
Los pajarillos alborozaban demasiado
Me acerqué.
¿Una pelea?
Si. Era una pelea...en realidad era un simple y elegante ¡duelo retórico!
Un par de muchachos participaban en lo que llaman duelo de gallos. Debe estar de moda. Todos ellos conocían este juego

Se lanzaban guantes hechos de versos rapeados. Rimas improvisadas. Las palabras volaban de una boca a la otra.
Disfrutaban compitiendo.
Y yo disfrutaba asistiendo a ese hermoso espectáculo
Uno de los muchachos mostraba un ingenio más propio de Quevedo y Góngora que de un estudiante de 4º ESO

Ese estudiante ingenioso, sarcástico, brillante y elegante en el habla y puesta en escena era ese alumno con el que empezaba mi relato de hoy.
El desmotivado y por muchos desahuciado alumno de 4º ESO

Hoy volví a disfrutar del espectáculo y una vez más agradecí al cielo haberme dado esta profesión

ESTAMPAS PEREGRINAS II








En San Isidoro, sentadas, rezábamos  frente a la Custodia sintiéndonos custodiadas, guardadas y guiadas por un Dios hecho hombre  que sentiamos muy cerca todavía embargadas por la alegría pascual que estamos celebrando.
Me alegré de poder compartir mi fe con ella.

Nos conociamos desde hacía poco más de una hora pero sentíamos  como si nos conociéramos desde hacía
 mucho tiempo.

.- Este es un lugar muy especial, me dijo al salir. Aquí se reza muy bien.

Había sido en la calle ancha donde me había abordado  con delicadeza para preguntarme donde estaba la catedral.
Su rostro irradiaba el cansancio de quien viene de lejos y ha caminado mucho.
Cristina había dejado atrás su Bruselas natal para embarcarse en el Camino de Santiago francés.
Ya había comenzado el año pasado pero hubo de dejar el Camino cuando se encontraba en Burgos. Le avisaron de que su padre se moría. Voló rápido a acompañarle en sus últimos instantes y luego volvió a terminarlo.
Mi peregrina tenía unos cincuenta años, tres hijos y un marido periodista que desde el inicio fue rechazado por una familia conservadora dedicada a la ingeniería que quería para su niña un marido bien que no desentonara con el entorno familiar.

.- El camino ha cambiado mi vida - me decía - me he convertido. Cuando comencé estaba muy enfadada. El corazón endurecido. Resentida contra mi padre. Enfadada con mi marido por su poca paciencia. . Una vez que volví a Bélgica a despedirme de mi padre quedé en paz. 

Mientras relataba estas intimidades de su vida familiar unas lágrimas polizonas surcaban su rostro humedeciendo su piel reseca por los excesos de un sol inusual para este mes de abril. 
Después de enseñarle la Catedral y San Isidoro intentamos buscarle acomodo para pasar la noche pero no hubo manera de encontrar alojamiento. León está de moda, nos decían hosteleros y hospitaleros . Desde
que tenemos el Ave la gente de Madrid acude en tropel los fines de semana.

Las palabras se nos  desgranaban con la torpeza propia de quien tiene que acomodarse a un idioma que no es el suyo. 

Acompañé a mi ya amiga hasta el parque de Quevedo, dirección a la Virgen del Camino. Cristina siguió su viaje tras regalarme un intenso abrazo que me supo a fraternidad jacobea.

Recordé mi etapa de peregrina. Y sentí cierta envidia de aquella mujer a la que Santiago regaló de nuevo un padre que seguramente ahora la esté cuidando más que nunca.

¡Buen camino Cristina!

martes, 25 de abril de 2017

ESTAMPAS PEREGRINAS EN SANTO TORIBIO DE LIÉBANA


Resultado de imagen de SANTO TORIBIO DE LÍÉBANA



Una escena del oeste.

El cowboy sale golpeando las dos puertas de la taberna mientras agazapados una cuadrilla de malechores le esperan para matarle y rematarle con un borbotón de balazos a bocajarro. El hombre baila  una danza macabra e histriónica al ritmo de los impactos que cuajan en su cuerpo antes de verle caer al suelo vencido pero sin soltar el revolver de la mano.

Las películas de forajidos a menudo terminan así, sobre todo para despacharse al malo.

