martes, 18 de julio de 2017

POSTUREA




Fue mi hija quien me descubrió esta canción por casualidad haciendo que me reafirmara una vez más en la gran capacidad de autocrítica que existe en el mundo adolescente. Les suelen gustar estas canciones en las que se ven caricaturizados. Y esta canción es sin duda una de estas tonadas pegadizas que se descargan en los móviles. Pero cuando te molestas en escuchar la letra no tiene desperdicio...ya desde el principio.

Puesta de sol...échale otra foto...no sea que lo veas con tus propios ojos.
Me gustaría ser lo que aparento...dejar atrás la esclavitud de lo perfecto...
Si no te sientes guay es porque tu autoestima se mide en likes...
Disculpa sigue esta cadena...si no compartes este tema...morirá un gatito de pena por tu culpa...
Hogares donde se conecta el wifi...
Siendo ateos somos religiosos...
Facebook me recuerda que es el cumple de mi madre....
Y a los desconocidos se les llama amistades...
Antes era un fiestero ahora soy un runner...del deporte también se sale...
Quiero ser campeón de fitness de semana...
Se tanto de ti que has perdido mi interés...
No quiero ver dormir a tu bulldog francés...
Vas a pillar tortícolis inmerso en tu pantalla...

Una sátira en la que en mayor o menor medida todos podemos vernos un poco reflejados. Cuando la escuchas algo se puede revolver  en el interior como cuando te descubren ni fraganti haciendo algo que no debes. Querámoslo o no estamos atrapados por esta esclavitud del postureo. El dictado de las modas a las que nos empuja esa continúa búsqueda de la identidad, afirmación y aceptación. En el fondo lo que todos queremos es pertenecer a la tribu aunque a veces el precio que haya que pagar sea un poco alto.