sábado, 1 de julio de 2017

SIEMPRE A MI LADO





Mientras recorro los pasillos vacíos del instituto reflexiono sobre la fugacidad de los acontecimientos que jalonan nuestras vidas. Hace nada el jefe de estudios recorría estos mismos lugares para darnos las instrucciones de principio de curso.

¡¡Cuantas gentes poblaron estas aulas de historias y palabras.!!

Algunos días vinieron exultantes de dicha y plenItud, otros se marchitaron en la desgana, los menos se alejaron afortunadamente arrojados con la esperanza de no ser recordados


Y  ya han llegado tiempos de cosechas académicas.


El verano trascurrirá pleno de nuevos lugares y gentes, o de los mismos pero en contextos diferentes. Cambiarán escenarios o se renovarán los habituales y nuevamente iniciaremos búsquedas: del descanso, el sol, sensaciones nuevas, paisajes diferentes, experiencias. 

Nos reencontraremos con amigos, disfrutaremos de eventos familiares, retomaremos partidas y charlas nocturnas buscando el refresco del anochecer, abrazaremos a los amigos que estuvieron lejos y paladearemos paseos con los habituales de los lugares de veraneo, refrescaremos gargantas en fuentes cristalinas o nos dejaremos seducir por el tinto de verano, bailaremos al son de la orquesta en las fiestas del pueblo o protagonizaremos algún evento deportivo algunos con el peligro a exponerse a lesiones faltos de costumbre de práctica deportiva, disfrutaremos de los nietos, retomaremos la charla con el anciano. 


Aspiraremos con intensidad la vida para disfrutarla.


Bajaremos persianas y echaremos cerrojazos a las puertas de nuestras viviendas habituales. Encargaremos a alguien que nos riegue las plantas.
Y más de un animal añorará su casa entre las paredes de extraños.
Tostaremos nuestros cuerpos al sol o nos dejaremos acariciar por las brisas marinas.

Y acompasado a nuestros momentos, vivencias, presencias y ausencias seguirá cerca el protagonista de nuestra historia. Un Padre que provee nuestra vida. Que la mima y anima, el mismo que nos edifica y acompaña propiciando todas las cosas y haciéndolas nuevas. El que nunca va de vacaciones pero siempre está presente en las nuestras.

Dios a la vista.