viernes, 15 de junio de 2018

HISTORIAS DE REFUGIADOS


 Menos mal que la abuela duerme. Cuando salimos de Qaraqosh no sabíamos dónde acabaríamos. Daesh nos dio veinticuatro horas para decidir convertirnos, pagar el tributo individual por cada miembro o marcharnos definitivamente. Nadie quiso claudicar. Por eso acabamos aquí. La abuela lloraba por sus ojos sin vida. Así que decidí llevármela cargándola en brazos kilómetros y kilómetros a través del desierto. Los kurdos nos tratan bien. Pero echo de menos a mis amigos, y a Myrian. Esos ojos miel en los que me gustaba perderme. Quizá mañana podamos regresar a casa.

Yo quisiera volver a Siria. Dejar de deambular de acá para allá. Sentir frío, hambre, echar de menos mi casa aún cuando tuviera que estar constantemente alerta para esquivar las bombas o esconderme por miedo a los bombardeos. Al menos aquel miedo era en casa. Ahora tengo miedo siempre, aquí en mitad de ninguna parte. Ya de morir hacerlo en casa. No como mi pobre amigo Aylan que siempre deseó ver el mar, el mismo que se convirtió en su tumba.

Pues nosotros estamos aquí expectantes rumbo a España en este Aquarius. Acaban de darnos zapatos de colores, dicen que tendremos suerte si nos tratan como refugiados. Eso significa tener dinero para empezar una nueva vida, si fuéramos el centro de extranjeros nos pondrían vigilancia policial las 24 horas. Pero ser considerados refugiados es distinto. Menos mal que nos salvamos de la patera. Quizá mi hijo, el que salta ahora de gozo en mi barriga pueda llamarse algún día español aunque tenga piel negra.  Afortunadamente la muerte se ha olvidado de nosotros ... de momento.

lunes, 11 de junio de 2018

LA BALLENA



La ballena varada rezumaba sangre por todos lados. Como un gran mazacote de heridas languidecía acosada. Era un mar de llagas. Cúmulo de penas. Atrás quedaron sus demostraciones vanidosas de fuerza y poderío. Ahora estaba vencida por el cansancio, por la pena, por el daño. Cada noticia era un aguijón de dolor y tristeza que la atenazaba. Se quedó quieta en un rincón esperando a que la pena se pasara. Pero el dolor no cesa. En su caso se había cronificado. Cerraba los ojos para no ver nada ni a nadie. Porque nada ni nadie podían calmar su llanto. Varias bandadas de atunes pasaban en derredor mirando curiosos sin reparar en su duelo. La mole respiraba cansada queriendo redimir su llanto, sacar toda la amargura que la ahogaba consumiendo cualquier retazo de sueño. Las ballenas no sueñan. Solo gimen, y bufan. Ni siquiera pueden nadar a veces ahogadas por el peso penoso. Pacíficas, se esperan en un rincón, sin atacar, cautas, tristes, dolientes. La ballena lloraba, pero a nadie parecía importarle. Al fin y al cabo sólo era una ballena más que gimoteaba por falta de escrúpulos y ausencia de celo.

viernes, 8 de junio de 2018

EN VOS CONFIO

    Ha sido un privilegio visitar el Congreso con nuestros alumnos en unos momentos tan decisivos para la historia de la democracia española. Poner nuestro granito de arena para que éstas nuevas generaciones aprendan a valorar y apreciar la institución  garante de derechos y deberes, sede del poder legislativo y ejecutivo. Poder conocer un edificio con solera que data ni más ni menos que del año 1850 cuando la aguerrida reina Isabel II tuvo el honor de inaugurarlo. Invitados por la Diputada por León del Partido Popular Carmen González Guinda allí acudimos un grupo de alumnos y profesores de Valores éticos y Religión del instituto en el que trabajo. Mientras la guia oficial nos explicaba los pormenores del hemiciclo desgranando curiosidades varias observaba sus ojos de asombro y admiración. Es importante restituir la confianza en la importante labor política que esta institución realiza para el correcto funcionamiento del Estado. Vital y más en las nuevas generaciones que algún día regirán los destinos de España.
    Tuvimos la suerte de comer en la cafetería compartiendo espacio con el resto de Sus Señorías. Respirar el aire político, observar la agitación de una institución en movimiento, tomarle el pulso al Parlamento. Al término de la visita fuimos obsequiados con un ejemplar de la Constitución y un folleto explicativo con el sugerente título el Congreso de los Diputados, la casa de todos.
Completamos nuestra incursión  a la capital de España con una visita al impresionante Palacio Real admirando su ingente patrimonio.
    Y por la tarde parada en Medina de pl Campo con un cambio absoluto de tercio visitando la  comunidad de madres agustinas, monjas contemplativas de clausura que compartieron confidencias con los alumnos preparándoles una generosa merienda y obsequiándoles con unos pequeños rosarios. 