Y así me he sentido recientemente, invadida de manera violenta por un aluvión de recuerdos que pugnaban por remover mi conciencia para nublar momentos de felicidad.

A veces los recuerdos atacan e interpelan, violentan y estremecen. Arrebatan los reductos de libertad amenazando con demoler los sueños. Es entonces cuando uno se percata de la fugacidad que siempre acompaña el momento presente. Las imágenes que la mente evoca atraviesan el alma con el filo de una espada sarracena, afilada e hiriente.

Mis heridas se formaron entre las piedras del viejo caserón pétreo perdido por aquello valles de Liébana que tantas veces he transitado en épocas estivales en compañía de mis padres. 

Los mensajeros del pasado vinieron en oleadas, en hordas funestas como las mismas que forzaron la huida de los cristianos maragatos desde Astorga hasta estos valles cántabros.Peregrinaron a esas montañas pasiegas  con Santo Toribio en busca de un hogar mejor para ese lignum crucis del brazo izquierdo de la cruz sobre el que descansó el brazo del Maestro. En busca de estos vestigios llegó hasta aquí el bueno de San Francisco de Asís y son sus hermanos menores, los franciscanos, custodios de los santos lugares, los que se quedaron aquí después de que ninguna otra orden quisiera restaurar los desaguisados de una vengativa desamortización llevada a cabo desde el más visceral odio a la iglesia católica por un tal Mendizábal.

Santo Toribio de Liébana es un lugar de peregrinaje, como lo es Santiago, Roma, Jerusalén o Caravaca. Santos sitios donde el hombre y la mujer acuden con unción y esperanza en busca de el dorado espiritual que logre calmarles una sed que nunca se apaga. Buscan razones, respuestas, motivos. Buscan remedios, curas y mementos que consigan aplacar temores, remediar errores y recuperar recuerdos, esos mismo que de nuevo evocan aunque a menudo revienten el alma derramada en nostalgias que amenazan el presente pretendiendo atenazar el futuro.


martes, 18 de abril de 2017

NUESTRO RECREO POÉTICO





Creo que hoy ha sucedido algo realmente hermoso en el Instituto.

Que unos adolescentes renuncien a su media hora de asueto matutino en medio de una larga jornada de clase es una buena noticia.

Que hagan ese esfuerzo para leer poesías, salmos y textos bíblicos es un motivo de gozo.

Que dos profesoras de Religión Evangélica y Católica hayan decidido acometer juntas esta iniciativa es un motivo de orgullo para los que hemos logrado sacar adelante este pequeño sueño literario.

Que otra compañera de matemáticas se haya animado a acompañarnos asumiendo el papel protagonista de Jesús en la lectura dialogada de la Pasión de San Mateo es un auténtico privilegio.

Los textos salieron airosos de sus voces juveniles mecidos por las dulces notas de un violoncello y una flauta travesera.

Y allí estaban sus amigos arropando a los lectores, y los compañeros docentes amén del equipo directivo casi en pleno.

¿Qué mas se puede pedir?

Dar gracias a Dios...no procede otra cosa.

Os dejo un vídeo de un un par de intervenciones de Lidia Barrull (alumna de R. Evangélica) e Iris Fernández (alumna de R. Católica) Acompañan Carla Sánchez a la flauta y Vivky Toribio al violoncello.

video

lunes, 17 de abril de 2017

LEO Y ESCRIBO





Colaboración para conmemorar el día del libro en esta semana de 

eventos literarios en el IES Eras de Renueva. 




Fue mi madre, ávida y audaz lectora, quien me inició en esta sana 

pasión por las letras.

    Y vino de la mano de aquellas lecturas nocturnas entre sábanas.

 A la luz de una pequeña lámpara que reposaba sobre la mesilla 


de noche. Me resistí a renunciar a aquella pequeña licencia


 luminosa que despoblaba de miedos mi descanso hasta que mi


 tiempo conquistó las dos cifras por primera vez. 


   En aquellos momentos mágicos, acunadas por la voz materna,

 se fraguaban entretenidas aventuras creadas por la pluma de

 Gloria Fuertes. Sabían  deliciosos tales  poemas que luego leí y

 representé en el colegio. Casi a la vez que leía comencé a escribir

 a todas horas en una huida a lomos de un unicornio en busca de

 los sueños perdidos. Leo y escribo casi de manera inconsciente de

 la misma forma que amo y creo en que la belleza debe ser

 exaltada. 

