lunes, 13 de junio de 2011

DIOS Y SUS COSAS I


Una amiga me ha pasado esta carta escrita por Pilar Rahola el pasado Domingo de Resurrección. Pilar se confiesa agnóstica pero demuestra una sensibilidad y respeto exquisitos hacia las personas creyentes a la par que describe a un Dios amor, al Dios que yo conozco y amo. Aunque ayer terminábamos el tiempo de Pascua creo oportuno reproducirla.


DIOS Y SUS COSAS

(Un texto de Pilar Rahola)

Dios y sus cosas, o más bien las cosas de aquellos que creen en Dios. En días como hoy, y más allá de gozar del tiempo festivo robado a la agenda, siempre recalo en la idea de la trascendencia divina. Y no tanto como una interrogación personal, porque hace años que descarté llenar con respuestas prefabricadas mis preguntas más hirientes. Prefiero militar en la duda, esa duda que aterriza en los miedos y en las soledades y que no da opción a ningún bálsamo.

Ciertamente, como he escrito en alguna otra ocasión, creer en Dios significa vivir y morir más acompañado. No es mi caso, porque, aunque me esforzara en aceptar algún tipo de dogma, siempre sabría que me estoy haciendo trampas al solitario. Los habitantes de la duda permanente nos llevamos mal con la fe y con sus intangibles.

Pero con independencia de la actitud personal hacia el concepto de Dios, estos días me parecen especialmente bellos para los que gozan de una fe sincera. Gentes que han construido grandes edificios de buenas acciones, porque creer los ha hecho más nobles y más humanos. Gentes que cuando rezan, aman, y amando dan algo de luz a los rincones sombríos del mundo. Va para ellos este artículo, cuya incapacidad para entender a Dios no lo inutiliza para entender a los creyentes.

Hace tiempo leí una reflexión de Bertrand Russell que me pareció sublime: “Si Dios existe, no será tan vanidoso como para castigar a quienes no creen en él”. Toda idea de la trascendencia espiritual reconvertida en tortura, dolor, infierno y cualquier sentido de culpa me parece tan tortuosa como incomprensible. No puedo entender de ningún modo ese tipo de fe que concibe un Dios castigador y punitivo, sin otra piedad que la exigencia de su dominio. Y reconozco que no me gusta la exhibición de martirio de los pasos de Semana Santa, quizás porque prefiero el Dios que renace el domingo que el que muere el viernes. La vida sobre la muerte. Pero con el Dios de las monjas de mi infancia, que enseñaba a amar al prójimo y dibujaba con renglones caritativos las líneas de la vida, con ese Dios me tuteo sin creer. Porque es la fuente de inspiración de gentes extraordinarias. Va por todos ellos.

Los que creen en los dioses de la vida y no en los de la muerte. Los que aprenden a entender a los demás, cuando aprenden a creer. Los que buscan respuestas sin imponer dogmas. Los que conciben sus creencias como una fuente de tolerancia. Los que ayudan a su prójimo porque lo conciben como su hermano. Los que gracias a Dios encuentran tiempo para construirse interiormente. Los que buscan dotar de trascendencia su paso por el mundo. Los que entienden que creer en Dios es creer en la ciencia. Los que tienen respuestas pero siguen haciéndose preguntas. Los que rezan porque aman. Para todos ellos, los creyentes del Dios del amor, feliz domingo de Resurrección

miércoles, 8 de junio de 2011

VOLAR NO ES IMPOSIBLE




Castillos En El Aire
Alberto Cortez

"Quiso volar igual que las gaviotas,
libre en el aire, por el aire libre
y los demás dijeron, "
"¡pobre idiota,no sabe que volar es imposible!"".
Mas él alzó sus sueños hacia el cielo
y poco a poco, fue ganando altura
y los demás, quedaron en el suelo
guardando la cordura.
Y construyó, castillos en aire
a pleno sol, con nubes de algodón,
en un lugar, adonde nunca nadie
pudo llegar usando la razón.
Y construyó ventanas fabulosas,
llenas de luz, de magia y de color
y convocó al duende de las cosas
que tiene mucho que ver con el amor.
En los demás, al verlo tan dichoso,cundió la alarma,
se dictaron normas,"
"No vaya a ser que fuera contagioso..."
"tratar de ser feliz de aquella forma.
La conclusión, es clara y contundente,
lo condenaron por su chifladura
a convivir de nuevo con la gente,vestido de cordura.
Por construir castillos en el airea pleno sol,
con nubes de algodón
en un lugar, adonde nunca nadie
pudo llegar usando la razón.
Y por abrir ventanas fabulosas,
llenas de luz, de magia y de color
y convocar al duende de las cosas
que tienen mucho que ver con el amor.
Acaba aquí la historia del idiota
que por el aire, como el aire libre,
quiso volar igual que las gaviotas...
,pero eso es imposible..., ¿o no?...

miércoles, 1 de junio de 2011

A las puertas del cielo











Mientras "sisaba" unas estampas de Juan Pablo II para mis alumnos no me quitaba ojo.
Como guardián fiel permanecía a la puerta de la Iglesia, apostado en el medio del pasillo, en la nave central, observando todos mis movimientos con el celo del mejor de los mastines. Me acerqué exhibiendo la más ingenua de mis sonrisas "No te enfades Macareno" "Soy la profesora de Religión del Instituto""Dile al Padre Paco que le he cogido alguna más de las habituales. Los chicos andan de exámenes finales y toda ayuda incluidas oraciones les vendrán bien".
"¿Pero Vd. me conoce señora?.
"Hombre pues cómo no voy a conocerte si los chicos me han hablado de ti"
"Tu eres Macareno, el hombre que cuida la Iglesia de los Padres Carmelitas" (mientras me miraba con esos ojos vivarachos de quien ha visto mucho mundo. pensaba en lo que los chicos me contaron sobre él. Que fue el Padre (...) quien le ayudó cuando hundido por el peso de la adicción al alcohol dormitaba en el banco aledaño al portón principal de la Iglesia. ¡Macareno!.- le dijo el Padre (...), te cedo una habitación en el Seminario. Sólo te pido 3 cosas: que cuides bien la Iglesia, que te mantengas aseado y que dejes el alcohol
"Si Señora, los niños me quieren mucho y me han dicho que quieren hacerme un monumento al lado del de ese fraile (San Juan de la Cruz). Llevo veinte meses sin beber ¿sabe?. Y todo lo he hecho por ese, los ojos se le nublan mientras señala al Cristo crucificado que está en una de las Capillas laterales. ¡Ese es el que me da fuerza! y su madre, y todos aquellos que están allí y va señalando una a una las imágenes de la Iglesia. Yo era pastor, mi verdadero nombre es Roque, aunque a mi me gusta que me llamen Macareno porque por ese nombre me conocen en Medina aunque yo soy de Nava del Rey.Y tengo mucho mundo vivido. Pero ahora todo ha cambiado, ve usted que voy limpio, la gente me quiere y todos estos me cuidan (arquea el brazo mientras va señalando con su dedo índice cada una de las imágenes). Estuve a las puertas del infierno, pero ahora estoy a las puertas del cielo porque yo creo que me lo estoy ganado, al fin y al cabo les cuido la casa ¿no cree vd?.


Medito este encuentro que le ha dado un aire distinto a este lunes matinal. Camino a paso ligero, no quiero llegar tarde a mi clase con los de 2º. Hoy vamos a visitar a alguien muy especial, por algo estamos en el último día del mes de mayo. Pienso en Macareno, y en el Padre (...) y en cómo serán las puertas del cielo.