    Un día completo sin duda, víspera de la solemnidad al Sagrado Corazón de Jesús. 

martes, 5 de junio de 2018

PELELE


No quiero volverte a ver más
Sal de mi vida.
Déjame disfrutar de mi libertad.
Tanto coartarme. Si con  quien ando,que es lo que leo o que amistades frecuento.
Detesto tus ansias de protagonismo en mi vida como si fuera de ti no hubiera salvación.
La hay aunque yo ahora no pueda verla.
Necesito salir de tu cárcel de amor que me atenaza y anula. Nunca seré como tú ni llegaré a ser como tú quieres que sea. Un eterno Sísifo encadenado a los caprichos de tu afán de perfeccionismo. Tanto querer salir de las faldas de mi madre para meterme bajo las tuyas.

¿Rafael?
Si cariño.
¿Has traído lo que te pedí no?
Por supuesto.
Déjalo ahí
Como tú quieras cariño.


lunes, 4 de junio de 2018

BROWN SUGAR




Prefiero las ratas correteando por encima de mi jergón a aquella camita blanca e insulsa del Centro.
La asepsia me da alergia. Una vida limpia y pulcra es lo que mamá siempre quiso para mi. Carrera de derecho y el despacho heredado de papá. Una vida teledirigida. Una taza de café con dos terrones de azúcar. Puestos a fingir prefiero brown sugar inhalado en compañía . Me aterroriza la jeringuilla. Pero así es distinto. Su olor es mil veces mejor que el del café de casa. La grandeza de sentirse libre como esa rata que ahora mordisquea el dedo gordo de mi pie.

viernes, 1 de junio de 2018

CANTEMOS AL AMOR

Es una actividad cultural que ha tenido buena acogida en el Instituto.
Un recreo al mes profesores y alumnos renunciamos a nuestro espacio de asueto matutino para irnos a la Biblioteca y dejarnos enredar por los versos y la música felizmente hermanados. El evento se llama recreo poético musical.
Este mes lo hemos titulado cantando a golpe de verso.
La selección de poemas y música en esta ocasión ha sido del todo variopinta.
Desde U2 con su It’s a beautiful day hasta las pequeñas cosas de  Joan Manuel Serrat pasando por Bob Dylan y su blowing in the wind amén  de  un grupo de cantautores latinos que se han unido para versionar el célebre  gracias a la vida de Violeta Parra.
Pero por mi debilidad hacia la canción francesa el himno al amor de Edith Piaf me ha emocionado especialmente. Elegimos varias escenas de una vieja película en blanco y negro en la que parejas de enamorados caminan hacia la Catedral de Notre Dame mientras la quebrada voz del ruiseñor de Avignon asegura que la eternidad será para disfrutarla con su amado porque Dios reúne a los que se aman.
Como nos reunirá este domingo ,si junio consigue imponerse a este mayo húmedo, rescatando al sol de su prisión, para caminar por las calles alfombrados por los pétalos de las flores detrás del Amor por excelencia. Un Amor único e imperecedero. Constante, que no cesa. Que desborda y rebosa. El cariño de un Dios hecho hombre que desafía a las leyes del tiempo y no sabe de amor a medias tintas porque lo suyo es darse por entero.

 Cantemos al amor de los amores.


martes, 29 de mayo de 2018

CANCIÓN DE LAS COSAS SIMPLES


Antes de que se marchite del todo quiero recordar que tú me la regalaste esbozando la más dulce de las sonrisas.


Antes de que los últimos pétalos que la adornan caigan quiero recordar que no debo perder la fe en que finalmente siempre es posible extraer agua de ese pozo que ocultas.
Antes de que el tiempo aje definitivamente la tersura de tus vestidos quiero asirme a la esperanza de que al final será posible llegar donde vosotros y yo deseamos.
Hoy significó mucho que me trajeras este pequeño capullo de rosa.
Su aroma embriagaba el  pequeño rincón donde lo deposité y perfumaba la clase de cuarto a última hora.
Gesto trémulo, apenas imperceptible.  Verte llegar tarde flor en mano.
Y sentirme una vez más querida por uno de los que alegráis mis días. Efebo rubio.