   No conozco mejor manera de hacerlo que hilvanando versos


 para airear pudorosamente el alma  ensartando palabras. 

         
         Ahora sigo leyendo y escribo hilvanando los sueños que

 guardo en un baúl lleno de tesoros , caracolas y hojas caídas. Sólo 

así,

 en algunos momentos, logro calmar esa sed...

jueves, 13 de abril de 2017

EL BESO DE JUDAS


Resultado de imagen de el beso de judas



Ese beso de hielo
que presagia tormentas de acero.
Voces de muerte suenan
en el huerto de los olivos.
Hordas de gritos claman
mientras el ósculo falso se prepara
para llevar al Señor al cadalso.
Traición doliente.
Preparad la capilla ardiente

sábado, 8 de abril de 2017

La lágrima furtiva





Si. La lágrima resbalaba suavemente por su mejilla dejando a su paso la desolación de una pena inmensa.

Ella es una de esas alumnas desinhibidas y jacarandosas.
Un tanto dispersa y tendente a la ensoñación.
Recuerdo haberle puesto una nota baja. ¡En el examen no había dado ni una!y además siempre anda vagando por la extratosfera. Por eso me extrañó tanto verla llorar enterneciéndose mientras veía la peli.

Y es que el otro día tocó reflexionar sobre algunas escenas de la película Jesús de Nazaret de Zefirelli, las de los últimos días de la vida del Señor antes del fatídico momento de su cruenta muerte. Un clásico por estas fechas. Les gusta especialmente a pesar de que me suelo poner muy seria con ellos instándoles a que guarden el debido respeto por lo que la historia representa para nosotros. El género humano se jugó mucho en aquellos días de zozobra y muerte.

Durante el visionado los que pertenecen a alguna cofradía disfrutan especialmente. Son los alumnos que más conocen los detalles de la Pasión. Es entonces cuando pienso en el gran regalo que es para todos nosotros esa gran catequesis plena de belleza que inunda de arte y música las calles de nuestro León.

Seguramente mi soñadora alumna ha visto muchas veces esas procesiones de Semana Santa que nos preparan el corazón para revivir aquellos momentos.

En la pantalla Cristo agonizaba mientras a duras penas y con voz entrecortada exhalaba el último suspiro diciendo "Todo está cumplido". Fue entonces cuando  vi esa lágrima  resbalando suavemente por su mejilla dejando a su paso la desolación de una pena inmensa.

Virgen del Camino, Nuestra Señora de los Dolores, no llores Madre, no llores, pronto nos lo devolverán.

martes, 4 de abril de 2017

POR LA GLORIA DE MI MADRE



Resultado de imagen de gloria fuertes en bicicleta
Gloria Fuertes en sus años mozos.
En el dorso se puede leer una deliciosa dedicatoria muy al estilo de Gloria: "Mira, Chelo...para que veas que también he sido artista de cine"




Fue mi madre quien me descubrió a mi Gloria
Y digo mía porque siempre me acompañó desde niña.
De la mano de sus poesías aprendí a leer.
Recité sus poemas en el cole.
Y escenifiqué una obra sobre los reyes magos nacida de su pluma ingenua y pueril.
Mi madre leía sus poemas para mayores.
Y yo ahora he descubierto esos nuevos versos prohibidos y desinhibidos que salieron de la pluma de esta poetisa masculina y feminista. Protagonista de amores imposibles y creadora de paisajes infantiles. 
Gracias a este centenario de su nacimiento encontré  una nueva  poesía que ya me había cautivado.
Y he descubierto a una mujer de mil caras, casi todas amables. Mil rostros que fascinan, estremecen, desconciertan y enamoran. 
Gloria me ha conquistado aun más si cabe con esa sobredosis de ternura que destilan sus lamentos literarios. Una ingenuidad que sobrecoge y por momentos ahoga. Se descubre mucha congoja retenida tras el nudo de esa corbata que ella supo llevar como nadie.
Me he enamorado de una poetisa que sabe tocar el alma y elevarla a ras del cielo impulsándola a levantar el vuelo como una cometa de nubes mientras la sujeta una nena que canta nanas atusándose  las coletas . La niña se relame después de haber comido unas ricas galletas. ¡Uy que se escapa la cometa de Enriqueta!¡La pobre no sabe cómo estarse quieta!
Leerla es palpar la gloria bendita.

os dejo un poema que me gusta especialmente...aunque no sea para niños.

