jueves, 29 de junio de 2017

ACONTECERES QUE DESASOSIEGAN


Resultado de imagen de pintura sobre la nostalgia
Aconteceres que desasosiegan.
Eventos que aguijonean el alma.
Retazos que dejan a su paso
sueños rotos o hibernados .
Resúmenes mal escritos por los minutos
que desfilaron en tropel.
Remates mal terminados
que deshilacharon el ocaso de los días.
Redaños que fueron derribados
por las arenas del reloj que huyeron vertiginosas.
Renuncios, desacuerdos, indeterminaciones.
Claudicamos desde que nacemos
y dejamos que el tiempo nos robe las promesas.
Menos mal que las lágrimas riegan las heridas
y rescatan los rayos de sol aprisionados.

domingo, 18 de junio de 2017

PROFE...¿QUIERES QUE TE AYUDE?



Sobre el césped se desplegaban en tapiz multicolor aquellos cuerpos jóvenes ebrios de vida.

El calor les empujó a la calle con la complicidad de los docentes que a final de curso pugnaban en vano por domeñar sus espíritus rebeldes.

Si no puedes con tu enemigo únete a él.

 Las altas temperaturas nunca han sido buenas aliadas para espabilar neuronas así que aquella muchachada  de por si dada a la dispersión y más aún siendo final de curso, vió en la subida del mercurio el caldo de cultivo idóneo para tenderse al sol libres como el sol que brilla cuando y como se le antoja.

Era delicioso verlos tendidos plenos de colores combinados a la perfección con sus teces jóvenes y las sonrisas desplegadas.

Agrupados por afinidades se disponían a lo largo de la pradera.

Allí el grupo de tercero, al lado una nutrida representación de chicas de cuarto, justo detrás de ellas una combinación de cursos varios que probablemente tenían en común el colegio de primaria de procedencia. Había varios alumnos mayores. Muchos se conocen desde infantil y han permanecido indisolublemente unidos hasta bien avanzada la secundaria. Eso une mucho.

Al lado de un enorme sauce llorón un grupo variopinto de adolescentes era fácilmente observable por razón del color de su piel tostada. Sobre una vieja bicicleta un muchacho con la gorra ladeada parecía liderar el grupo dada la frecuencia con que tomaba el turno de palabra. Cuando trabé conversación con el joven pude observar que le faltaban varias piezas dentales. La convesación fue irrelevante. Hablamos sobre el calor y el lugar de procedencia del muchacho, un pueblo minero de la provincia leonesa. Y a su lado, como si de un guardaespladas se tratase, estaba aquel morenito pizpireto que tantas veces me he encontrado por los pasillos durante este curso. Casi siempre castigado por uno u otro motivo. No es alumno mío pero siento cierta simpatía por él quizá porque rezuma desprotección. Desde la primera vez que hablamos cuando nos encontramos siempre me dice lo mismo: Profe ¿quieres  que te ayude?. Es su manera de agradecer algo de afecto.

Ese día del despliegue multicolor sobre la alfombra verde del parque, el calor era sofocante, inusual para esta época. Acabábamos de terminar una de esas fiestas de final de curso que aligeran el calvario que suponen los finales de cursos cuando todos estamos cansados de todo. Al terminar el convite me quedé sola recogiendo. La hora de salida es sagrada para todos así que no quise que los alumnos se quedaran más tiempo del debido. Aunque tampoco hubiera sido fácil retenerles. El resultado del ágape fue una enorme bolsa de basura que entre el resto de cachivaches que porto a menudo me obligaba a hacer malabarismos por el parque.

Y entonces apareció ese pequeño ángel moreno exhibiendo una hermosa sonrisa blanca. 

.-¡Profe ¿quieres que te ayude? hoy si que vas cargada eh?. 
.- Hay hijo hoy si que te lo agradezco.

Y caminé alegre por el césped contenta de llevar al lado aquel hermoso ángel negro. Como los que pintaba aquel pintor de machín

Recordé otros tiempos, y otras caras...¿o eran las mismas?

viernes, 16 de junio de 2017

CUSTODIAM MEAM


Tras el rosario, la celebración de la eucaristía y el rezo de las oraciones contenidas en el manual para ese día la mujer del turno 3 sentada en adoración paladeaba los minutos de soledad con el Amado. Sus palabras pensadas se elevaban en oración.

"Menos mal que al fin nos hemos quedado sólos Tu y yo Señor. Sin intermediarios ni mediaciones. Una relación sin más barreras que las que mi imaginación, la loca de la casa, pretende imponernos.
Tu me esperas encerrado en esa hermosa custodia de plata rebujada, si, pero desnudo al fin y al cabo como aquella tarde en el Gólgota.