Las cosas simples que dice Maria Dolores Pradera. Hoy tristemente fallecida.
Pero a esas cosas simples las devora el tiempo, como el tiempo devorará mi capullo de 🥀 .
Solo queda esperar la llegada de un verano  que las rescate del mismo modo que yo auxilio a  mi flor arrebatándosela  al olvido del  tiempo .
Pero tengo  este mi pequeño oasis. Aquí entierro mis tesoros convirtiéndolos en trasunto de etermidad.

DEP Mari Dolores Pradera.

sábado, 26 de mayo de 2018

VIAJEROS SOMOS



Llevamos varios años felizmente enredados entre libros viajeros. Concretamente desde el 2008 año paulino aquel en el que este fascinante personaje de Tarso fue inspiración para comenzar este proyecto.

Los profesores de Religión de primaria y secundaria, junto con nuestros alumnos y animados por la Delegación de Enseñanza, nos embarcamos cada año en una nueva aventura acorde con los tiempos y alineados con las inquietudes diocesanas. Lo hacemos con el pleno convencimiento de acercarles la belleza del arte, el patrimonio y la tradición a través de estos libros que ellos mismos confeccionan.

Este año tocó implicarse en el año vocacional. El pasado optamos por dar a conocer nuestras parroquias. El centro educativo que trabaja el libro en cada momento elaborando varias hojas  aporta su visión creativa mediante fotos, murales, seleccionando textos, contando vivencias, inventando juegos. Derrochando imaginación y colorido. Los 
libros viajeros no merecen menos.

Para los alumnos supone un refuerzo y estímulo ilusionante trabajar en un proyecto en el que ya lo han hecho compañeros de otros colegios e institutos. Les encanta descubrir y disfrutar de los trabajos de otras manos, observar las fotos de otros alumnos que comparten con ellos inquietudes y aportar su talento diseñando cosas nuevas o dando su particular visión a las propuestas conocidas. No deja de ser un nexo y una oportunidad para descubrir cómo se trabaja en otros sitios.

Llevamos varios años apostando por esta iniciativa que estos días podéis ver  en un marco espléndido , la Sala Vidrieras del Ayuntamiento de San Marcelo hasta el 29 de mayo. 

Cobijados por la tenue luz multicolor que se cuela a través de los cristales encontraréis a modo de  hermosos beatos manuscritos medievales, estas pequeñas obras de arte que las manos de nuestros alumnos han elaborado artesanalmente para disfrute personal y colectivo. 

Un instrumento de evangelización imaginativo, sorprendente y con muchos recursos al igual que San Pablo, el viajero con el que comenzamos esta aventura apasionante.

miércoles, 23 de mayo de 2018

REFUGIADOS





La muerte se ha olvidado de nosotros. Afortunados. Menos mal que la abuela duerme. Cuando salimos de Qaraqosh no sabíamos dónde acabaríamos. Daesh nos dio veinticuatro horas para decidir convertirnos, pagar el tributo individual por cada miembro o marcharnos definitivamente. Nadie quiso claudicar. Por eso acabamos aquí. La abuela lloraba por sus ojos sin vida. Así que decidí llevármela cargándola en brazos  kilómetros y kilómetros a través del desierto. Los kurdos nos tratan bien. Pero echo de menos a mis amigos, y a Myrian. Esos ojos miel en los que me gustaba perderme. Quizá mañana podamos regresar a casa.

lunes, 21 de mayo de 2018

UN EXPERIMENTO EN EL AULA








El clima de las aulas lleva años subiendo. Sobran malos modos y faltan modales y delicadeza en el trato. 

En menos de una semana varios alumnos se quejaban del trato de sus compañeros. Yo misma he escuchado lindezas tales como “ el moro te roba la caja, no se la dejes” o “ profe este me llama moro” “ya pero él mi llama chino”. Hablo de alumnos de secundaria que presumiblemente deberían tener la empatía más desarrollada por edad y bagaje escolar. 

