lunes, 1 de mayo de 2017

MÁS BONITA QUE NINGUNA

video


.- Profe, lo que yo no entiendo es por qué hay tantas vírgenes distintas
.- Bueno Benja, es sencillo. Seguro que tú tienes más de una foto de tu madre que repasa distintos momentos de su vida. De su infancia, adolescencia y juventud. Pues en el caso de la Virgen María sucede lo mismo. Cada pueblo la honra bajo una advocación distinta que a menudo representa escenas importantes de su vida narradas en los Evangelios: recibiendo la buena nueva de Gabriel, visitando a su prima Isabel, en estado de buena esperanza, velando a su pequeño durante el Nacimiento, desgarrada por el dolor durante cualquiera de los funestos acontecimientos de la Pasión o exaltada en su gloria durante la Asunción, fecha estival en la que  gran parte de los pueblos de España la jalean con  júbilo filial.


Cada año en el mes de mayo mis alumnos han de realizar un trabajo donde eligen la imagen de la Virgen que más les gusta. Traen fotos de la romería de su pueblo, escapularios, anécdotas personales donde vieron patente la mano milagrosa de María, historias que les cuentan sus padres y abuelos y que a menudo viene cargadas de mucha emotividad. Y al hilo de todo esto hablamos del rosario. Ese cúmulo ensartado de fragantes rosas con las que piropeamos a la mujer que Dios encumbró a lo máximo. Bien lo sabían los redactores de National Geographic cuando eligieron  el siguiente título para su portada: Mother Mary, the most powerful woman in the world, la mujer más poderosa del mundo. La misma mujer  que – tal y como me contó un alumno - inspiró una de las canciones más famosas del célebre cuarteto de Liverpool de sobra conocido por todos. Let it be, déjalo estar. Como a ella. No serías la primera ni la última persona a la que ella rescatara. Si yo te contara...