Me siento irresistiblemente atraída por ti Señor. Y me sobrecojo ante tu presencia que interroga e interpela pero que al mismo tiempo calma y purifica de anhelos vacuos.

Ante Ti quisiera petrificarme para no tener que salir y exponerme a tantos tumultos mundanos.

Contemplarse es deleitarse dejándose inundar por la paz que me envías.

Adorarte es anonadarse permitiendo que el amor cope el alma hasta parecer que lo hace estallar de gozo desbordante.

Ayúdame Señor en los vaivenes. No permitas que nada ni nadie me separe de Tí.

Corpus Christi, custodiam meam, vitam aeterna.

Cuando llegó el Abad, muy temprano,  a la mañana siguiente la encontró dormida en un sueño eterno con el rosario fuertemente apretado en su regazo. Gloria había muerto mientras rezaba con una hermosa sonrisa en los labios.


lunes, 12 de junio de 2017

Y SI...


Resultado de imagen de aurora boreal

¿Y si miro y no estás?
¿Y si llamo y no me abres?
¿Y si intento hipnotizar al viento para que no acaricie tu pelo y te lleva la risa un vendaval?
¿Y si te sueño y te desvaneces?
¿Y si corto el racimo y sólo hallo ramas desnudas?
¿y si desnudo mi alma y la pisoten los tacones de la decadencia?
¿Y si me quemo los dedos al intentar recuperar una caricia escapada?
¿Y si me escapo antes de que me alcance tu hastío?
¿Y si se eclipsara tu sol antes del ocaso de la primavera?

Entonces, sólo entonces la luna sería tan solo un deseo entretejido entre los sueños antes de un amanecer posible.

viernes, 9 de junio de 2017

LA POLILLA EL DOLOR Y LA NADA

Resultado de imagen de polilla contra el cristal

Me taladraba el cerebro el insistente repiqueteo de aquellos toques repetidamente cansinos cuyo origen desconocía. 

Una y otra vez se sucedían acompasadamente de una manera rítmica pero no por ello menos molesta. 

Eran golpes secos, opacos, de una asepsia hiriente. 

Me producía una irritante impaciencia descubrirme esperando el siguiente una vez que el anterior se había producido.

A mi alrededor nadie parecía percatarse.

¡Por favor que alguien pare esto!

¡¿De donde provenía aquel ruido?!

Recordé haber escuchado en cierta ocasión que algunos soldados torturaban a sus prisioneros de aquella forma. Con la simple caída de una gota constante sobre su cabeza. El suave impacto en continuo roce sobre el cuero cabelludo unido al irritante y acompasado sonido lograban desequilibrar cualquier cerebro por muy equilibrado y cuerdo que estuviera.

No podía moverme. Estaba prisionera por aquel sonido acompasado, estresante, cansino, demoledor.

Giré con violencia la cabeza. La polilla golpeaba una y otra vez contra el cristal porfiando por atravesarlo. A cada golpe emprendía de nuevo la empresa con más brío. Su empecinada cabezonería era el origen de aquel traqueteo desasosegante que me había robado la calma. Quise aplastarla con mis nudillos pero fue imposible. Ella seguía allí. No quería marcharse. Nunca lo haría porque aunque lo hiciera seguiría escuchándola.

 Se había incorporado a mis sonidos vitales y ya nunca se iría.

MOMENTO CONSULTORIO



A menudo sucede en el último minuto antes de salir del aula como ocurrió ayer. Se acercó,nerviosa, frotando una mano contra la otra para evitar, quizá, esa sudoración que a veces surge cuando se va a cometer un momento difícil. La niña sufría por la enfermedad de un familiar muy cercano y buscaba tal vez respuestas, o u a palabra de consuelo o quizás un receptor atento que recogiera su angustia para canalizarla.
Me viene a la memoria el desasosiego de otra alumna que se preguntaba cómo explicar a su madre un desagradable incidente que le había acontecido durante una salida nocturna con un acompañante poco recomendable. El episodio le generaba una angustia que apenas le permitía conciliar el sueño. Pensar el daño que podía infringirle a su madre provocaba a la adolescente un considerable sufrimiento.
Estos días también hemos tenido que hablar mucho para mitigar vuestro dolor ante la marcha de Ángel, vuestro profesor de religión. ¡Cuanto le queríais!¡Fue un profesor y amigo para vosotros formidable! Un auténtico referente.
Parece que los amigos, internet y los móviles no lo resuelven todo.
Piensan que sois un generación distinta pero en el fondo sois vulnerables y os sentís  desprotegidos ante los acontecimientos que os desbordan por eso es necesario que alguien os escuche y si se tercia y lo recibí, os aconsejen.
 Aquel sacerdote tenía razón. Es necesario propiciar momentos consultorio.
¿Recordáis aquel popular espacio de la radio que durante las tardes entraba a través de la voz de Elena Francis en los hogares españoles? Francis...consulta de Francis....
Nos necesitan aunque a veces lo único y mejor que podamos hacer por ellos sea elevar una plegaria.