Per si va de broma profe. Ya pero a nadie le gusta que le insulten aunque sea de broma

 Quizá estamos dando por supuesto muchas cosas. Nos implicamos en grandes campañas contra el bullyng y no estamos a los pequeños detalles. Los que suceden en los pasillos, en los recreos, en los cambios de clase. En esos instantes en los que se desarrolla la vida diaria del centro. Es necesario permanecer ojo avizor y somos nosotros los docentes los que debemos caminar con los ojos bien abiertos para prevenir, desenmascarar y en su caso corregir esas distorsiones que pueden estar dificultando y a veces bloqueando no sólo el aprendizaje sino el desarrollo afectivo y personal de nuestro alumnado.
No solo enseñamos, educamos.
Se lo he dicho muchas veces.
No soporto que os insultéis tan gratuita y alegremente.
Por eso cuando conocí este experimento social lo llevé inmediatamente al aula.

Primero un grupo de alumnos debía salir a la pizarra para escribir los insultos que a menudo escuchan. Tiza en mano se venían arriba. Las tizas se deslizaban con soltura. Decenas de insultos cuajaban el encerado mientras sus compañeros asistían sonrientes a la tarea. Para más iniciativa en este caso no hubo censura. Preferí que escribieran con Libertad.

Segunda parte. Debían levantar la mano los que hubieran recinbido alguna de las lindezas escritas. Los que hubieran recibido de alguno de sus compañeros algunos de los insultos que estaban leyendo. Toda la clase levantó la mano.

Posteriormente borré los insultos. Creo que pocas veces he borrado con más ganas.

La tercera tarea consistía en solicitar voluntarios que quisieran salir al encerado a escribir tres cualidades de alguno de los compañeros que en ese momento estuvieran presentes en el Aula. Esta vez se presentaron algunos menos. Parece que lo de positivizar se nos da peor.

Finalmente algunos alumnos - cuya decisión no me resultó sorprendente - escribieron cuidadosa y ordenadamente las cosas positivas que encontraba  en sus compañeros. La tarea se completaba con otra posterior. Prestarse a indicar el nombre del compañero y leerle las palabras escritas.
Sus caras lo decían todo.  Ojos que brillaban al sentirse queridos, apreciados y valorados por sus iguales. 

Y en las tres clases donde llevé a cabo el experimento el mismo final. Un sonoro y rotundo aplauso. Parece que las buenas noticias son siempre bien recibidas.
Entonces recordé una de las maximas que aprendí mientras cursaba mis estudios de Derecho en la Facultad. “ Lo que abunda no daña”

domingo, 20 de mayo de 2018

NUESTRA MANADA




Comentábamos  en un grupo de Bachillerato  un artículo de Enrique Rojas Marcos. En el mismo,  el célebre psiquiatra reflexionaba sobre la psicología de ese quinteto de  infames autodenominado la manada que ha cometido una serie de delitos contra la integridad psíquica y física de una mujer. El médico afirmaba que para hacer un análisis riguroso sobre el tema es necesario no sólo ceñirse al aspecto legal, sino ir a la raíz del comportamiento de estos sujetos para los que el uso de la libertad ha sido actuar al libre albedrío dejándose llevar por los instintos sin tamiz alguno.

 Comentábamos que la ética es el arte de usar de forma correcta esa libertad subyugando la pasión descontrolada a los correctos derroteros de la razón.

Les decía que esta sociedad en la que vivimos es realmente compleja porque a pesar de ser puntera en avances tecnológicos y  otros muchos campos parece habérsenos escapado el control en los temas nucleares que dan sentido a nuestra vida como el amor, la familia, la dignidad de la persona. Justo iba a hablarles del relativismo cuando Sandra levantó la mano para intervenir.

.- Es que nadie nos enseña lo que está bien y lo que está mal.

La sentencia cayó sobre mi conciencia sobre un bomba. Pensé en que vivimos en una sociedad tan preocupada por lo políticamente correcto que nadie se atreve a enarbolar el sentido común para recordar lo obvio.
Y ellos, aunque sean de naturaleza crítica y muchas veces transgresora necesitan conocer los límites. 
Lo que es correcto y lo que no.

Esta pequeña manada de jóvenes curiosos e inquietos serán la sociedad del mañana y de ellos dependerá que el mundo camine hacia derroteros de justicia y fraternidad por ello es necesario proporcionarles pastos limpios, aligerar la pradera de malas hierbas y proveerles del agua fresca, limpia y cristalina que emana de la fuente de agua viva.