Habrá mas...

Un hombre pregunta...
¿Dónde está Dios?… Se ve, o no se ve.
Si te tienen que decir dónde está Dios, Dios se marcha.
De nada vale que te diga que vive en tu garganta.
Que Dios está en las flores y en los granos,
en los pájaros y en las llagas,
en lo feo, en lo triste, en el aire y en el agua.

Dios está en el mar y, a veces, en el templo;
Dios está en el dolor que queda y en el viejo que pasa,
en la madre que pare y en la garrapata,
en la mujer pública y en la torre de la mezquita blanca.
Dios está en la mina y en la plaza.

Es verdad que Dios está en todas partes,
pero hay que verle, sin preguntar
que dónde está,
como si fuera mineral o planta.
Quédate en silencio,
mírate la cara.
El misterio de que veas y sientas, ¿no basta?
Pasa un niño cantando,
tú le amas:
ahí está Dios.

Le tienes en la lengua cuando cantas,
en la voz cuando blasfemas,
y cuando preguntas que dónde está,
esa curiosidad es Dios, que camina por tu sangre amarga.
En los ojos le tienes cuando ríes,
en las venas cuando amas.

Ahí está Dios, en ti;
pero tienes que verle tú.
De nada vale quién te le señale,
quien te diga que está en la ermita, de nada.

Has de sentirle tú,
trepando, arañando, limpiando,
las paredes de tu casa.
De nada vale que te diga
que está en las manos de todo el que trabaja;
que se va de las manos del guerrero,
aunque éste comulgue o practique cualquier religión,
dogma o rama.

Huye de las manos del que reza, y no ama;
del que va a misa, y no enciende a los pobres
una vela de esperanza.
Suele estar en el suburbio a altas horas de la madrugada,
en el Hospital, y en la casa enrejada.

Dios está en eso tan sin nombre que te sucede
cuando algo te encanta.
Pero, de nada vale que te diga
que Dios está en cada ser que pasa.

Si te angustia ese hombre que se compra alpargatas,
si te inquieta la vida del que sube y no baja,
si te olvidas de ti y de aquéllos, y te empeñas en nada,
si sin porqué una angustia se te enquista en la entraña,
si amaneces un día silbando a la mañana
y sonríes a todos y a todos das las gracias,
Dios está en ti, debajo mismo de tu corbata

sábado, 1 de abril de 2017

ES LA HORA, LA HORA DE NONA





Hora extrema en la que se estremecen las almas. 
En un pequeño huerto a las afueras del pueblo un grupo de hombres se retiraron a orar, pero sólo uno reza mientras el resto dormita vencido por el cansancio y la desgana. 
El hombre llora en silencio. 
Un silencio que presagia tragedia. 
En la lejanía se adivina el azote del látigo que morderá implacable la carne divina de un Dios camino, verdad y vida que nuevamente se humillará por amor. Es hora de pasión y tinieblas, de zozobras y gemidos. Es momento de extravío, mentiras y muerte. La creación detendrá su impulso para arrodillarse en espera del trágico momento en que el más Amado exhalará su último aliento. Momento de tentación de esconder la cara para no ver ese cuerpo descoyuntado y vencido por la cobardía y mezquindad de una humanidad que se entregó al pecado. Es ahora cuando se cumplirán todas aquellas profecías que pregonaban el sufrimiento del Redentor, las mismas que hablaban de espadas de dolor que atravesarían el alma de la más Bienaventurada, la madre dolorosa que permanecerá llorando al pie de la cruz mientras a su lado un joven imberbe enjugará sus lágrimas. Hora fatídica y desamparo en que el Maestro volverá a preguntarnos como a aquellos Doce: ¿También vosotros queréis marcharos?
Y nuevamente secaremos las lágrimas del rostro para dejarnos seducir por su mirada redentora mientras extendemos nuestra mano para caminar con él a cualquier parte. Y nuevamente nuestro horizonte se prenderá de la refulgente luz de un sol que brillará rompiendo para siempre la noche de nuestra frágil humanidad.