domingo, 4 de junio de 2017

NO CORTES LAS MARGARITAS




Mientras miraba tu verde jardín repleto de vida reparé en la legión de margaritas sembradas en el césped.
Jugueteaban coquetuelas cimbreadas por la brisa que llegaba de lejos.
Hermosas danzarinas encaprichadas con las caricias invisibles del aire.
Te pedí que no las cortaras. ¡Se veían tan hermosas exhibiendo su belleza simple en mitad del doméstico vergel!
Dijiste que era necesario para lograr la uniformidad del suelo. La corrección de las formas. La rigidez de un espacio correcto y habitable para cualquier visitante respetable.
Pero yo no lo era, ni quería serlo, así que no me importunaron aquellas simples flores diseminadas por tu pequeña pradera.
No importa que cercenaras sus vidas.
Volverán a crecer. De la misma manera que renació aquella enredadera que un día plantaron en mi huerto. Fue capaz de resistirlo todo. Hasta la cal viva.

viernes, 2 de junio de 2017

YO MISMO



Cuando menos lo esperaba llegó vuestro silencio.
El mismo  que he suplicado desde el inicio de curso apelando a la madurez propia de un grupo de alumnos de 16 años
Sólo necesitábais un contexto adecuado.
Y el silencio llegó

Dejar hablar al corazón y desentornar vuestros oídos fue todo uno.

Se trataba del trabajo de fin de curso. La última tarea que os demandará un profesor de religión durante vuestra adolescencia.
Debíais elegir una manifestación artística, objeto o persona que os enlazara con Dios. Una mediación que os conectara con ese dios que OS vive dentro.


Sin tapujos ni complejos desgranásteis experiencias de personas, objetos personales, canciones. Compartisteis recuerdos y retuvísteis lágrimas revoltosas.

Y entonces saliste tu.



.- Yo no he elegido obra de arte ninguna ni un objeto. Mi mediación soy yo mismo y ver lo que Dios ha hecho conmigo. Desde muy pequeño he padecido una salud muy frágil. Siempre he visto gente rezando a mi alrededor. El cariño de mis abuelos y de todos los que me quieren. Y en medio de todo siempre he salido airoso. El que esté aquí es un milagro. Así que yo soy la prueba de que Dios existe.

No se oía una mosca en clase.


Sus compañeros le miraban fijamente. Sus palabras ciertamente les interpelaron.

Dicen que el dolor tamiza y hace más sabia a la gente.

Tu, mi querido alumno, eres buena prueba de ello.

jueves, 1 de junio de 2017

LOS MEJORES EMBAJADORES



Considero enriquecedor para los alumnos escuchar testimonios de religiosos y laicos  que aporten su particular visión de cómo sirven a la sociedad. Tras la charla les pido que redacten una composición.

Este año con motivo del día mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información recibíamos en  Bachillerato al responsable de comunicación de la diócesis de León para hablarnos, entre otras muchas cosas, del papel de la Iglesia en los medios de comunicación social. Una alumna reflexionaba de esta manera:

“ La iglesia, obviamente tiene espacio dentro de este mundo, porque toda nuestra historia está ligada a ella y tiene muchas cosas que decir y aportar. El Papa Francisco está revolucionando la comunicación en la iglesia con su particular forma de decir y hacer.”

La última visita ha sido de una misionera y docente perteneciente a las carmelitas misioneras que ha trabajado en varios países europeos en la lucha contra la trata de personas. Transcribo, por su interés y, con el permiso de su autora, una reflexión que esta alumna de 3. ESO vertía al final de su composición:

“Obviamente, esto tiene solución, pero está en la mano de todos. Sin cliente no hay trata, y sin trata mafias. Pagar por estos fines es financiar una esclavitud, una de las más vergonzosas que han existido en la historia de la humanidad. En mi opinión, es lamentable que en el siglo XXI sigan existiendo estos negocios.
Por último me gustaría añadir  que los días que ha venido Mari Pepa para mí van a ser de esos días que recuerdas ya que nunca había conocido una persona que vive para ayudar a los demás. Así que gracias por esta lección de vida que nos acompañará siempre".


Por cierto, inmersos en plena campaña de matriculación para animarles a que elijan religión no hay más que escuchar a estos nuestros alumnos. Ellos son los mejores embajadores de la asignatura.