Piden a gritos referentes y cuando los encuentran saben apreciar lo bueno, no os quepa la menor duda. Pero para eso es necesario que conozcan las otras versiones aunque no sean las que más se estilen ni aparezcan en los medios habitualmente. 

Si los profesores, padres y demás educadores no se las ofrecemos ¿quién lo hará por nosotros?



viernes, 18 de mayo de 2018

CAMINANDO JUNTOS








No se si podré colocar las palabras para hacerlas brillar en todo su esplendor para la ocasión.
Si hoy pudiera vestir el blog lo pondría de largo para festejar la tarde de dicha que me habéis brindado.

Fue con ocasión del Programa de Cáritas Caminando Juntos. Este proyecto supone una invitación a jóvenes de cuarto de Eso y primero de bachillerato para que cedan parte de su tiempo acudiendo a residencias de ancianos para acompañarles. Su colaboración supone jugar con ellos al bingo, al ajedrez, las cartas, hacer trabajos manuales, cocinar juntos, compartir confidencias y recuerdos. Regalarse momentos.

El detonante fue la visita que Vicente Guillán una de las almas de Cáritas León, hizo a nuestro Instituto Eras de Renueva. Al estilo de aquel venid y veréis lanzó el guante al alumnado.  Y un grupo de corazones generosos  dieron un paso al frente y se embarcaron en la aventura.  Voluntarios de centros de enseñanza de diversa naturaleza - tanto públicos como concertados -  han invadido hoy el Auditorio de Caja España. El que está en la calle Santa Nonia que la entidad cedió desinteresadamente para la ocasión.



El  acto fue sencillo pero tremendamente emotivo. Los centros, representados por uno o varios portavoces 
hablaron de lo que la experiencia  había supuesto para ellos. A continuación los residentes de  distintas residencias comentarom lo que supone para cada uno de ellos recibir la visita semanal de estos jóvenes.





Ver aparcados en hilera y en la primera fila un montón de andadores a la manera de los Rocinantes del Quijote, escuchar las voces cansadas a la par que ilusionadas de esos sabios de cabellos canos que piensan que esos jóvenes son “mejor de lo que la gente dice”. Sonrisas por doquier, miradas cómplices, rebanadas de ternura. Voluntarios adultos que acompañan a los jóvenes y que aseguran que éstos cumplen con responsabilidad con sus citas semanales. Beatriz Gallego, presidenta de la institución de Cáritas. Estaba sentada muy cerca de ella, percibí su emoción y orgullo. Cristina Campelo coordinadora del Programa, que con su entusiamo y empuje nos ha animado a tirar del proyecto, Y Aurora Baza una concejala voluntaria de este programa que sólo quería pasar desapercibida. Un ejemplo de entrega personal y profesional.






Pero además  estaban mis alumnos. Los que tuve del Bellido y los actuales de Eras. Retando a todos aquellos que aseguran que los jóvenes hoy no tienen ideales. Entregados al desafío de contravenir las sentencias pesimistas de una sociedad que les tacha a todos de frívolos, egoístas e inconstantes.

Tras el acto una merienda. Cuando bajaba las escaleras me encontré a Marcos subiendo apresuradamente con un plato lleno de comida.

.- Son para los ancianos que se han quedado arriba. 

Me hubiera gustado darle un enorme abrazo en ese momento.

Este lunes cuando regrese al instituto lo haré sin duda con ánimos renovados pensando en esos andadores que son verdaderos Rocinantes para sus jinetes  y en todos esos alumnos escuderos que a la manera de Sancho Panza acompañan a unos Quijotes de sienes plateadas en el que será el último viaje de su vida.


miércoles, 16 de mayo de 2018

LLUVIA SOBRE BERLÍN





Cuando éramos jóvenes hacíamos novillos para caminar bajo la lluvia sin paragüas. Cogidos de la mano disfrutábamos de la clandestinidad deambulando libres por las calles de Berlín. A veces un sol inesperado emergía del cielo para conjurarse en feliz unión con el agua formando arco iris que se enredaban en tu pelo trigueño. En Primavera recogía margaritas para hacerte un pequeño ramito. Hasta que desapareció nuestra pradera. Fue cuando construyeron el muro. Entonces dejé de verte. Desde ese día no he dejado de soñarte. Por eso hoy decidí escalarlo. Pero no hubo suerte. La lluvia empapa mi cuerpo inerte.